Archivos para el tag ‘San Vicente’

De San Vicente a Mozambique

José Antonio Martín Pereira | 14 de julio de 2019 a las 12:28

Más valor que cualquier estreno, tienen esos gestos de humanidad con los que las cofradías siguen, varios siglos después de sus orígenes, acercando el mensaje de Dios a los fieles sin distinción ni condiciones. Hoy en esta Era Digital, inmersos como vivimos en un mundo de inmediatez sin filtros, cobran especial valor historias como la que conocíamos días atrás.

La protagonizaba una hermana de la Vera Cruz, Carmen Moreno es su nombre, la cual hizo entrega en el pasado mes de junio, a la madre Quiteria Torres, de un recuerdo con las imágenes de la cofradía para que el orfanato que dirige esta religiosa, también contara con el Santísimo Cristo de la Vera Cruz y María Santísima de las Tristezas, a los que podrían encomendarse ante su presencia.

La “Casa do Gaiato” es una institución benéfica, con una casa situada al Sur de Mozambique, a una hora de Maputo. En la actualidad tiene recogidos a 160 chicos, de entre 3 y 20 años de edad, sin padres, rechazados por los suyos, en riesgo de exclusión o en situación de vulnerabilidad, a los que se les da de desayunar, comer y cenar, vestir, ir al colegio o comprar cepillos de dientes. Es una suerte de gran familia formada por niños huérfanos o recogidos de la calle.

Las dos últimas guerras de Mozambique, la de la Independencia y la civil, han dejado un país mutilado y a casi dos millones de niños sin padres. Una cuarta parte de ellos son, además, hijos del SIDA. De hecho, los índices de VIH en Mozambique son de los más altos del mundo y la transmisión suele ser “vertical” de madres a hijos.

La madre Quiteria Torres, es la «madre» de 160 gaiatos. Todos la llaman mamá porque, para muchos, es la única madre que han conocido. Ella los quiere, cuida y regaña como si los hubiera llevado en su vientre. Quiteria Torres es quien dirige, con mano firme, el orfanato, multiplicando las tareas propias de gestión, con el amor y cuidado de sus niños.
Conociendo que Carmen, viajaba a este lugar, con la Fundación “Regala Sonrisas”, la hermandad le hizo el encargo de entregar este detalle a la madre Quiteria para que también el Orfanato tuviera la protección del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y su Bendita Madre de las Tristezas.

Con la difusión de esta noticia, la hermandad ha aprovechado para pedir oraciones para que les den mucha fuerza y ánimo espiritual a la madre Quiteria y así continúe con esta preciosa y meritoria labor en favor de los más desfavorecidos.

Carmen-y-la-madre-Quiteria

Foto: hermandad de la Vera-Cruz

Gestos

José Antonio Martín Pereira | 10 de marzo de 2019 a las 11:24

Ocurre que a menudo lo accesorio se impone en el seno de las hermandades. Las disputas y superficialidades copan, como en cualquier otra organización que se precie, un alto grado de demanda entre quienes se diluyen sin inquietudes por llegar al fondo. Y es ahí donde precisamente permanece una existencia que, lejos de bascular y guarecerse, resurge con naturalidad entre pequeños gestos, invisibles para la inmensa mayoría de los cofrades, pero que contienen un componente de humanidad difícilmente cuantificable.

En la mañana de ayer, primer sábado de Cuaresma, un grupo de hermanos de avanzada edad así como otros enfermos acudía, invitados por su hermandad de las Penas, a orar ante sus amados Titulares. Sobran motivos para seguir creyendo.

Penas_de_San_VicenteFoto: Hermandad de las Penas

El buen planteamiento de Las Penas

José Antonio Martín Pereira | 4 de febrero de 2013 a las 11:32

La semana pasada, concretamente el lunes 28 de enero, los hermanos de Las Penas de San Vicente estaban llamados a participar en el cabildo general de salida de la cofradía. Hasta aquí todo dentro de lo habitual. La novedad en sí, fue la aprobación por abrumadora mayoría de la propuesta realizada por la junta de gobierno que actualmente preside Juan Carrero, mediante la cual se pretende «reducir en la medida de lo posible el tiempo de la Estación de Penitencia, y con ello obtener el mayor beneficio y motivación para los hermanos para el próximo Lunes Santo». Se cumple con ello un compromiso presente dentro del programa de gobierno presentado por dicho equipo, quedando supeditado este nuevo recorrido para años venideros a la valoración en función del resultado.

De este modo, una vez la cofradía transite por la calle Cuna, en lugar de seguir recto por la calle Orfila y bajar por Javier Lasso de la Vega para alcanzar la calle Aponte y Jesús del Gran Poder, el cortejo de San Vicente enfilará la plaza de Villasís, Martín Villa y cruzará la Campana. El renovado itinerario de regreso se completa por Alfonso XII, Santa Vicenta María, Virgen de los Buenos Libros, Cardenal Cisneros para entrar en la parroquia, al menos ésa es la idea, entorno a un cuarto de hora antes que el año pasado.

Dicho esto, y circunscritos a la corriente generalizada que en los últimos años ha tratado de estirar la entrada de las cofradías hasta lo intempestivo, son de agradecer este tipo de gestos o planteamientos en favor de los hermanos nazarenos, auténticos perjudicados en la trama de estirar las jornadas. Probablemente ésta se convierta además en la medida más común en el futuro próximo, a la vista de los comportamientos de cierto sector del público, conocido por todos, cuando el reloj señala la madrugada.

La adoración, el mejor reclamo

José Antonio Martín Pereira | 6 de junio de 2012 a las 10:38

La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia, en ella se realiza continuamente la promesa del Señor: « He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo » (Mt 28, 20). Desde que, en Pentecostés, la Iglesia iniciara su camino, este Sacramento ha marcado sus días, llenándolos de confiada esperanza, como nos recordó el Beato Juan Pablo II en su encíclica Ecclesia de Eucharistia.

Cuando vamos a celebrar el cincuenta aniversario del Concilio Vaticano II hacemos memoria y volvemos a comprender que la Eucaristía es «fuente y cima de toda la vida cristiana». Con estos sentimientos y en la semana que se celebra la solemnidad del Corpus Christi, el apostolado asociado de la Archidiócesis de Sevilla y especialmente sus asociaciones eucarísticas, en el marco de la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar, se reunirán junto a todos aquellos fieles que se presten en la Vigilia Diocesana de Adoración Eucarística que tendrá lugar en la tarde de hoy, miércoles 6 de junio.

Sin duda, la adoración es un verdadero encuentro y diálogo, la contemplación y admiración silenciosa, nos abre a la experiencia de Dios, al gozo y la alegría de la fe, de donde brota la fuerza para una acción apostólica más consecuente y evangelizadora. Con este anhelo se celebrará esta Vigilia de Adoración, que será presidida por S.E.R. D. Santiago Gómez Sierra, Obispo Auxiliar de Sevilla, en la Parroquia de San Vicente Mártir de Sevilla, de tan hondas raíces eucarísticas. La adoración comenzará a las 21.30 y finalizará a las 22.30 horas.

 

La Hermandad de Las Siete Palabras sufre un robo la pasada madrugada

José Antonio Martín Pereira | 19 de enero de 2012 a las 12:13

Los malos presagios se confirman, y la noticia ya corre como la pólvora, la Hermandad de Las Siete Palabras ha sufrido un importante robo, la pasada madrugada, en sus dependencias de la calle Medalla Milagrosa. Según las diferentes fuentes consultadas, los hechos tuvieron lugar entorno a las dos y media de la madrugada.

A la espera de que representantes de la corporación establecida en la parroquia de San Vicente den oficialidad a los datos, todo indica a que los bienes sustraídos han sido elconjunto completo de las antiguas bambalinas de plata, realizadas por los talleres de Villarreal en 1968 y que procesionaron hasta 1997, dos águilas de las esquinas del paso del Cristo de la Divina Misericordia y el marco de plata de una cartela policromada del mismo, obra de Rafael Barbero Medina (1981).

En San Vicente, la cercanía

José Antonio Martín Pereira | 15 de enero de 2012 a las 14:32

No era la sublimidad del Altar elevado a base de cera ardiente, como tampoco lo eran las sobrecogedoras voces que emergían desde el coro, el cálido y respetuoso silencio de los fieles o el sobrio acorde de los incensarios que pendían de manos de los monaguillos. Por no ser, no eran la mirada que busca al cielo de la Virgen de los Dolores, ni el alzado de la Cruz Parroquial o la exquisita homilía. El ambiente erigido en base a un cúmulo de sensaciones, y la propia percepción de la mano de Dios, por su cercanía.

Impresión inenarrable la otorgada en función al recogimiento concebido a partir de la palabra  envuelta en un prolijo montaje, digna de ser encumbrada a la categoría donde lo excelso ocupa lugar. En San Vicente, con las cosas bien hechas, el último día del Quinario del Señor de Las Penas sirvió para agitar la conciencia de los allí presentes, dada la proximidad de un Dios que podía intuirse, e incluso palparse. El camino que conduce a la Cuaresma se fragua lentamente…

Foto: RV