Archivos para el tag ‘priostía’

Aprendices

José Antonio Martín Pereira | 18 de marzo de 2019 a las 13:42

El futuro de la Iglesia, en general, y de las hermandades, en particular, depende de la participación de todos sus miembros sin excepción. Así, desde las juntas de gobierno debe existir la prioridad por integrar a sus hermanos en el conocimiento cercano de la idiosincrasia, organización, funcionamiento y vida de hermandad.

En el caso concreto de los niños se necesita incluso ir algo más allá, teniendo en consideración que ellos son el verdadero activo que poseemos para conseguir que el trabajo que ahora se realiza llegue a dar el fruto esperado a largo plazo. Del esfuerzo con esa juventud dependerá que los futuros hermanos mayores y demás gestores mantengan vivos los valores de esta tradición centenaria como es la Semana Santa.

En este sentido, el pasado sábado miembros del Grupo Infantil de la hermandad del Buen Fin participaron de una excepcional jornada de convivencia, palpandode cerca la labor del equipo de priostía y participando activamente en la limpieza de los enseres de cara al próximo Miércoles Santo. Una labor brillante en todos sus sentidos que cada vez se extiende más entre nuestras cofradías durante estas fechas.

peque-priostiaFoto: Hermandad del Buen Fin

El buen gusto no entiende de modas

José Antonio Martín Pereira | 21 de noviembre de 2016 a las 12:52

Volvió a ocurrir. Como cada año, cuando noviembre enfila la recta que conduce a la previa de la Navidad, la Virgen de la Amargura desciende del camarín en el que se le rinde culto a lo largo del curso para encontrarse con sus fieles. Es por innumerables circunstancias cita ineludible, y lo es porque si de lo que se trata en un besamano es que la dolorosa se acerque para que los fieles sientan su cercanía, en un entorno que podrá ser más o menos complejo o simple, original o clásico, la priostía de la corporación sita en San Juan de la Palma siempre logra el resultado adecuado, sin perder el norte en cuanto a modas, convirtiendo la reconciliación tradicional de la belleza en buen gusto.

Amargura

Son sólo luces

José Antonio Martín Pereira | 5 de febrero de 2016 a las 11:14

Se elevan durante estos días numerosos altares de cera, auténticos prodigios transitorios que la arquitectura barroca más sevillana ha perpetuado a lo largo de los años merced al trabajo voluntarioso de priostes y grupos anónimos de hermanos. En este sentido, la tecnología y los medios de difusión digital tienen la particularidad de permitir la degustación inmediata de tales obras de arte sensorial que ya las quisieran para sí en el mismísimo Museo Arquitectónico del Poble Espanyol (sito en la ciudad de Barcelona).

La celebración de cultos internos en buena parte de las cofradías sevillanas se remite ahora, conforme al tiempo litúrgico presente y siempre en atención a sus propias reglas, a los ejercicios de cinco días a los que se les atribuye su origen en el recuerdo de las cinco llagas de Cristo (manos, pies y costado) y que se celebran tanto para el culto a Cristo, como a la Virgen. Y para la celebración de los triduos, quinarios, septenarios o novenas (según proceda), todo esmero parece quedar corto.

La cuestión a definir es si verdaderamente los portentosos aderezos que acostumbramos a ver fomentan la participación de los hermanos en las celebraciones y contribuyen a mitigar la distancia emocional entre Dios y su pueblo, o éstas quedan como ristra de mensajes y consagraciones que caen en saco roto. A nadie se le escapa que vivimos tiempos en los que al ultraje de la fe católica se le corteja fácilmente, sin necesidad de aspavientos, y es ahí donde radica el importante papel de los directores espirituales, de las juntas de gobierno, y de cada uno de los hermanos y devotos que a través de las cofradías toman contacto directo con la Iglesia. Los altares son sólo abrumadoras sucesiones de luces extremadamente bien dispuestas, pero si la Palabra no alcanza al objetivo no sirven de nada.

Quinta AngustiaAltar de Quinario de la Hermandad de la Quinta Angustia, uno de los más imponentes.

Foto: Hermandad de la Quinta Angustia

La intensidad

José Antonio Martín Pereira | 18 de marzo de 2015 a las 12:53

La paradoja es evidente: tardes crecen mientras la espera acorta su distancia. La Cuaresma vive su momento de intensidad, y ésta es refrendada en la vorágine que se respira en las casas de hermandad y entre los equipos de priostía. En el centro de la ciudad el trazado artificial ya se eleva en buena parte, y la rampla del Salvador sirve de aliciente a propios y curiosos. La primavera arribará este viernes, concretamente a eso de las 23:45 horas, sin embargo ya ha descargado los primeros síntomas de su equipaje. A la espera de uno de los fines de semana más intensos del calendario cofradiero, el acervo de estampas y experiencias sigue in crescendo.

San Bernardo Cristo