Pressing Cash » Archivo » El valor financiero del arte

El valor financiero del arte

Carmen Pérez | 16 de mayo de 2015 a las 8:00

roy_lichtenstein_gallery_14_6a_mediumLa   semana del arte de New York comenzó con la subasta en la  galería Christie´s del cuadro de Picasso “Les Femmes d’Alger”. Se lo adjudicó un comprador anónimo por 179,4 millones de dólares. Días después, fue el lienzo “Nº 10″ de Mark Rothko, por 82 millones de dólares. En Sotheby’s, otro Rothko, “Untitled: Yellow and Blue”, se remató en 46,5 millones de dólares. Y muchos otros se han ido vendiendo: de Giacometti, Lucian Freud, Francis Bacon, Jean-Michel Basquiat, por citar algunos de los que también han sido muy valorados. En total, las ventas de obras de arte en todo el mundo ascendieron a 51.000 millones de dólares el año pasado, una cifra muy elevada pero insignificante al lado de los 294 billones de dólares que se mueven anualmente en la compraventa de activos financieros.

Que sus compradores encuentran en ellas una recompensa estética  y social no cabe la menor duda; poseer algo, que cualquier museo del mundo desearía para poder exhibirlo en sus paredes, para disfrutarlo en privado o deslumbrar a otros, puede proporcionar mucho placer, pero ¿esperan algún otro retorno?, ¿saben los ricos cuál es el valor financiero cuando compiten en las subastas por una obra de arte?, ¿tienen calculado hasta cuanto deben pujar para que les compense económicamente?

El índice Mei Moses World All Art, construido con los precios de las obras vendidas en subastas respecto a lo que tuvieron en su compras pasadas, subió, según señala John Gapper en su artículo sobre este tema en el Financial Times, un 7% entre 2003 y 2013, un poco menos que el índice Standard&Poor 500. Para el arte contemporáneo el índice obtiene un rendimiento mayor, el 10,5%.  Pero es cierto que se calcula considerando sólo las obras que se venden, ignorando aquellas que no salen a la venta quizá porque su precio sería muy bajo. Además, la liquidez del mercado, la posibilidad de vender con rapidez la obra, es muy limitada, y los costes de transacción, muy altos, porque las casas de subastas cobran comisiones del 20%.

¿Qué es una obra de arte?, se preguntaba el filósofo Arthur C. Danto, haciendo referencia al cuadro de Lichenstein en el que la chica, junto a su pareja, exclama: By Brad darling, this painting  is a masterpiece. My, soon you´ll have all of New York clamoring for your work! Determinar si un cuadro es una obra maestra puede ser harto complicado, aunque el precio de venta en estas subastas puede ser una forma árida y mercantilista de contestar a esta pregunta. Determinar si va a ser una inversión financiera conveniente es imposible. Seguramente al que lo compra le importa poco, para él es gasto, no inversión, le dice adiós a su dinero como el resto de los mortales hacemos cuando nos concedemos un capricho; si en el futuro recupera algo, mejor que mejor.

 

Etiquetas:


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

La autora, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber