Archivos para el tag ‘Santa Catalina’

2014: del conteo a la Macarena

José Antonio Martín Pereira | 29 de diciembre de 2014 a las 14:17

Es tiempo de balances. Las postrimerías de diciembre traen consigo cientos de páginas a modo de registro de lo que ha sido un año al que le se le pueden aplicar otros tantos cientos de síntesis según el grado de perspectiva que se afronte. Desde el plano sevillano, en lo que a las cofradías de penitencia de la ciudad respecta, cabría resaltar a modo de esquema general, por razones obvias, el conteo de nazarenos, la meteorología favorable, las sillitas portátiles, los actos de conmemoración en La Macarena y La Paz, o en inicio del fin de la clausura del templo de Santa Catalina.

El año del conteo

La de 2014 será recordada como la Semana Santa del conteo, dentro del extremo intento de las hermandades por cumplir los horarios sugerido por la presión del Consejo y por las sanciones contempladas en sus nuevos estatutos. Se puso en tela de juicio la identidad, en un intento para que la cuantificación sirva como carta de juego en una futura organización que, hasta el día de hoy, no se intuye más allá que entre multitud de interrogantes difíciles de despejar sin el consenso de cada una de las partes que conforman el escenario.

La meteorología

Fue sin duda la mejor de las noticias. Tres años llevaban todas las cofradías del Martes Santo y dos del Viernes Santo, El Cachorro y La Carretería, sin que sus hermanos pudieran ver un cielo luminoso. El sol trajo calor, y éste se dejó notar especialmente en las jornadas del Domingo de Ramos y Jueves Santo. Vimos cirios arqueados y los establecimientos y comerciantes ambulantes se pusieron las botas con la venta de todo tipo de refrigerios. Faltó el broche, y es que la cofradía de Santa Marina se vio obligada a interrumpir su desfile para regresar apresuradamente bajo el intenso aguacero en la madrugada del Domingo de Resurrección.

Las sillitas portátiles

Una de las principales cuestiones de fondo de la pasada Semana Santa, y quizás la más desagradable. Desde el Ayuntamiento son conscientes de que el problema se ha agravado y requiere de medidas. Sevilla fue más que nunca una ciudad impracticable, donde las faltas de civismo y educación pusieron en relieve la urgente necesidad de que las autoridades se planteen seriamente combatir el problema. En este sentido, y a la vista de movimientos de consideración ausentes, todo hace indicar que la de 2015 vendrá instaurada en los mismos parámetros. Las soluciones, como en otros aspectos de la vida, llegarán cuando algún hecho grave suceda.

La Macarena y La Paz

Dentro de las innumerables efemérides que se celebran a lo largo de un año completo, dos especialmente marcaron la agenda de los cofrades, la de la Hermandad de La Macarena y la de La Paz, respectivamente. La primera evocando las bodas de oro de la coronación de su Dolorosa universal, la segunda haciendo lo propio para que Sevilla conociera unos 75 años de vida (los de la fundación de la Hermandad) muy bien llevados. Hubo excesos en los actos exteriores, si bien el respaldo del público mitigó gran parte de las críticas. Por cierto, La Paz será coronada en 2016.

Santa Catalina

Se hizo oficial recientemente pero ya es una realidad. La reapertura de la iglesia de Santa Catalina servirá para las hermandades que allí han radicado históricamente no tengan que buscar quien las acoja, circunstancia que lleva produciéndose desde el cierre del templo, allá por el año 2004.

Todo ello tuvo lugar tras la firma del protocolo entre el Ayuntamiento y el Arzobispado donde el organismo municipal se compromete a aportar un millón y medio de euros, exactamente la mitad de lo que cuestan las obras integrales, que se elevan a tres millones. La Exaltación enfoca pues la que previsiblemente será su última salida procesional desde la iglesia de Los Terceros, ya que para 2016 se espera que la cofradía vuelva a cruzar un dintel que nunca debió dejar de verles pasar.

La Macarena

2012: asignaturas pendientes

José Antonio Martín Pereira | 30 de diciembre de 2012 a las 15:25

Balances, recuentos y resúmenes aparte, el año que se marcha, 2012, deja interrogantes en lo que al binomio cofradías Sevilla respecta. Se formulan, por tanto, diferentes cuestiones a la espera de que 2013 dibuje nuevos aires, asignaturas pendientes especialmente si nos ceñimos al patrimonio.

 

San Hermenegildo

Anhelo que viene de largo. La pretendida cesión de San Hermenegildo por parte del Consejo de Cofradías sigue pendiente de la aprobación de la delegación provincial de Cultura de la Junta de Andalucía. Se trataría de un paso más para que finalmente la antigua iglesia situada en la céntrica plaza de la Concordia, cerrada desde hace seis años debidoa su mal estado, pueda ser utilizada por las cofradías para sus actividades de difusión cultural. El visto bueno de la Junta de Andalucía trasciende por gozar San Hermenegildo de la condición de Bien de Interés Cultural (BIC), por lo que su tutela corresponde a la administración autonómica, aunque su propietario sea el Ayuntamiento de Sevilla. Esta condición de BIC implica que cualquier cambio de uso del inmueble tenga que ser puesto en conocimiento de la delegación provincial de Cultura para su aprobación.

Actualmente, Consejo de Cofradías y Ayuntamiento están analizando las obras que habrían que realizarse para buscar su financiación. Preocupa sobremanera el estado de las techumbres, que amenazan con desprenderse y acabar por hundir la bóveda. Asimismo, desde el propio Consejo insisten en la búsqueda de patrocinadores para costear las obras si llegara el caso.

 

Santa Catalina

Hoy se cumplen exactamente 3130 días desde que la iglesia de Santa Catalina tuviera que ser cerrada a causa de su mal estado. Ocho años y medio en los que, si bien se ha podido solucionar su principal problema, que radicaba en las cubiertas, su estado ha ido empeorando al tiempo que resquebrajaban las relaciones entre los principales actores implicados, y obligados, a su conservación. Durante el presente año se han disparado las voces de alarma al respecto del preocupante estado de abandono en el que se encuentra el inmueble.

Las últimas noticias sobre este templo, joya gótico mudéjar de la ciudad, hacen referencia a los nuevos trabajos de investigación, auscultación y levantamiento de daños de la Iglesia de Santa Catalina, tras la firma del contrato firmado entre la empresa Geocisa y la Archidiócesis de Sevilla, que sufragará íntegramente los 59.543,37 euros que supondrán los mismos. Mediante un levantamiento gráfico y cuantificado de las patologías actuales, el estudio de los materiales constitutivos estructurales, y un control monitorizado de movimientos del conjunto, Geocisa aportará los datos técnicos que permitirán, una vez conocido el estado real del edificio, decidir las actuaciones definitivas de cara a la restauración integral del templo, monumento nacional desde 1912 y declarado Bien de Interés Cultural del Patrimonio Histórico Español (BIC) en 1985. El prestigioso arquitecto Francisco Jurado dirige estos trabajos.

Movimiento ciudadano en favor de Santa Catalina

José Antonio Martín Pereira | 8 de mayo de 2012 a las 10:19

Hoy 8 de mayo, 2891 días desde que fuera cerrada al culto la Iglesia de Santa Catalina, joya gótico-mudéjar del siglo XIV, se ahoga entre sus propios sollozos. Muros que vieron desfilar ante sí parte de la Historia reciente de una ciudad que incomprensiblemente adolece de amor propio en cuanto a la defensa de su propio patrimonio se refiere.

Es conocido que el templo se hunde, ya que las únicas reparaciones llevadas al efecto concluyeron en diciembre de 2010, con la reparación de las cubiertas. Por aquel entonces se trató de garantizar una seguridad estructural que ahora, año y medio después, queda en evidencia a razón de los hundimientos detectados en sus pilares, de entre 6 y 8 centímetros, con el correspondiente riesgo de desplome que ello implica.

A tenor de esta situación, y del silencio administrativo y eclesiástico que cerca inquietudes, la plataforma ciudadana Restauración de la Iglesia de Santa Catalina de Sevilla, con sede en la red social Facebook, convoca a todas aquellas personas comprometidas con el patrimonio y la cultura de nuestra ciudad a una concentración pacífica y reivindicativa, el próximo 18 de mayo a las 20 horas delante de la fachada principal del templo. Se pretende utilizar Santa Catalina como un gran muro de las lamentaciones donde dejar constancia escrita acerca del delicado estado de este bien cultural ejemplo inigualable del barroco andaluz.

Competencias o responsabilidades aparte, alguien o alguna institución debería tomar nota antes de que sea demasiado tarde. Luego, si ocurre lo que nadie desea, verdaderamente será demasiado tarde para lamentarse.

Guiñando al pasado, por Santa Catalina

José Antonio Martín Pereira | 7 de septiembre de 2011 a las 15:43

Recapitulando momentos y sensaciones de antaño, en la línea del artículo anterior, y con el propio convencimiento de que la forma más idónea de entender el presente pasa por atender y dar valor al pasado, hoy quisiera trasladar nuevamente el objetivo hasta Santa Catalina, en virtud del protagonismo que parece haber vuelto despertar a raíz del intercambio de declaraciones al respecto de la reanudación de las obras de rehabilitación a las que se está viendo sometido dicho Templo.

Sitúese a finales de la década de los 80 (el vídeo no concreta el año exacto). Por aquel entonces, se daba o había dado una paradoja completamente inversa a lo que ocurre actualmente, y es que en 1988, debido al mal estado en el que se encontraba el Templo de Los Terceros, sede canónica de la Hermandad de la Cena desde 1973 (tras el impasse que duraba desde 1958), la Corporación referida traslada (el domingo 17 de enero) a sus Imágenes Titulares hasta la vecina parroquia de Santa Catalina. Unos años antes, exactamente en 1986, el que fuera Director espiritual de la Hermandad de La Exaltación, Rvdo. Padre D. Ramón Soto Balbuena, bendecía el retablo de cerámica representa al Stmo. Cristo de la Exaltación y lleva en su parte baja una cartela donde se divisa su pasaje.

El sol abre paso a la tarde de Jueves Santo. Murmullo que se hace júbilo en el preciso instante que la trasera del colosal paso de Misterio cruza el dintel de la estrecha abertura. Levantá a pulso precediendo al compás de costero a costero, tal y como lo marca la Agrupación Musical Jesús Despojado, hoy Virgen de los Reyes. Suenan dos de las marchas más interpretadas en aquel tiempo: “La Saeta”, y “Virgen de las Angustias”. La Cofradía, conocida popularmente como de “Los Caballos”, ya está en la calle…

Fuente: Youtube; usuario: Rullpolidoro

Santa Catalina a la palestra

José Antonio Martín Pereira | 31 de agosto de 2011 a las 8:53

Se divisa el inicio del nuevo curso cofrade y florece el repertorio de temas, con los nuevos estatutos del Consejo de Cofradías como asunto “estrella”. Terminada su redacción, a cargo de la comisión encargada para tal efecto, tiempo existirá para debatir y opinar acerca de ello antes de su aprobación por parte de la asamblea general de hermanos mayores. Mientras esa circunstancia ocurre, Monseñor Juan José Asenjo volvía a situar en la palestra otra de las cuestiones que generan inquietudes entre los fieles de la ciudad, así como entre aquellas personas amantes de la conservación del patrimonio: Santa Catalina.

En este sentido, el Arzobispo de Sevilla explicaba en una entrevista concedida a la agencia de noticias Europa Press, publicada en la jornada del lunes, que la restauración de la cubierta de dicha iglesia parroquial ha significado una obra «muy importante», llevada a cabo de «manera ejemplar», puesto que «antes de restaurar y afrontar los aspectos interiores de carácter casi siempre decorativo, había que arreglar la cubierta, ya que corría el riesgo de desplomarse». Siendo así, el prelado hispalense reiteraba que «Santa Catalina, en estos momentos, no corre ningún riesgo».

No obstante, el proceso de recuperación del templo continúa estancado, a la espera de «afrontar la obra del interior con la colaboración de las tres instituciones, Consejería de Cultura de la Junta, Arzobispado de Sevilla y Ayuntamiento hispalense», según manifestaba. Palabras que han desatado la controversia ya no solo por parte de los detractores de que se destinen subvenciones a los inmuebles de instituciones privadas, sino también desde el sector cuya preocupación pasa por la pronta rehabilitación de una iglesia, levantada en el siglo XIV, que obtuvo el título de Monumento Nacional, por sus particularidades artísticas, en el año 1912.

Así las cosas, hoy 31 de agosto de 2011, son 2671 días de puertas cerradas, de vergüenzas al descubierto, y de un horizonte, tremendamente incierto, difícil de camuflar a base de palabras.

Santa Catalina urge

José Antonio Martín Pereira | 7 de junio de 2011 a las 15:29

Expectantes estamos a la toma de posesión de Juan Ignacio Zoido como nuevo Alcalde de Sevilla el próximo día 11 de junio para, entre otras cosas, conocer sus intenciones y las de su equipo de gobierno en relación a la restauración de Santa Catalina, como saben cerrada al culto desde 2004.

Por todos es conocido el precario estado del templo, cuya restauración permanece estancada desde que se efectuaran las obras de recuperación de su cubierta, así como las dificultades para recabar los fondos necesarios que posibiliten continuar y concluir el proceso. He aquí precisamente la razón de la discordia ya que, aunque la titularidad de Santa Catalina corresponde a la Iglesia, no debe olvidarse que su rehabilitación beneficia al conjunto de la ciudad, básicamente por lo derivado de su inserción dentro de la red turística-cultural que supone uno de los principales sustentos en la economía local. Del mismo modo, hágase una idea del valor histórico-sentimental que esconden esos muros que hoy yacen entre andamios, entenderála necesidad ingente de que los poderes públicos alcancen acuerdos.

Cabe confiar que así sea y la óptica del Giraldillo logre contemplar algo similar a las sensaciones recapituladas tras la restauración de la Colegial del Divino Salvador (concluida en 2007). Mientras tanto queda la sensación de que entre culpas tuyas o mías, entre el dinero que no llega o al que ni se le espera, entre el págalo tú que yo no puedo o si acaso ya te lo devolveré, estamos dejando al descubierto las ruinas de un inmueble emblemático.