Archivos para el tag ‘reformas’

Arenas pretende optar a la reelección

José Antonio Martín Pereira | 8 de junio de 2011 a las 12:06

Qué tendrá el sillón para enganchar de esa manera. Debe tratarse de una especie de fuerza sobrenatural, tremendamente adhesiva, que evita incluso que gestores de labor deficiente autoproclamen el derecho a no levantarse del mismo. Hace un par de días se confirmaba el que hasta entonces era un secreto a voces que divagaba por tertulias de casa de hermandad, Adolfo Arenas, actual presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, pretende optar a la reelección en el cargo. Eso al menos es lo que se desprende a raíz de las informaciones vertidas en diferentes medios que tratan la información cofradiera, hecho que por otro lado como apuntamos no coge por sorpresa a casi nadie.

Supuestamente la razón encuentra sustento en la conclusión de objetivos que en su día fijaran el programa de la actual junta, a la cual aún resta un año en el desempeño de funciones. Claro que póngase usted a pensar, porque la Carrera Oficial sigue plagada de incertidumbres y el aval de los nuevos estatutos aunque encaminado está por finiquitarse. Y aparte qué, porque lógicamente no todos los problemas de las cofradías de Sevilla se concentran ahí, sino piensen en las discrepancias generalizadas por los últimos nombramientos de pregoneros y cartelistas. Y está la cuestión del cambio de sede, tanto del propio organismo como del pregón, otro caballo de batalla considerable. Teniendo en cuenta el embrollo, quizás cuatro años se antojen periodo más que escaso, así que no estaría de más dejar paso a nuevas concepciones de gestión que revitalicen dicho sea de paso la confianza de los cofrades en un órgano aparentemente arcaico y recaudador. A todo esto existen movimientos para conformar al menos otra candidatura…

Cuidado

José Antonio Martín Pereira | 14 de marzo de 2011 a las 15:41

Cuidado, luego vendrán las lamentaciones. Los intentos de hermetismo y la vorágine informativa que rodea al período en el que nos encontramos conllevan las poquísimas referencias al sustancial asunto de los futuros estatutos del Consejo de Cofradías. A falta de la incorporación de enmiendas y la aprobación de la Asamblea de hermanos mayores y de la Autoridad Eclesiástica, la nueva pieza angular del Consejo ultima pormenores. De aprobarse tal cual, el papel de la institución quedaría francamente reforzado, ampliando las competencias actuales que prácticamente limitan su responsabilidad a elegir al pregonero, al cartelista o repartir las subvenciones.

No obstante toca apelar a la cautela, básicamente porque el nuevo texto contiene ciertas incoherencias que probablemente sean limadas, de lo contrario las disimilitudes actuales, y las muestras de indiferencia hacia un organismo que no goza de la simpatía popular, dispondrían de suficientes alicientes como para agravarse en un futuro próximo. Lo digo fundamentalmente porque el nuevo articulado plantea que el voto pueda valer hasta triple si la hermandad de turno aglutina el carácter de Penitencia, de Gloria y el de Sacramental. Doble si posee dos de estas condiciones, o único si únicamente cuenta con una naturaleza. De este modo, las intenciones del actual Consejo pasan por engrandecer a las corporaciones que no gozan de un gran número de hermanos, o lo que es lo mismo, equiparar el peso de hermandades que cuentan sus hermanos por miles con aquellas que no sobrepasan el medio centenar, algo completamente ilógico.

Otra de las novedades con respecto a los vigentes, es que las nuevas normas contemplan candidaturas cerradas, es decir, se pretende proporcionar a los cargos generales una mayor armonía con el resto de la junta superior, evitando de este modo determinadas polémicas acaecidas en el seno del Consejo de Cofradías con temas como el nombramiento del pregonero. De autorizarse, los delegados de día serían eligidos por la propia candidatura al Consejo.

Además, el borrador de los nuevos estatutos del Consejo añadiría reformas en materia económica, de manera que las hermandades de Gloria, Sacramentales puras o de Víspera saldrían beneficiadas en el reparto de los rendimientos generados por la Carrera Oficial (otra incongruencia ya que son las que menos producen). Una de las razones que avalan esta postura es precisamente la de actuar como freno en los intentos de las primeras por incorporarse a la nómina de las que realizan Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral. Más fácil sería decir hasta aquí.

Dicho lo anterior, y a sabiendas de el texto finiquita sus remates, quedaría entregarlo a la junta superior y a los hermanos mayores para que presenten las enmiendas oportunas y, una vez aprobado por mayoría de dos tercios, pasarlo a Palacio para su posterior ratificación. Tiene pinta de que estarán vigentes antes de final de año.

ElMuñidor