Pressing Cash » Archivo » ¿Habría que llamar cajeros automáticos a los mercados alternativos bursátiles ?

¿Habría que llamar cajeros automáticos a los mercados alternativos bursátiles ?

Carmen Pérez | 24 de febrero de 2015 a las 17:54

Es la pregunta (jugando con las siglas AIM Y ATM) que se termina sugiriendo  en una noticia del Financial Times del pasado 20 de febrero (“China’s intangible assets at home in Aim” by Matthew Vincent), tras contar el caso de la empresa china Naibu, una compañía de ropa deportiva cuyas acciones habían perdido el 90% desde que empezó a cotizar en 2012 en el Alternative Investment Market, AIM, de Londres, hasta el momento de ser suspendida, hace un mes. En el trascurso de estos años, dos de los tres principales accionistas originales se habían desprendido de sus participaciones que representaban el 30 por ciento del grupo. O sea, habían hecho caja. Desde entonces, los consejeros de la empresa afirman que han perdido totalmente el contacto con el presidente y los ejecutivos de la compañía. Otras empresas chinas también han desarrollado en el pasado comportamientos similares en este y otros mercados alternativos del mundo. Y no sólo las chinas.

Cada uno de estos casos pone en cuestión el funcionamiento de estas bolsas occidentales para PYME, también el de la española MAB, especialmente en lo tocante al  papel de los consejeros y la integridad de los asesores corporativos. Como nos dice el artículo, en la bolsa londinense los consejeros de Naibu no tuvieron que adoptar el Código de Buen Gobierno del Reino Unido, pero estaban obligados “a buscar el logro de los elementos clave”, pero lo cierto es que, a pesar de sus elevados honorarios, poco hicieron en este sentido más allá de la creación de un comité de cumplimiento, y, eso sí, quizá estar colgados al teléfono, en vano, con la provincia de Fujian. En cuanto a los asesores registrados (nominated adviser) habían avalado su admisión en el mercado AIM poniendo a Naibu por las nubes.

Que estos mercados soportan unos mayores riesgos es inevitable, es consustancial a ellos debido al tipo de empresas que participan, pero las continuas noticias similares a las de Naibu que llegan desde distintos puntos del mundo parecen reclamar a gritos algunos cambios en su regulación. En el nuestro, el MAB, tras la experiencia de sus 8 años de vida, se ha publicado una guía, no normativa de momento, de buenas prácticas para los asesores registrados, figura clave en estos mercados. Hay mucho aun por hacer hasta detectar todos los puntos débiles y reforzarlos, pero en ningún caso la solución debe pasar por eliminar este instrumento financiero que desempeña un papel sumamente útil en la financiación del crecimiento de pequeñas y medianas empresa.

 

Etiquetas: , ,


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

La autora, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber