Pressing Cash » Archivo » A punto de fusión

A punto de fusión

Carmen Pérez | 14 de diciembre de 2016 a las 10:06

TRIBUNA ECONÓMICA, 25/11/2016

Parece que ya, por fin, sí: tras décadas gestándose, la fusión de las dos sociedades de garantía recíproca andaluzas, Avalunión y Suraval, está a punto de culminarse. Sus consejos de administración han firmado el acuerdo, que finalizará con la firma de sus presidentes, Francisco Herrero León y Javier González de Lara. La sede social estará en Granada y la sede operativa, en Sevilla, pero quedan por fijar muchos aspectos, empezando por el nombre y su nuevo presidente. Con la fusión, autónomos, emprendedores y pymes de Andalucía están de enhorabuena, porque van a disponer de un claro agente de referencia a la hora de encontrar para sus proyectos la financiación adecuada.

No es tarea fácil la que desempeñan estas sociedades, porque los proyectos que avalan incorporan un nivel de riesgo mayor que los aceptados por la banca. Sin embargo, los ratios de solvencia de las SGR andaluzas superan los requeridos para las entidades de crédito y han cumplido siempre con los ratios de calidad de Cersa, compañía pública estatal que las reavala. Mantienen un delicado equilibrio entre la necesidad de recibir apoyos públicos y la de actuar con una gestión completamente independiente, evitando convertirse en instrumentos políticos por parte de las Comunidades Autónomas. No obstante, éstas pueden direccionar su actuación modulando las ayudas hacia aquellos sectores, zonas o segmentos empresariales que considere prioritarios para desarrollar su política económica.

La Junta de Andalucía -socio mayoritario en ambas- no las ha utilizado en el pasado para su política de apoyo a la pyme, como sucede en otras CCAA, por ejemplo, Castilla y León o el País Vasco. En los últimos años se ha limitado al reafianzamiento parcial -programa ya paralizado- de determinadas operaciones a través de la agencia IDEA. A raíz de la fusión debería potenciarlo porque el reaval andaluz y el de Cersaunidos pueden conseguir un apalancamiento de los recursos públicos muy beneficioso. Además, sería muy positivo abrir diversas líneas de apoyo, como la subsidiación de tipos de interés y/o coste del aval, planes de cobertura definidos o realizar dotaciones directas con finalidades específicas al Fondo de Provisiones Técnicas. También, en el ámbito estatal, sería interesante que consiguieran una línea ICO/SGR sin intermediación bancaria, que traslade de forma directa a la pyme los beneficios de acceso y tipos de dicha mediación pública.

Sin duda, la fusión va a ser muy positiva para que este instrumento de apoyo a la financiación adquiera protagonismo en nuestra región. Pero será tanto más importante en cuanto que la Junta de Andalucía, que está jugando un papel tan crucial para que la fusión se consolide, la acompañe de un plan con iniciativas concretas para contribuir a través de esta nueva SGR a que los autónomos, los emprendedores y las pymes andaluces puedan acceder a la financiación, y en condiciones de tipos de interés y plazos que mejoren su estructura y costes financieros. La fusión llega además en un momento excelente, porque la Junta de Andalucía puede encontrar en Europa para esta nueva sociedad un amplio respaldo.

Etiquetas:


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

La autora, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber