Archivos para el tag ‘Semana Santa 2016’

2016, el Año del Señor

José Antonio Martín Pereira | 29 de diciembre de 2016 a las 12:58

Cae de nuevo el telón que cierra un año y como es costumbre surgen diversos balances para dejar constancia de lo que el mismo nos dejó, testimonios e imágenes que quedarán siempre a disposición del recuerdo. El 2016 se despide y en relación a las cofradías sevillanas el año quedará marcado como el de la salida extraordinaria del Señor del Gran Poder, un acontecimiento que sembró de fieles las calles de la ciudad como nunca antes se había visto.

 

Una Semana Santa incompleta

La inestabilidad meteorológica prevista por entonces participó de la primera mitad de la Semana Santa. El Domingo de Ramos, cuando todo parecía en contra, el día logró salvarse por completo merced a ciertos reajustes horarios y recogidas a su hora. El Lunes la jornada quedó a medias, y sólo pudimos disfrutar de las cuatro últimas cofradías de la nómina. Lo peor vino el Martes, cuando la lluvia obligó al regreso de los dos primeros pasos de San Benito, los de Los Javieres y San Esteban, así como al refugio de ambos pasos de la cofradía del Cerro con sus respectivos cortejos. Los Estudiantes y Santa Cruz optaban por no salir, y la jornada se resolvió en la inmensa bulla que acompañó a las dos hermandades de la Candelaria y el Dulce Nombre en su discurrir por el centro de la ciudad hasta bien entrada la madrugada. A partir de ahí brilló el sol, y lucieron las cofradías.

Cristo del Desamparo y Abandono

Cambio de mando en el Consejo

Sucedió en el mes de junio, y por una escaso margen de 4 votos. De este modo, los hermanos mayores de las corporaciones sevillanas proclamaban a Joaquín Sainz de la Maza como nuevo presidente del Consejo por delante del otro candidato, Enrique Esquivias, en lo que resultó ser un proceso electoral marcado por la limpieza y las buenas dotes de ambos candidatos.

 

Año Jubilar en Santa Ana

Con tres golpes de báculo sobre el pórtico de la calle Vázquez de Leca, monseñor Juan José Asenjo, Arzobispo de Sevilla, abría el Año Jubilar de Santa Ana concedido por la Santa Sede por el 750 aniversario templo más antiguo de Andalucía. A partir de ahí numerosos actos se han venido sucediendo, amén de los previstos para 2017, si bien uno de los más significativos fue el que tuvo que ver con la salida extraordinaria de Santa Ana quince años después de la última vez.

 

La Coronación de la Paz y el 450 Aniversario de la O

Para los hermanos de la Paz el año que se va quedará marcado por la coronación canónica de su dolorosa, el pasado 1 de octubre. Así mismo, el 2016 deja otra salida extraordinaria, la que protagonizó la Virgen de la O por las calles de Triana el pasado mes de octubre conmemorando el 450 Aniversario de la corporación de la calle Castilla.

 

El Gran Poder

Pero sin dudas todo lo anteriormente expuesto quedará eclipsado por la salida extraordinaria del Señor del Gran Poder para celebrar un Jubileo de Hermandades con motivo del Año de la Misericordia que quedará para siempre en los anales de la historia de las cofradías sevillanas. Un guión al que no le faltó ni una sola nota, sin improvisaciones, en lo que vino a registrarse como una demostración atronadora de que Sevilla sigue siendo en pleno siglo XXI robusto bastión ante el empuje de los sectores que pretenden arrinconar y reducir la fe cristiana. Poco se puede contar que no se haya dicho o que no haya sido visto en el sinfín de crónicas y galerías gráficas que dejó el acontecimiento.

Gran Poder Sevilla

Semana Santa 2016: a olvidar

José Antonio Martín Pereira | 30 de marzo de 2016 a las 10:52

La lluvia

La inestabilidad meteorológica prevista se hizo dueña de la primera mitad de la Semana Santa. El Domingo de Ramos, cuando todo parecía en contra, el día logró salvarse por completo con algunos reajustes horarios y recogidas a su hora. El Lunes la jornada quedó a medias, y sólo pudimos disfrutar de las cuatro últimas cofradías de la nómina. Lo peor vino el Martes, cuando se corrieron riesgos quizás bajo el amparo de las cuatro gotas que finalmente cayeron el día anterior. La mojada de los dos primeros pasos de San Benito, los de Los Javieres y San Esteban, con sus respectivos cortejos, dejan probablemente el peor sabor de boca de la pasada Semana Santa.

El uso de las sillitas

Un clásico desde 2008 en prácticamente la totalidad de los balances una vez concluida la Semana Mayor tiene que ver con las ya famosas sillas plegables y el excesivo uso que se les viene dando. Es cierto que este año se ha podido comprobar una reducción de dicha pauta, pero no menos cierto es que el uso de las mismas está lejos de desaparecer, especialmente en determinados entornos por los que transitan varias cofradías a la vez. Cuando se observa a gente joven apoltronada la deducción de lo que supone el problema cívico es bien sencilla.

Revirás eternas y palios de plomo

Tan horrendas son las interminables revirás de los pasos de Cristo, perfectamente ostensibles en puntos concretos como la plaza de la Campana, como la incesante moda a la que se aferran ciertos capataces y que consiste en no dejar que las bambalinas del paso sobrepasen ni un milímetro los varales. No hay nada más bonito que un paso de Cristo o de Misterio andando poderosamente de frente, y un palio seduciendo con su movimiento acompasado.

El comportamiento con los cortejos

Cuestión ésta imposible de resumir en unas líneas, pero francamente palpable en la calle. Va a más porque el respeto en general de la sociedad en la que convivimos decrece. Y lo peor es que este tipo de patrones del gran público empiezan a tomarse por normales, y cada año resulta más complicado hacer estación de penitencia dignamente y sin altercados.

Los abusos del comercio

Otra de las circunstancias que año tras año aumenta merced a la dificultad que supone el control estricto del sector. A lo largo de la pasada semana se ha podido ver incluso como en el interior de locales destinados a la inmobiliaria se vendían bocadillos con refresco a razón de cuatro euros y medio la broma. Luego están los que vociferan cual vendedores ambulantes de playa en medio de la cofradía despachando agua o refresco. Todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida como buenamente pueda, más ahora que el cinturón aprieta, pero tampoco podemos ni debemos dejar que la Semana Santa de Sevilla, objetivo turístico por naturaleza, caiga en las redes de la banalidad absoluta.

Cerro del Águila

Semana Santa 2016: a destacar

José Antonio Martín Pereira | 29 de marzo de 2016 a las 11:23

Las nubes y los horarios

Lo comprobamos especialmente el Domingo de Ramos, donde el riesgo álgido de lluvias previsto para la madrugada del Lunes Santo motivó que las hermandades acelerasen su regreso. Los pasos andando, y los nazarenos aliviados por ello. La Hiniesta y la Estrella entraron a su hora, y la Amargura 45 minutos antes de lo previsto. En esta ocasión las nubes favorecieron a la Semana Santa.

En cuanto a horarios e itinerarios, la vista estaba puesta en el desarrollo de la Madrugá tras todo un año de debate. Finalmente la solución vino de la mano del pequeño matiz aplicado en principio a modo de parche, y los ensambles funcionaron a la perfección. Apenas hubo retrasos, y la sensación generalizada deja muy buen sabor de boca.

El CECOP y la seguridad

Después de lo sucedido en la Madrugá de 2015, la seguridad se había convertido en premisa fundamental para hermandades, Ayuntamiento y CECOP. Y los datos oficiales avalan el nuevo plan de seguridad puesto en práctica, ya que apenas se registraron incidencias destacables en una semana marcada además por los atentados de Bruselas.

Lo más llamativo quizás fueron los aforamientos en determinadas zonas calificadas como de riesgo en función a episodios anteriores. Ése será por tanto el talón a pulir en un futuro, si bien la idea cuenta con el respaldo de las propias cofradías que han visto facilitado su discurrir, y de muchos cofrades que pensamos que a la Semana Santa necesitaba de un giro de tuerca radical en lo que a dicho aspecto se refiere.

Las Siete Palabras y el Buen Fin

Dos cofradías imprescindibles por el rigor de sus cortejos. La primera a pesar del puesto que ocupa en la jornada, que la hace transitar por las calles del centro hasta bien entrada la madrugada, así como de una historia reciente cargada de capítulos poco agradables. La segunda pese a contar con un nutrido grupo de niños entre sus filas, con las connotaciones que esta circunstancia conlleva. El corte clásico del Misterio de Las Siete Palabras, y el del paso de Cristo del Buen Fin dignifican a la Semana Santa de Sevilla.

La compostura del Cerro

El Martes Santo fuimos testigo de la jornada más difícil en cuanto a la meteorología. Una de las cofradías que sufrió los vaivenes entre el sol y las nubes fue la del Cerro del Águila, que se vio obligada a refugiar su paso de Misterio y todo su cortejo en el interior de la Catedral, mientras que el palio se resguardaba en el Rectorado para, poco después, trasladarse también al templo metropolitano. En todo lo que duró la incertidumbre en la calle, el numeroso cortejo formado por nazarenos y acompañantes, tan particular como siempre, guardó una compostura ejemplar facilitando la tarea al grupo de diputados de la Hermandad.

El Cachorro de vuelta

Con la madrugada del Sábado Santo acariciando la cofradía entre la oscuridad de la calle Castilla, los numerosos puntos de luz del paso del Cachorro y el clasicismo de los sones musicales que lo acompañaban convirtieron el regreso de la cofradía en un espectáculo sensorial inigualable. La vuelta de la cofradía trianera conserva matices de otra época al alcance de un público en su justa medida. Ni el frío logró desarticular el decoro de un cuerpo de nazarenos estoico.

Buen Fin

 

Como un suspiro

José Antonio Martín Pereira | 28 de marzo de 2016 a las 12:15

Como un suspiro. Así llegó, y así se fue. Sujeta al estricto e inalterable contador del tiempo, la Semana Santa expone cada año su naturaleza en la medida exacta que le ha sido otorgada. Desde la extraordinaria invitación que emitieran los nazarenos blancos cuando en el Porvenir el Domingo de Ramos abrió los corazones, y hasta que siete días más tarde el desenlace se fundió en los besos cargados de sentimiento y nostalgia en los pies del Cachorro de Triana, el álbum que almacena los recuerdos personales se ha compuesto de nuevas postales con la evidente intención de mitigar la nueva espera.

De este modo, a partir de hoy multitud de análisis tratarán de recoger lo acontecido. Como quien no acepta los designios del destino, las sucesivas alusiones al recuerdo exprimirán un invento que cada vez tiene más de artificial y menos de consustancial. Las observaciones cubrirán absolutamente todo lo materialmente vivido, sin embargo olvidarán a las personas, aquellas con las que compartimos instantes que por mucho esfuerzo que se ponga en recuperar jamás volverán a ser iguales porque ya forman parte del riguroso pasado.

Y qué nos queda, ¿un aura de tristeza tal vez? No, si hemos puesto interés en comprender la intensidad de estos días habremos caído en la cuenta de que el arrebato de matices no se produjo en balde. La Resurrección colma con creces cualquier atisbo de soledad.

Semana Santa resumen

Martes Santo 2016: memorias

José Antonio Martín Pereira | 23 de marzo de 2016 a las 11:55

La moneda al viento que el Domingo de Ramos fue cara, ayer salió cruz. Con un escenario meteorológico similar o muy parecido, el Martes Santo derivó en una jornada aciaga conforme se iban sucediendo acontecimientos. Las cofradías del Dulce Nombre y la Candelaria fueron las únicas que alcanzaron el dintel de la Puerta de los Palos.

El Cerro abrió la jornada a pleno sol, sin que nada hiciera presagiar el cambio de rumbo que tomaría la tarde. De este modo el cielo plomizo y algunas gotas obligaron a la cofradía a guarecerse en el interior del templo metropolitano, si bien el paso de palio hizo previamente escala en el Rectorado ante la probabilidad de que el chubasco fuese a más. Los pasos permanecen en el interior de la Catedral, ya que el regreso estimado por la cofradía fue frustrado por un fuerte aguacero. Aguacero, entorno a las seis de la tarde, que provocó que San Esteban se apresurara para entrar en la Anunciación (desde donde volverían poco después de las ocho de la tarde), mientras que San Benito (que no había puesto en la calle su paso de palio) y Los Javieres regresaban sobre sus pies bajo una importante manta de agua. Previamente la cofradía de Los Estudiantes había decidido suspender su estación de penitencia, tal y como haría la de Santa Cruz horas después. El Martes Santo se resolvió en la inmensa bulla que acompañó a las dos hermandades que discurrieron por el centro de la ciudad hasta bien entrada la madrugada.

Dolores Cerro