Compromisos incomprensibles

Nacho Sánchez | 13 de marzo de 2009 a las 14:30

A estas horas aún no se conoce quién organizará la Copa del Rey de 2010. La situación es extraña y los dos clubes implicados, Antequera y Vigo, no lo comprenden muy bien. Los antequeranos porque siempre apostaron por la copa, aunque hubo un momento de enfriamiento cuando la marcha del equipo no aseguraba mantener la categoría. Y Vigo dice que desde enero tiene el compromiso de la Asobal de que el torneo se celebrará allí.  “Siempre nos dijeron que éramos los únicos en pedirlo y que, si nos aceptábamos las condiciones, la tendríamos”, me ha explicado hace unos minutos el presidente del Pilotes Posada, Javier Rodríguez. Que asegura que en reuniones celebradas el 9 de enero y el 8 de febrero el acuerdo “fue total”. “Dimos una rueda de prensa anunciándolo porque estábamos seguros de que nos iban a dar la Copa”, añadía. “Lo siento mucho por Antequera, porque somos clubes que nos llevamos muy bien, pero ya tenemos el compromiso. Y si no nos dan finalmente la Copa, el balonmano español habrá perdido muchísima credibilidad”, añadía al finalizar el partido que los cadetes de su club han jugado esta mañana en el torneo de la Minicopa, paralelo a la Copa del Rey que se celebra estos días en Granollers. Mientras, la directiva antequerana está a la espera de noticias y no comprenden la situación en la que se han visto involucrados.

Desde mi punto de vista, lo que no se comprende es que Asobal diga a ambos clubes que son los únicos en solicitar la Copa del Rey y en comprometerse altamente con los dos. Ahora el marrón de la asociación se lo van a tener que comer los que votan en la comisión delegada que toma la decisión, los responsables de Arrate, Ademar de León, Barcelona, Granollers y Logroño. Ver para creer. Así es el balonmano español…

Por eso tampoco se descarta que se aplace la decisión. Vaya chapucillas…

  • A tope

    Por eso este deporte está como está. Mal gestionado de principio a fin. Es muy lamentable lo que se ha vivido hoy en Granollers, algo que para algunos dirigentes de Asobal ha sido el mayor bochorno de la historia de la Asociación.