Archivos para el tag ‘MUS’

Unión Bancaria Europea: ¿el lugar para estar?

Carmen Pérez | 24 de julio de 2018 a las 9:10

TRIBUNA ECONÓMICA, 6/7/2018

El título de este artículo no es original. Es el de un discurso que pronunció en mayo la vicepresidenta del Consejo de Supervisión del BCE, Sabine Lautenschläger, en Dinamarca. En él defendía que hay que completar la Unión Bancaria Europea: “Hay mucho que ganar si se consigue”. Llegó incluso a definirla como un lugar cómodo, cálido y seguro, utilizando el término hygge, que tan de moda han puesto los daneses. Desde luego, si ha de aceptarse el sistema bancario tal como está, tiene razón, éste ganaría en solidez y estabilidad con el respaldo público europeo conjunto. Pero “el lugar para estar” sería mucho más hygge si se cambiara el sistema, desligando completamente las finanzas públicas de las privadas.

En todo caso, el primer paso que se dio para la construcción de la Unión Bancaria -la supervisión de los grandes bancos desde Europa- está lleno de ventajas. Lautenschläger las detalló: la supervisión es más homogénea; mejora el conocimiento sobre la banca; los expertos de los diferentes países aprenden unos de otros; y se producen economías de escala. Pero le faltó mencionar la principal razón por la que se acometió este cambio: era necesario superar una supervisión nacional que tiende, como demostró la crisis, a favorecer a sus propios bancos.

Para el segundo pilar, el Mecanismo de Resolución, creado para que se encargue de los bancos con problemas, Lautenschläger defendió que su Fondo esté respaldado con recursos públicos. Esto es, que en el caso de tenerse que rescatar algún banco, además de las aportaciones bancarias, haya dinero público europeo también disponible para ello. Esta propuesta va para adelante, aunque lenta. El pasado fin de semana, la Cumbre del Euro celebrada en París se ha comprometido a proporcionar en el futuro ese apoyo a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad, una vez que éste se reforme.

Por último, también pidió que se avance en el pilar que falta, que supone el establecimiento de un Fondo de Garantía Europeo. Esto no sería, como lo anterior, comprometer una cantidad determinada, sino que sería asumir completamente el riesgo bancario por el sector público europeo. Este tercer pilar es el más problemático, y los tiempos para desarrollarlo se extienden aún más. La Cumbre del Euro sólo ha señalado que se debe comenzar “una hoja de ruta para iniciar negociaciones políticas sobre el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos”.

Los países de la Eurozona llevan años sin ponerse de acuerdo, y siguen sin hacerlo, porque algunos se plantean hasta qué grado quieren hacer causa común con el riesgo de los bancos. Pero en ningún momento se cuestionan retroceder en ese cóctel molotov de finanzas públicas y privadas en el que estamos inmersos: sólo discuten si mantenerlo a nivel nacional o europeo.

El camino que se ha seguido desde hace décadas con la banca va exigiendo un respaldo público cada vez más fuerte. La Unión Bancaria no es sino otro paso más en este sentido. Puede ser el lugar al que estamos abocados, arrastrados por el pasado, pero la pregunta de Lautenschläger tiene una respuesta segura: para quienes realmente la Unión Bancaria Europea es un lugar hygge es para los bancos.

Cartas develadoras

Carmen Pérez | 9 de noviembre de 2016 a las 11:20

TRIBUNA ECONÓMICA, 21710/2016.

Las cuatro cartas -correos electrónicos- enviados por un inspector del Banco de España a su superior en 2011, y que han salido a la luz ahora en el trascurso del juicio del caso Bankia, desprenden la autenticidad de algo que se ha escrito en confianza, informalmente, manifestando la opinión sincera de lo que él y su equipo habían concluido tras el análisis de viabilidad realizado a BFA-Bankia. Se expresa con la seguridad de un experto, dándose cuenta de la gravedad del problema: “Os recomiendo la impresión y la lectura tranquila porque en pantalla es aún más difícil de digerir”, con honda preocupación por encontrar una solución que evite -lo repite machaconamente- el coste para el contribuyente: “Estoy resultando muy pesado, pero la trascendencia del asunto es tal que merece la pena pasar por pesado”.

El análisis técnico realizado le lleva a mostrar serias dudas sobre que la solución fuera la salida a bolsa de Bankia; en todo caso, recomienda, debería salir como banco único, porque “con la estructura de banco doble no funcionará”, y añade una serie de precauciones a tomar por si finalmente se hiciera. Además, propone otra alternativa, “la definitiva y la óptima”: su venta a un tercero, con coste cero para el contribuyente. Pero sobre ella comenta: “Otra cosa es que los políticos que gestionan Bankia no quieran explorar esta vía para no perder sus poltronas ni su herramienta de financiación”. El gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez -de hulio 2006 a junio de 2012-, terminó meses después autorizando la salida a bolsa.

No es la primera vez que conocemos que la inspección diagnosticó certeramente y no se le tuvo en cuenta. Pasó con las repetidas advertencias sobre la burbuja inmobiliaria que se estaba formando y la petición de que se actuara al efecto. Fue en una carta de 2006, que saltó a la prensa en 2011, de la asociación de inspectores del Banco de España, enviada al Ministerio de Economía ante la impotencia de hacer reaccionar a la cúpula supervisora ante el tsunami que se venía encima. Advertía de la elevadísima concentración en el sector inmobiliario y del altísimo nivel de dependencia de los capitales externos; y acusaban al gobernador, Jaime Caruana -de julio de 2000 a julio de 2006-, de obviar los desequilibrios, de minimizar el riesgo latente y de ignorar las previsibles consecuencias para el sistema económico y para numerosas familias.

Estas cartas ponen de manifiesto que la independencia del Banco de España no era real, aunque por sus estatutos lo fuera. Ya no volverá a pasar, a los gobernadores de los bancos centrales nacionales se les han quitado competencias, la supervisión de los grandes bancos -en España, prácticamente todos- se hace en Europa, en el Mecanismo Único de Supervisión, dentro del BCE. Acabar con las poco fiables y politizadas supervisiones nacionales era esencial si se quería avanzar hacia una Unión Bancaria, para llegar a compartir juntos los riesgos de cualquier banco europeo. Nuevas cartas en el futuro nos develarán lo que ahora se está debatiendo sobre Deutsche Bank, Caixa Geral o Monte dei Paschi di Siena. Esperemos que nos muestren que la confrontación de los intereses políticos nacionales consiguió que se atendieran las opiniones de los expertos.

Etiquetas: , ,

Un año de funcionamiento del MUS

Carmen Pérez | 14 de enero de 2016 a las 9:04

La Vicepresidenta del Mecanismo Único de Supervisión, MUS, Sabine Lautenschläger, hizo balance ayer en Frankfurt del primer año de actividad de esta entidad.

Lo ya hecho: la metodología de evaluación, para que puedan medirse mediante un criterio común a los bancos más grandes de la zona del euro.

Lo por hacer: vigilar una serie de riesgos que se observan en el sistema bancario europeo como el posible cambio del modelo de negocio, con mayor riesgo, por la pérdida rentabilidad asociada a los bajos tipos de interés. La morosidad, la concentración o la liquidez son otras cuestiones claves para la supervisión en el año próximo. También, asegurar el cumplimiento de los nuevos requisitos de capital establecidos en la nueva normativa.

Pero luego apunta a una cuestión más conflictiva, la de los poderes que conservan aún las diferentes naciones en materia de supervisión, cuyas legislaciones establecen que sus autoridades de supervisión son competentes para tratar temas específicos en este ámbito que no se mencionan expresamente en la legislación europea.

El alto grado de armonización de la regulación bancaria básica que se ha alcanzado ha permitido que se ponga en marcha la supervisión única, pero, como advierte la vicepresidenta del MUS,  no es fácil alcanzar una supervisión única sin una legislación que también lo sea. Cada proceso unificador abre a su vez nuevos frentes para unir. Ya lo dijo el padre de Europa, Robert Schuman: “Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas”.

https://www.ecb.europa.eu/press/key/date/2016/html/sp160113_2.en.html

Etiquetas: ,