Pressing Cash » eurozona

Archivos para el tag ‘eurozona’

Collage financiero

Carmen Pérez | 20 de febrero de 2021 a las 9:31

TRIBUNA ECONÓMICA, 19/2/2021

La semana pasada Jens Weidmann, el presidente del Bundesbank, concedió una entrevista al diario alemán Augsburger Allgemeine. Pocos días antes, alrededor de un centenar de economistas publicaron un manifiesto encabezado por el francés Thomas Piketty y al que se adhirieron la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y el secretario de Estado de Derechos Sociales y responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez. Constituyen dos posturas tan dispares como la noche y el día. Saltan chispas al ponerlas una junto a la otra. Y para los españoles más, si, completando este collage explosivo, colocamos en medio la voluminosa cifra de nuestra deuda pública, publicada esta semana por el Banco de España.

Weidman deja en la entrevista sus dogmas bien claros: el respeto absoluto por la ortodoxia fiscal, por la estabilidad de los precios y por la iniciativa privada. Así, advierte de que las finanzas públicas de la zona del euro deben ponerse en orden después de la crisis del coronavirus. Además, exige que el BCE retire esta política monetaria tan expansiva en cuanto se prevea que se va alcanzar la tasa de inflación objetivo. Tajante, espera que llegado ese momento no le falte determinación al BCE, aun cuando aumenten los costes de financiación para los países altamente endeudados. Por último, afirma que, aunque por la crisis han intervenido masivamente, los estados deben retroceder: lo hacen mejor los empresarios.

La tensión para los próximos años está asegurada. Y España está en el centro de la diana. La deuda pública española ha cerrado 2020 en 1,31 billones de euros, lo que supone un incremento de 122.439 millones de euros, la cantidad que prácticamente el BCE ha comprado. Y si se suman las compras en todos estos últimos años, resulta que el BCE es el dueño de más de 300.000 millones de euros de deuda española. Por otra parte, el déficit público de 2020 supera el 11% del PIB y se espera que continúen muy altos también los próximos años.

Con estas circunstancias, se hace difícil aceptar la rígida postura del alemán: a España le va a resultar imposible sostener su prima de riesgo sólo con sus fuerzas propias. Pero de la solución de Piketty hay que desconfiar, aunque en principio parezca tan ventajosa. No abre el debate sobre la conveniencia de una mayor flexibilidad fiscal y de que la ayuda monetaria se extienda en cantidad y tiempo suficientes para procurar la sostenibilidad de la deuda, sino que propone directamente que el BCE condone las deudas (o transformarlas en deudas perpetuas sin intereses). Supondría el perdón de casi 2.500.000 millones de euros para toda Europa.

El manifiesto no considera las posibles repercusiones que tendría en la inflación y desprecia completamente la disciplina fiscal y el control de la deuda. Con todo, lo peor es la segunda parte de la propuesta: ¡que volvieran a gastarlo! El “perdón del BCE” sería a cambio de que los estados se comprometan a invertir las mismas cantidades en la reconstrucción ecológica y social. Ellos dicen que ese sería un primer signo fuerte de que Europa está recuperando su destino, pero más bien esconde el deseo de aprovechar la oportunidad para incrementar el poder y el control del Estado.

El euro, un cesto con diferentes mimbres

Carmen Pérez | 3 de febrero de 2019 a las 17:29

TRIBUNA ECONÓMICA, 4/1 /2019

Las finanzas públicas de los países del euro son muy dispares. La Comisión Europea no les quita el ojo a ninguna de ellas. A finales de noviembre, partiendo de la situación actual y de lo que piensan hacer cada uno de sus Gobiernos el año que viene -plasmado en los planes presupuestarios para 2019- realizó una valoración del mayor o menor riesgo de que incumplan con las normas establecidas, fundamentalmente con las disposiciones del Plan de Estabilidad y Crecimiento (PEC). En esta evaluación, la buena noticia es que diez países -cuatro más este año- cumplen sin problemas y no presentan riesgo de no hacerlo. Tres están casi casi en esa situación. El problema lo plantean seis países que suspenden claramente. En ellos existe riesgo de incumplimiento del PEC. España está entre ellos.

Alemania, Irlanda, Grecia, Chipre, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Austria y Finlandia registran posiciones fiscales para conseguir los objetivos presupuestarios a medio plazo que se les tienen marcados. Estonia, Letonia y Eslovaquia son esos tres países que aprueban raspado, es decir, que cumplen en líneas generales: con los planes presupuestarios presentados pueden desviarse, pero sería sólo levemente. Sin embargo, problemáticos son, además de España, Bélgica, Francia, Portugal y Eslovenia. E Italia , al que la Comisión obligó a rehacer su plan inicial para 2019 porque suponía un incumplimiento especialmente grave: su situación es la más delicada.

Las economías de estos seis países son estructuralmente deficitarias, aunque puedan estar cumpliendo incluso con los objetivos de déficit nominales asignados. Y así les es imposible realizar avances suficientes hasta alcanzar unas finanzas públicas saneadas. En estos años de crecimiento deberían estar constituyendo colchones fiscales para incrementar su capacidad de resistencia ante futuras desaceleraciones económicas. Si llega una recesión, no tendrán más remedio que endurecer sus políticas fiscales. O dicho más claro: volver a los recortes, y ya se sabe lo que significa esto.

Ante una nueva crisis las dificultades sería mayores, porque ahora estos países parten de unos niveles de deuda pública en relación con el PIB muy elevados, todos ellos por encima del 100%, y en el caso de Italia, del 130%. Sería imposible tirar de deuda a manos llenas como se hizo entonces. También la eurozona se encontraría con las herramientas de política monetaria gastadas, y lo peor es que el alivio que han proporcionado estos últimos años no se ha aprovechado convenientemente.

Estos seis países deberían haber hecho reformas y no las han hecho, o al menos no las suficientes. Tampoco se han hecho las reformas necesarias para profundizar en la Unión Económica y Monetaria. La heterogeneidad fiscal de los países que tienen que unirse las frenan. Resulta difícil construir un cesto con mimbres tan diferentes.

El euro, que en estos días cumple 20 años de vida, si quiere seguir sobreviviendo, necesita de unas y de otras, y del apoyo de los países sobresalientes. Se avecinan tiempos difíciles para la eurozona: la desaceleración del crecimiento económico no es una posibilidad para el futuro, es el presente.

Etiquetas: , ,