Vaya diferencias

Nacho Sánchez | 26 de enero de 2009 a las 10:22

Este fin de semana ha quedado aún más claro por qué España está luchando por la Copa Presidente (un torneo que me parece bastante estúpido: mejor sería que los jugadores se vinieran para acá a descansar) y por qué hay otros equipos luchando por el torneo de verdad, el Mundial.

El partido entre Croacia y Hungría fue, por ejemplo, espectacular. Al final los croatas se distanciaron, pero si los húngaros hubiesen tenido un poco más de suerte cara a la portería (o Alilovic no hubiese parado tanto) otro gallo hubiese cantado. Y Francia, pues ahí está, arrasando a una Suecia que a nosotros nos ganó con casi facilidad.

Mientras, nosotros nos desquitamos con Australia (¿alli quién jugará al balonmano?) y hacemos un mal partido con Argentina. Para lo único que me sirvió ese partido, al menos el rato que vi, es para ver a Kogosvek. Pero al pobre le salió un partido regular, tirando a mal. Vaya día eligió para eso, con lo bien que empezó… Probablemente Francia nos hubiese metido la misma tunda que Croacia y ahora estaríamos como Corea del Sur: con 0 puntos y con ganas de ir a casa.

En fin, que Croacia y Francia tienen todas las de llegar a la final, porque en el otro lado ni Alemania, Polonia, Dinamarca o Noruega parecen rivales para ellos. ¿O sí?

Mientras nosotros ahí estaremos, con la intención de ser la selección número 13… pero como bien dice alguien por ahí, con un malagueño en el equipo.

  • Amigo

    Hola Nacho. Me gusta tu blog. La verdad es que lo de España clama un poco al cielo. No tenemos a un Rakitic, pero se supone que sí un bloque llamado a hacer algo importante a nivel europeo y mundial. Pero bueno…

    A ver si con la vuelta a la actividad del balonmano y las ligas hablas un poco de los equipos malagueños que no sean el Antequera, como el Hexa (que vaya papelón con los problemas que han tenido) o los de Primera femenina. Saludos