Pressing Cash » Archivo » Trump y la regulación financiera

Trump y la regulación financiera

Carmen Pérez | 1 de marzo de 2017 a las 14:35

TRIBUNA ECONÓMICA, 10/2/2017

Hace unos días, Donald Trump firmó un decreto que ordenaba reformar integralmente la ley Dodd-Frank, cuyo objetivo es regular la banca de manera que no vuelva a producirse nunca más una crisis financiera. Poco antes, mediante una dura y escueta carta, de la mano del vicepresidente del Comité Financiero de la Cámara de Representantes, Patrick McHenry, se le exige a Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, que deje de participar en las reuniones de los foros financieros internacionales, como el Consejo de Estabilidad Financiera o el Comité de Basilea. La razón: no ha sabido mirar por los intereses de América. Con esta firma y esta carta, Trump ha dejado claro que quiere tomar personalmente las riendas de la regulación financiera.

Lo hace al calor de los profundos desacuerdos que existen actualmente en el seno del Comité de Basilea. Los 45 miembros -bancos centrales y supervisores bancarios de 28 naciones- no consiguen finalizar la negociación de Basilea IV, el último paquete regulatorio. Políticos de diferentes países se han entrometido en el debate de los expertos, defendiendo las posturas que más convienen a sus propios bancos. Así, en Europa, varios ministros de finanzas y V. Dombrovskis, de la Comisión Europea, se niegan a aprobar las últimas medidas propuestas, que son justo las que los americanos aceptan.

Pero lo inaudito de esa carta es que arremete contra la Reserva Federal, participante en las negociaciones. En cinco párrafos se desacredita completamente su gestión pasada por “no tener en cuenta al pueblo americano”. Se le recuerda a Yellen que debería apoyar la economía del país, y que, sin embargo, la regulación financiera establecida los pasados años “entre burócratas, en tierras extranjeras” sólo ha servido para disminuir el crecimiento y destruir miles de puestos de trabajo. Por tanto, serán funcionarios nombrados por Trump, que sepan alinearse con los objetivos de la nueva Administración americana, los que hagan la tarea.

Respecto a la reforma de la ley Dodd-Frank, en el decreto poco se concreta. Toda la banca, no sólo la americana, está reclamando con fuerza que se suavice la presión regulatoria. Y si allí se relaja, los demás países seguirán la misma senda; siempre están atentos al grado de rigurosidad que cada uno está adoptando, como con la separación de la banca comercial de la banca de inversión, acometida por EEUU y Reino Unido, y que la Europa del euro -pese al informe Liikanen de 2012- aún tiene pendiente.

Y en este conflictivo escenario financiero mundial, Trump ha resuelto a su manera: destruyendo lo construido y desacreditando a las instituciones nacionales e internacionales en materia financiera. Él toma el mando para defender los intereses de su pueblo. Poco podrá hacer solo para reformar la ley Dodd-Frank, porque, además de contar con los legisladores republicanos, tendría que ganar el apoyo de al menos ocho demócratas. Pero a la Reserva Federal se le ha acabado su independencia. La ha apartado de las negociaciones financieras internacionales. Y previsiblemente, en cuanto pueda, designará a un adepto al frente, al que dictarle sus decisiones de política monetaria.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

La autora, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber