Pues sí, ‘sem título’

Jesús Alba | 31 de enero de 2011 a las 19:08

SEGUIRÁN y no nos libraremos en la semana del segundo acto de los insultos disfrazados de chistecillo fácil, pero esto de las trincheras periodísticas entre Madrid y Sevilla es algo tan triste como antiguo. Se recrudeció en una fase crítica de la última década, con dianas fáciles en Alfaro y Navarro, y en la que se pedían castigos que ni para Carcaño y el Cuco no sólo por delitos de sangre cometidos por los dos centrales sevillistas y la instigación al homicidio desde el banquillo de Caparrós y Cristóbal, sino hasta por escenificar un acto amoroso de Gallardo a Reyes que de haber ocurrido en época de Pajín, De la Vega y compañía hubiera caído en gracia por fomentar la naturalidad en un escaparate mundial como es el fútbol. A ver cómo acaba esto, pero todo empezó por un spot audiovisual -lo de vídeo suena a antiguo-, para que luego no queramos que las nuevas tecnologías invadan el fútbol y le resten protagonismo a los árbitros, ay los árbitros… Y en este punto, he de decir que el motivador corto ideado por el Sevilla y su frase adjunta redactada en portugués con su complemento directo detrás del verbo y todo tenía razón y ayer se cumplió. Por citar a algunos de los que se pintaron el cuerpo de rojo y blanco, Romaric, Luis Fabiano, Jesús Navas… ya han hecho su parte, pues han dejado al Real Madrid sem título. El esfuerzo que el equipo de Mourinho tuvo que hacer en Nervión para defender el gol de Benzema lo pagó carísimo en Pamplona, de donde salió a siete puntos de un equipo que golea todas las semanas y con las mismas caras que hace casi un año cuando se despidió de la Champions a manos del Lyon. Qué casualidad, pero cuatro días antes el Madrid se tenía que pegar otra paliza para ganar al Sevilla en el Bernabéu (3-2). Pero nada… sigamos en las trincheras.

  • Pablo

    Esto es cogérsela un poco con papel de fumar, con todos mis respetos.

    El Madrid se queda sin título porque hay un equipo intratable, a años luz del resto, que es el FC Barcelona, que imposibilita a cualquiera de momento la disputa del título de Liga estos tres últimos años, pese a las insistencias de un Real Madrid cada día más desesperado e impotente (las palabras de Cristiano Ronaldo el domingo lo decían todo), y lastrado como todos los equipos que compiten duro y llegan lejos en todas las competiciones, fruto esto de las exigencias del calendario. No es asunto del equipo que esté enfrente, sea este Sevilla, Almería, Villarreal o Alcorcón.

    Jugar a estos niveles desgasta a cualquiera, pregunten a los jugadores del Barça, que vencieron con holgura pero en un partido más discreto y con mucha menos precisión que de costumbre (el gol llegó en el minuto 43, algo poco habitual en ellos).

    Un poco de ecuanimidad, por tanto.

    Pese a todo, quedan por disputar muchos puntos todavía (51 nada menos), aunque es cierto que el Barcelona tras el traspiés del Madrid en Pamplona tiene algo más fácil el camino, no hay nada hecho todavía.

    El Sevilla hizo el pasado miércoles todo lo que pudo (no fue bastante, hay que optar por otras alternativas en ataque y cerrar más coordinados) e intentar dejar sin título copero este próximo día de verdad al Madrid del Ser Superior (Florentino).

    Deben ir a por todas, ser imaginativos y procurarles la primera derrota en casa a los de Mourinho este año. Es posible, los tres de arriba están enchufados, y deben ser optimistas y salir a por todas asociándose más, olvidándose un poco de lo previsible que es buscar las bandas, y tratar de alejarse lo máximo posible de esa primera parte del otro día en Riazor.