Archivos para el tag ‘Servitas’

Sábado Santo 2019: memorias

José Antonio Martín Pereira | 22 de abril de 2019 a las 17:56

El Sábado Santo es tradicionalmente un día de sensaciones encontradas. Los últimos ecos de la Semana Santa se funden entre la sobriedad de la cofradía del Sol; el sinfín de detalles que deja los Servitas a su paso; el imponente paso de palio de la Virgen de la Trinidad; el recogimiento del cortejo del Santo Entierro; o la ráfaga de luz que emana de la candelería de la Soledad de San Lorenzo, broche de oro directo a la melancolía.

Ocurre cuando la cascada de luz del palio de la Soledad Servita se apaga en el interior de San Marcos, el momento exacto en el que en Triana un grupo de fieles experimenta el sentido y la liturgia de una celebración que no acaba en dolor sino en alegría. Cristo vive, el Cachorro ha resucitado y está de nuevo entre nosotros. Comienza de nuevo el ciclo.

Canina_Sevilla

Cachorro_triana_besapie

Semana Santa 2013: entre lo bueno

José Antonio Martín Pereira | 3 de abril de 2013 a las 11:58

El cortejo de La Lanzada

Sin lugar a dudas, la actitud ejemplar de los hermanos de La Lanzada, de serenidad en medio de la incredulidad ante el extraño comportamiento de la cofradía de Los Panaderos mientras éstos tomaban la intersección de las calles Martín Villa y Cuna, cortándoles el paso, refrenda el hecho de que las hermandades en la calle deben ser más que cortejos perfectamente uniformes. Quizás, en esta Sevilla cofrade que alardea de golpes de pecho en su encuentro anual con la Campana, actitudes de cordura como las de los hermanos de San Martín se interpreten con valor doble.

Las Penas de San Vicente

Pese a que el nuevo itinerario de regreso dejara a la cofradía un tanto desangelada en su paso por la plaza de la Campana, la simetría del cortejo que componían los hermanos de San Vicente puso en relieve el buen hacer de la Hermandad en los últimos años. Gana enteros y se posiciona esta cofradía como imprescindible en la noche del Lunes Santo sevillano.

La coherencia

Todas las juntas de gobierno que actuaron con coherencia frente a las inclemencias meteorológicas acertaron. Especialmente significativo fue el discurso de José Marín Lobo, hermano mayor de San Bernardo, haciendo un llamamiento para que sus hermanos mostraran un comportamiento ejemplar toda vez la decisión les había sido comunicada.

Los hermanos de La Paz

Inmensos aguantando el aguacero mientras su junta de gobierno decidía el rumbo que tomaría la cofradía ante el panorama con el que se presentó la tarde del Domingo de Ramos. En Plaza Nueva, incluso los más pequeños se resistían a abandonar su fila.

Los medios de comunicación

A menudo los balances se centran en esa Semana Santa de calle, ésa que no fructifica sin no se ve más allá. Los medios de comunicación, con su inestimable despliegue, han vuelto a escenificar que lo principal es acercar las vivencias de lo que se quiere a los que, por una u otra razón, no pudieron ser partícipes en primera persona.

Los Servitas

La cofradía de los detalles, refrendados incluso en aquello que a la vista pasa más desapercibido. Las escaleras que acompañan a ambos pasos, forradas en terciopelo, dejaban buena muestra del carácter serio y austero de esta Hermandad con sede en la plaza de San Marcos.

Foto: P. J. Chacón

Sábado Santo 2013: memorias

José Antonio Martín Pereira | 31 de marzo de 2013 a las 23:46

El día de las bullas. Como quien no quiere que le arrebaten lo que no disfrutó, la ciudad y sus visitantes se echaron a la calle en masa al encuentro de una jornada ajena a las inclemencias meteorológicas. Sin rastro de aquella mañana de Domingo en la que Jesús fue recibido al abrigo de palmas, el transitar de la Soledad de San Lorenzo y la Vigilia Pascual pusieron broche al ciclo que no acaba, sino comienza…

El gusto por Sevilla

José Antonio Martín Pereira | 30 de junio de 2011 a las 12:07

De esas mañanas en las que no se mira ni el parte del tiempo. Lo cierto y verdad es que viene siendo mejor ni hacerlo, a tenor del alarmismo infundado año tras año por los profesionales de la comunicación reconvertidos a pseudo-meteorólogos de me aprendo tres términos y medio y ya me creo en posesión de decirle a usted que no salga a la calle porque el termómetro no bajará de los 40º hasta que el sol no se esconda. Para focalizar miedo sobran horas del día, que aquí ya sabemos será septiembre quien baje a los termómetros de las altas cotas de protagonismo.

Dicho esto pretendía ir por otros derroteros, próximos al gusto y regusto por Sevilla, sea cuando la primavera florece o ahora que el Jardín de Los Leones del Parque de María Luisa no reconoce a las sombras. Ruta por la ciudad, reforzando vínculos, desde la Triana del Zurraque, con límite en la calle Castilla, hasta el mítico ensanche en el que por las tardes sus habitantes volvían de trabajar en las industrias situadas en la antigua Huerta del Barrero, reconvertido en la década de los sesenta por el Ministerio de Vivienda hasta lo que hoy es, un barrio que ha recuperado el esplendor perdido gracias, entre otras cosas, al impulso de la Parroquia de San Julián.

Entremedias, y siempre bajo el refajo proporcionado por la umbría de edificios altos, Cachorro, Estrella, Esperanza de Triana, Montserrat, Museo, Silencio, Gran Poder, Servitas e Hiniesta. Qué privilegio contemplar a la Virgen de las Aguas, o a la de Montserrat, observando el valor de la quietud, soporte a la Fe y amparo de incertidumbres. Ante El Cachorro o en la Basílica donde está Dios Vivo, sobra todo lo que se aleje del sosiego. ¿Y en Triana? Por la calle Pureza parecen no circular abriles, la Esperanza es una mocita de otra época.

Sevilla tiene lo que otras no tienen…