Un 2008 para olvidar (o casi)

Nacho Sánchez | 26 de diciembre de 2008 a las 11:08

El año 2008 no ha sido bueno para el Balonmano Antequera. Durante la segunda vuelta de la pasada temporada y la primera de la presente sólo ha podido vencer en siete de los 31 partidos que ha disputado, contando los cuartos de final de la Copa del Rey de Zaragoza. Doce meses para apenas tener en cuenta pero no para olvidar. Primero porque el equipo deben aprender de los errores. Y segundo porque no debe dejarse atrás el simple hecho de estar en Asobal ya debe ser considerado un éxito para el club.

Lo que está claro es que la afición antequerana se ha llevado muy pocas alegrías durante los últimos doce meses. Si tras la clasificación para la Copa del Rey todo fueron decepciones durante la segunda vuelta de la temporada 2007/2008, lo mismo ha ocurrido durante la 2008/2008. Los retoques en la plantilla auspiciaban que el equipo mejoraría respecto al año pasado e incluso su presidente, Juan Carlos Jiménez Sierras, se aventuraba a poner como objetivo los puestos europeos. Poco ha durado el sueño. En la primera vuelta el Antequera sólo ha logrado vencer a los tres últimos clasificados de la Liga Asobal: Alcobendas, Cuenca 2016 han sido los únicos en caer derrotados en el Fernando Argüelles –en partidos muy trabajados– y sólo el recuperado a última hora Keymare Almería ha visto una victoria a domicilio de los antequeranos.

También hay que tener en cuenta los cuatro empates ante equipos de la, en principio, misma liga (Torrevieja, Logroño y Arrate), así como el punto cosechado ante el Pevafersa Valladolid. Pero el resto de equipos –grandes y no tan grandes– prácticamente han ninguneado a un Antequera que apenas ha mostrado capacidad de reacción, de lucha o entrega. Jugadores como Lubej, Jahns, Obradovic o Trivundza no han dado el rendimiento esperado y el equipo lo está notando.Los dos meses de vacaciones por el Europeo son una gran oportunidad para cambiar y conseguir de 2009 hacer un año similar a 2007, en el que se consiguió la permanencia –primero– y la clasificación para la Copa del Rey –después–.

¿Qué os ha parecido el año 2008 del Balonmano Antequera?

Venga, animaos a hacer vuestro propio balance…

  • Anonimo

    Año nefasto para el equipo y para la afición, que cada vez que va al Arguelles no para de bostezar.
    En general tanto en la segunda vuelta de la campaña anterior como en esta el equipo ha adolecido siempre de los mismos defectos, un ataque super espeso, malisimo y una actitud de los jugadores muy cuestionable muchos partidos. Los fichajes han salido rana y desde la direccion tecnica no se solucionan los males que arrastra el equipo. Resultado: equipo que se las va a desear para conseguir la permanencia y que solo puede respirar porque tiene tres equipos por debajo muy malos.
    La cosa pinta mal porque la aficion empieza a quemarse, quiere ir al pabellon a ver buen juego, motivacion, lucha y entrega y ve todo lo contrario sistematicamente. La temporada próxima va a haber un notable bajón en el número de abonados, unido a la situacion delicada de los patrocinadores puede hacer que el equipo se tambalee.
    Solución: Cambiar al cuerpo técnico puesto que han demostrado que no pueden enderezar la situacion y a los jugadores que se rascan la barriga a la grada y despido a final de temporada.

    Saludos y felicitaciones al creador del Blog.

  • Nacho Sánchez

    Gracias por tu participación. Sólo una duda: ¿por qué crees que echando al entrenador se solucionan los problemas? Si, como dices, son los jugadores los “que se rascan la barriga”, ¿qué culpa tiene Ortega?

  • Anonimo

    Pues no es capaz de motivar a la plantilla, no trata en igualdad a todos los miembros de la misma y no es capaz de dotar al equipo de unos procedimiento tácticos minimos en ataque para que se pueda pasar al menos algún partido de los 24 goles. Ademas es un saco de nervios en el banquillo, no sabe que jugador utilizar en cada momento y se pierde barbaridad de tiempo en los cambios ataque/defensa tan rocambolescos q impone algunas veces (eso cuando no se hace un lio con quien cambia y con quien no)

    Saludos y espero que te haya aclarado un poco mi punto de vista. Felicitarte otra vez por el blog.

  • Nacho Sánchez

    Gracias. Me has aclarado un montón. Aunque en algunas cosas no coincido, en otras sí. Lástima que no opine más gente…

  • pedro

    Bueno yo quiero comentar que efectivamente el año 2008 no ha sido todo lo bueno que esperabamos los aficionados al Bm. De todas formas quiero decir que efectivamente el entrenador tiene parte de culpa en lo que está ocurriendo con el equipo, pero no es menos cierto que los que juegan son los jugadores y estos la verdad da la impresión que en muchos partidos no están dando el resultado que se esperaba de ellos y lo más grave aún es que no transmiten nada a los aficionados y como si estuvieran acomodados. Por eso creo que el entrenador no es el principal culpable. Ya nadie se acuerda del año del ascenso a Asobal, donde el entrenador era el mismo, lo que pasa es que entonces había un grupo de gente totalmente entregada que luchaba incansablemente todos los partidos, y yo hoy aunque pueda estar equivocado, tengo que reconocer que parte de los jugadores de la actual plantilla parece como si no fuera con ellos.

    De todas formas nadie puede olvidar como bien dice en uno de sus parrafos el creador del blog : Primero porque en el equipo deben aprender de los errores, jugadores,tecnicos y directivos. Y segundo porque no debe dejarse atrás ni olvidarse nadie que el hecho de estar en Asobal ya debe ser considerado un éxito para el club.

    Por último desear que el año 2009 sea bastante mejor que el 2008, y que mi comentario pueda aportar algo de luz a este tema.

    Saludos,
    l

  • Nacho Sánchez

    El año del ascenso los jugadores transmitían la misma sensación que cuando Ortega jugaba al balonmano: se podía perder, pero a ilusión, fuerza y derroche no les ganaba nadie. Pero este año es al revés: se puede ganar, pero a ilusión, fuerza y derroche les gana casi todo el mundo. ¿O no?

  • S.J.

    Por los motivos que sea (el idioma, los problemas personales del entrenador, perdida de cierta capacidad para transmitir su ideas, falta de un objetivo claro y realista al principio de temporada, falta de ilusión de los componentes del propio club y gente cercana que les rodea, etc, etc) Ortega no ha logrado conectar con los suyos para contagiarles, inyectarles o grabarles a fuego su filosofía del entrenamiento y la competición. Y es una verdadera pena porque al final sacan las castañas del fuego los menos reconocidos, menos remunerados y siempre sacrificados hombres de la casa.