Archivos para el tag ‘Exportaciones’

Exportaciones andaluzas: ¡ánimo valientes!

Carmen Pérez | 2 de septiembre de 2019 a las 9:43

TRIBUNA ECONÓMICA, 23/8/2019

El miércoles se publicaron los datos de exportaciones relativos al primer semestre de 2019. Una frase que resumiría su comportamiento para toda España podría ser la siguiente: nuevo récord, con 147.408 millones de euros. Sin embargo, no daría buena cuenta de la realidad si no se añade un comentario que matiza esa euforia: el crecimiento respecto al mismo periodo del año anterior ha sido del 1,7%, el más bajo en los últimos cinco años, y por debajo del 2,6% que crecieron como media en Europa. Para Andalucía, la situación es peor, porque no es que crezcan poco, es que decrecen. En nuestra región se exportaron productos por valor de 17.116 millones de euros, lo que supone un descenso del 0,6% respecto de enero a junio de 2018.

Los principales sectores exportadores que siguen tenido un buen comportamiento en Andalucía son el agroalimentario -pese a la disminución de las exportaciones de aceite de oliva-, el aeronáutico y los combustibles y aceites minerales. Por el contrario, los descensos más acusados son los relacionados con las materias primas, cuyos precios están cayendo en el mercado internacional: minerales, escoria y cenizas, cobre y sus manufacturas, y fundición, hierro y acero. También registró una bajada importante el capítulo de aparatos y materiales eléctricos.

Por destinos, de los tres principales países extracomunitarios, en dos han crecido las exportaciones, EEUU, con una subida del 13,2%, y Marruecos, con un 6% más; y descienden las de China, un 10,9% menos. Por su parte, de los siete países comunitarios más importantes para las ventas andaluzas, suben en tres de ellos: Alemania, con un aumento del 13,8%, Italia y Países Bajos, con un 12,7% y un 12%, respetivamente. Sin embargo, descienden en Francia (-4,8%), Reino Unido (-15,5%), Portugal (-8,5%) y Bélgica (-12,5%).

En conjunto, las exportaciones andaluzas han roto la excelente trayectoria que habían seguido desde hace tres años. 2018 se cerró con un crecimiento del 4,9% respecto a 2017 y los datos del primer cuatrimestre de este año seguían arrojando un aumento del 2,6% respecto al mismo periodo del año anterior, con un mes de abril histórico. Ha sido en los dos últimos meses cuando ha cambiado esta tendencia y Andalucía ha perdido incluso el segundo lugar en favor de la Comunidad de Madrid en el ranking nacional que lidera Cataluña.

De momento, la causa parece concentrarse principalmente en la bajada de los precios de las materias primas, pero no hay que obviar que en general la ralentización económica mundial irá impactando de forma negativa en nuestras exportaciones. Especialmente preocupante es la recesión económica en Alemania, el país al que más productos exportamos. Recordemos que el sector exterior ha sido el “milagro” que nos ha sacado de la crisis y que ha contribuido enormemente a la convergencia de nuestra comunidad con el resto de regiones españolas. Mérito y proeza de las empresas andaluzas. La Junta de Andalucía tiene que intensificar su papel para animarlas, facilitarles y ayudarlas para que prosigan y se sumen más de ellas a esa dura tarea. Nos resulta vital la diversificación exportadora en productos y destinos.

Exportaciones andaluzas: barreras y tamaño

Carmen Pérez | 27 de marzo de 2019 a las 17:01

TRIBUNA ECONÓMICA, 15/2/2019

Imponer aranceles a la importación es la forma de protección más común que utilizan los países. Y la más conocida. Todos los andaluces nos hemos enterado de cómo EEUU los imponía a nuestras aceitunas de mesa. Sin embargo, las políticas de protección se extienden a otras muchas medidas menos transparentes, pero que se han multiplicado en los países desarrollados estos últimos años. En este contexto, la firma de acuerdos comerciales por la Unión Europea que derriben todas las barreras -arancelarias o no- resulta fundamental para que el “milagro exportador” español siga produciéndose. Pero esto no es suficiente; paralelamente hace falta aumentar la capacidad de las empresas para que los aprovechen.

El proteccionismo, que con la llegada de Donald Trump se ha intensificado, arranca desde el inicio de la crisis financiera, en un intento de los países de paliar sus consecuencias adversas. Según un estudio del Banco de España, el número de nuevas medidas no arancelarias adoptadas por los países del G20 se han multiplicado por más de cuatro en el periodo 2009-2017. Entre ellas, ayudas financieras a la industria nacional, obstáculos técnicos innecesarios, condiciones en los proyectos públicos que excluya a los extranjeros o requisitos sanitarios y fitosanitarios fuera de los estándares. El impacto negativo de estas barreras en las exportaciones es muy relevante: el estudio concluye que el crecimiento anual desde 2009 de las exportaciones españolas podría hacer sido sin todas estas medidas en torno al 14% frente al 11% observado.

Por eso son tan importantes los acuerdos de nueva generación que está suscribiendo la UE, que eliminan todo tipo de barreras, como el CETA con Canadá, el de Japón o el de esta mismo semana con Singapur. Y especialmente interesantes son los que viene firmando con países de América latina porque pueden beneficiar a las empresas españolas por su cercanía cultural. Sin embargo, Andalucía, que era la cuarta región española en exportaciones a América latina en 2008, en 2017 había descendido al sexto puesto. Entre esos años, todas las grandes regiones exportadoras las incrementan, destacando Murcia (279%), Aragón (119%), Galicia (104%) y Valencia (100%), salvo Andalucía, que las disminuye en un 17%, si bien esto se explica por la caída espectacular de dos sectores concretos, combustibles y aeronáutico. Con todo, el crecimiento del resto de sectores ha sido del 30%, el menor de todos.

Y es que estos acuerdos abren las puertas a todas las empresas europeas, pero luego hay que atravesarlas. Andalucía, que ha ido de récord en récord estos últimos años, no puede bajar la guardia. Se necesitan más empresas que exporten y que además lo hagan regularmente, que no sólo se “busquen la vida” cuando desaparece la demanda interna. Y tanto para una cosa como para la otra, las estadísticas señalan que es fundamental el tamaño: en Andalucía más de la mitad de las empresas son unipersonales y el 96% tienen menos de 10 trabajadores. En manos de la Junta de Andalucía está poner en marcha estímulos que animen a las empresas a crecer, empezando por eliminar aquellos desincentivos que existen para que no lo hagan.