Pressing Cash » Archivo » MAB: construyendo grandes compañías

MAB: construyendo grandes compañías

Carmen Pérez | 26 de abril de 2016 a las 7:47

La Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y la Asociación de Empresas del Mercado Alternativo Bursátil (AEMAB)  celebraron el pasado viernes  21 de abril, en Sevilla, la jornada “MAB: construyendo grandes compañías” (http://www.mabia.es/blog/foro-aemab-2016-mab-construyendo-grandes-companias/).

Empezó de la mejor de las maneras: con ejemplos. De empresas cuya experiencia en el Mercado Alternativo Bursátil, MAB, ha sido exitosa. Así, EBIOSS relató cómo logró captar el capital que necesitaban con su salida a Bolsa en un año tan complicado como el 2013: contaban con un proyecto con futuro y los inversores supieron verlo. O CIGAS,  que disponía ya de financiación del capital riesgo, pero que encontró en el MAB la visibilidad y la reputación que requerían sus planes de expansión. Para TECNOQUARK, el MAB fue el salto que una empresa familiar requería para hacer posible su crecimiento, su internacionalización y la diversificación de sus productos. Por su parte, MASMÓVIL ilustró el caso de una empresa que abandona el MAB para saltar al mercado continuo porque ya ha conseguido hacerse “grande”.

Pero conscientes de que no todo ha sido positivo en este mercado, el segundo bloque de la jornada abordó los cambios que ha experimentado recientemente su regulación. No sólo por los problemas específicos del 2014 -Gowex, entre otros- sino porque a lo largo de los años que lleva funcionando se habían detectado posibilidades de mejora. En la ley de fomento empresarial, en la ley de auditoría de cuentas, o en la normativa europea sobre el abuso del mercado, se introducen modificaciones que  mejoran aspectos concretos del funcionamiento del mercado. Por su parte, el nuevo reglamento y las circulares del MAB  modifican tres aspectos claves: los requisitos de incorporación, los requisitos de información y la figura del Asesor de Registrado. Todo para reforzar la transparencia e incrementar la confianza del inversor, aunque las mayores exigencias que se imponen supondrán un incremento de los costes para las empresas que coticen en el mercado.

Con estas modificaciones el MAB se sitúa en la línea alta de exigencias, similares a  sus homólogos en Reino Unido (AIM) y Francia (Alternext). Sin embargo, se reconoció que aun quedaba pendiente tratar otro de los temas fundamentales para conseguir el óptimo funcionamiento del mercado:  la liquidez. De forma añadida, otro reto es conseguir mejorar la fiscalidad aplicada a estas operaciones para asimilarlo a esos otros mercados europeos, cuando además caminamos hacia un mercado único europeo para este tipo de empresas, previsto para 2020.

El tercer bloque planteó las relaciones del MAB con otra financiación alternativa a la bancaria: el capital riesgo. Se trataron diferentes temas, como la posibilidad de que las entidades de capital riesgo inviertan en compañías MAB  o si el MAB es la alternativa idónea tras la financiación del capital riesgo (hay siete empresas participadas cotizando). Hoy por hoy, el capital riesgo en España tiene un nivel de actividad muy superior al que desarrolla el MAB para las compañías en crecimiento, pero pueden potenciarse mutuamente, porque, por ejemplo, un mercado fuerte puede facilitar las desinversiones de las empresas participadas. Respecto al apoyo público, se destacó que las administraciones han intensificado su labor en el campo del capital riesgo, y que, de forma similar  al Fond-ICO Global, debería crearse uno con la finalidad de invertir en compañías MAB.

Por último, en lo relativo a empresas en crecimiento -hubo un bloque posterior dedicado a las SOCIMI, que tienen un segmento propio en el MAB- la jornada se centró en Andalucía. En la necesidad de mejorar el tamaño de nuestras empresas, para lo que el MAB es una vía principal; y del desconocimiento que existe aún en nuestra Comunidad tanto del MAB como de otras posibles financiaciones alternativas a la tradicional bancaria, como el MARF. Sin embargo, pese a la menor cultura financiera de las pymes andaluzas, Andalucía es una de las pocas regiones que tienen contempladas ayudas a las empresas que se decidan a salir a cotizar en al MAB.

Las deficiencias denunciadas en cuanto al conocimiento del MAB entre nuestro empresariado, y lo fundamental que supone conseguir incrementar el tamaño de las pymes andaluzas, no hacen sino poner de manifiesto la importancia de que se desarrollen jornadas de la calidad de ésta en nuestra Comunidad. Sólo una pega, se echó de menos que participaran en la misma los gestores del propio Mercado.

Etiquetas:


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

La autora, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber