Pressing Cash » política monetaria

Archivos para el tag ‘política monetaria’

‘Tout le nécessaire’

Carmen Pérez | 23 de octubre de 2020 a las 7:29

TRIBUNA ECONÓMICA, 13/2/2020

Al igual que le pasó a Mario Draghi, a la nueva presidenta del Banco Central Europeo le ha tocado lidiar una situación sumamente complicada al poco de llegar al cargo. Y como hizo él en su día, ella también se ha comprometido expresamente a hacer tout le nécessaire para preservar el euro. Ayer necesitaba trasmitir credibilidad en que sería capaz de hacerlo. Los mercados bursátiles europeos la esperaban con fuertes caídas, y especialmente condicionante para la toma de sus decisiones era la tremenda caída de la banca: en el último mes el índice Eurostoxx Banks había bajado un 38%.

Así, la presión sobre ella era máxima. Se esperaba que calmara el pánico que existe en el mercado a que se desencadene una recesión. Además, tenía que responder -partiendo de un margen operativo mucho más escaso- a los movimientos que habían ya dado los otros bancos centrales. La Reserva Federal intervino la semana pasada de urgencia bajando un 0,5% los tipos de interés y se espera que vuelva a actuar la próxima semana. También habían movido ficha el Banco de Inglaterra, el de Japón o el de Australia.

Su actuación se centró en tres nuevos frentes: se incrementarán las compras de activos por 120.000 millones de euros hasta final del año, asegurando una fuerte contribución de los programas de compra del sector privado; se realizarán temporalmente operaciones de refinanciación adicionales a más largo plazo para proporcionar liquidez inmediata al sistema financiero; y se lanzarán unas nuevas rondas de préstamos baratos -hasta un coste de -0,75%- para que “respalden los préstamos bancarios a los más afectados por la propagación del coronavirus, en particular las pequeñas y medianas empresas”. De forma paralela, la supervisión bancaria del BCE relajó temporalmente los requerimientos de capital y operativos en respuesta al coronavirus: mantiene en pie a los que tienen que, para activar la economía real, canalizar la política monetaria.

Pero este paquete de medidas a los mercados financieros les supo a poco. Esperaban cuanto menos que también bajara la tasa de depósito del -0.5% al -0.6%. Los índices bursátiles de la Eurozona respondieron ahondando en sus bajadas. Quizá se equivocó aunque también hay que considerar que el final de la sesión estuvo acompañado del dramático inicio de la sesión en Wall Street. El Eurostoxx cerró con caídas superiores al 12%. Nuestro Íbex 35, del 14%, la mayor de su historia.

No sabremos si los mercados se hubieran calmado en ese caso, porque el mercado americano también reaccionó a la baja y la intervención de la FED fue contundente. De fondo a lo que ocurría ayer estaba la guerra del petróleo, que amenaza con destruir el sector del gas de EEUU, la enorme tensión en el mercado de bonos americanos y el descomunal volumen mundial de deuda. La situación es sumamente grave. Ayer Lagarde volvió a reclamar “una postura fiscal ambiciosa y coordinada”. Sabe que por mucho que se haga desde la política monetaria no es en absoluto suficiente. El tout le nécessaire requiere de la acción conjunta de los gobiernos y bancos centrales occidentales. De ello depende que entremos o no en un escenario igual o peor que el de 2008.

Etiquetas: ,

Ir más allá del dopaje

Carmen Pérez | 23 de octubre de 2020 a las 7:28

TRIBUNA ECONÓMICA, 6/3/2020

Vaya sorpresa nos ha dado la Reserva Federal este martes. En la reunión -telefónica- que acababan de tener los del G-7 y los gobernadores de los bancos centrales habían acordado utilizar todas las herramientas apropiadas para lograr un crecimiento fuerte y sostenible. Pero de ahí a que Jerome Powell de forma inmediata tomara la decisión de recortar los tipos de interés había un trecho. Y dos aspectos le dan aún mayor trascendencia: primero, que el recorte haya sido de 50 puntos básicos, porque no se habían reducido tanto de golpe desde el inicio de la crisis financiera; y segundo, que no haya esperado un par de semanas para tomarla, cuando la reunión periódica habitual estaba programada para el 18 de marzo.

Al día siguiente conocimos la última encuesta nacional de la Reserva Federal sobre las condiciones comerciales -el libro beige-, donde los gobernadores de los distintos Estados ponían de manifiesto cómo el coronavirus ha comenzado a impactar en el turismo y a interrumpir las cadenas de fabricación en EEUU. Pero no sólo está pasando allí, el rosario de empresas afectadas por todas partes no acaba. La OCDE también había manifestado días antes que la depresión es claramente de naturaleza global, con China en el epicentro. “La economía global se ha vuelto sustancialmente más interconectada”, dijo, recordando que en 2002, la economía de China era igual al 6% de la economía mundial, y en 2019, del 17%.

Además, al igual que el médico mira el estado de salud previo al contagio del paciente, sabiendo que es decisivo para su evolución, la respuesta pública ha de mirarse a la luz de las patologías que sufría ya la economía antes del coronavirus. Y no hay que olvidar que estaba planteada una guerra económica entre EEUU y China, aunque estuviera calmada por una tregua; y que las economías no se habían recuperado limpiamente de la crisis, sino gracias a un fuerte dopaje por más de una década, y que aún así estaban volviendo a dar muestras de debilidad, intensa además en el caso europeo.

Con este panorama y con la incertidumbre sobre la duración que tendrá el brote, no sólo Powell, sino numerosos bancos centrales se han lanzado a inyectar nuevos chutazos. China o Australia ya habían tomado medidas monetarias antes. Luego le han seguido otros bancos centrales, como el Banco de Canadá o Inglaterra. Y la presión para que el BCE también actúe la próxima semana es máxima. Que lo hagan todos a la vez es algo que no se veía desde 2008.

Pero la eficacia de estos estímulos, dada la naturaleza de los shocks que está provocando el virus, puede ser escasa. Por ello, paralelamente también se están poniendo en marcha incentivos fiscales. Lo ha hecho el gobierno chino, están tramitándose en el Congreso americano… En Europa se ha decidido flexibilizar el déficit siempre que sea por paliar el brote pero se hace esencial tomar más medidas específicas. Así, Luis Garicano, de Ciudadanos, ha propuesto una batería de medidas urgentes de carácter temporal en el Parlamento Europeo en apoyo a autónomos y pymes afectadas. Aquí, en España y en Andalucía, se debería reaccionar también en este sentido para combatir desde ya el impacto económico de este virus.

 

“Escuchad, alemanes”

Carmen Pérez | 23 de octubre de 2020 a las 7:22

TRIBUNA ECONÓMICA, 14/2/2020

Que nos quede claro a todos los alemanes: las críticas que se hacen desde nuestro país, Alemania, al Banco Central Europeo no están en absoluto justificadas”. Algo así es lo que vino a decirles este lunes a todos sus compatriotas Isabel Schnabel, ahora miembro del Comité Ejecutivo del BCE. Y no sólo lo dijo sino que lo argumentó en un discurso, Narratives about the ECB’s monetary policy – reality or fiction?, en Karlsruhe, ante la Sociedad Alemana de Investigación Jurídica.

Y es que Christine Lagarde, la nueva presidenta del BCE, la ha puesto en el cargo -entre otras cosas- para esto, para lavar la imagen del banco central en Alemania. Quiere rebajar la excesiva crítica que realizan los alemanes porque pone en peligro la confianza en la política monetaria única y socava la cohesión europea. Schnabel recuerda cómo entre otras lindezas se le ha llamado “conde Draghila” a Mario Draghi , el ex presidente, por “chupar” las cuentas de ahorro alemanas o cómo algunos políticos se han referido a él como “el sepulturero de los ahorradores alemanes”.

Este perjuicio a los ahorradores es lo que ocupa en gran medida su discurso, y también una reciente entrevista que ha concedido al diario Die Welt. Según ella es uno de los bulos que han extendido los críticos con la política monetaria expansiva de estos últimos años. Pero Schnabel se equivoca intentando derribar esto, porque es una realidad irrefutable. De hecho, sólo es capaz acudir a un argumento que poco consuelo puede proporcionar a los ahorradores: que hay que atender a las tasas reales de interés (tasas nominales menos la inflación) y que visto así, en comparación con otras épocas, no es tanto lo que pierden.

Aunque eso sí, Schnabel señala que Alemania no se compone sólo de ahorradores, sino también de prestatarios, contribuyentes, propietarios y, por supuesto, trabajadores. Y todos ellos han salido ganando. Schnabel proporciona datos que pueden abrirle los ojos a muchos alemanes: un ahorrador medio puede haber recibido unos 500 euros por año menos de intereses. Sin embargo, un prestatario medio ha pagado casi 2.000 euros menos de intereses. Además, el gobierno alemán ha ahorrado más de 40.000 de euros en intereses desde 2017, con los que podrían haber desarrollado políticas compensatorias.

Pero, en todo caso, las cuestiones de dinero nunca son en términos absolutos. Y los alemanes podrán seguir aduciendo que en relación a otros países con mayor endeudamiento -público y privado- ellos salen ganando menos. Por eso mejor camino que insistir en esas cuentas cicateras y miopes es hacerles ver que las medidas del BCE han respaldado la inversión, el crecimiento y la creación de empleo en toda la zona del euro, y especialmente en la economía alemana. Y que a ellos les ha ido bien en gran medida porque el resto se ha recuperado.

Para conseguir una mayor cohesión en la Eurozona se hacen necesarias grandes dosis de pedagogía para que todos los europeos comprendan que les va mejor juntos que por separado. Cuestión aparte, a la vista de la situación, además debería abrirse con urgencia un gran debate: ¿qué clase de sistema económico es éste que perjudica al que ahorra y premia al endeudado?

Draghi: “Es el momento de la política fiscal”

Carmen Pérez | 29 de diciembre de 2019 a las 21:41

TRIBUNA ECONÓMICA, 13/9/2019

Las reuniones del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, lejos de pasar desapercibidas, siguen teniendo igual o más intensidad incluso que en plena crisis. Las expectativas con la de ayer eran muy altas. En julio Mario Draghi ya dio señales de que volvería a actuar y de manera contundente. Y lo ha hecho, a él no le tiembla el pulso para apoyar desde su ámbito a la economía de la eurozona. Estableció un pack completo, interviniendo de varios maneras. Sin embargo, lo más importante fue el mensaje que trasmitió durante su conferencia, la penúltima antes de darle paso a Christine Lagarde, a los países del euro: “Es el momento de que la política fiscal coja el testigo de la política monetaria”.

Justificó las medidas adoptadas por los datos estadísticos recibidos desde la última reunión, que apuntan a una debilidad más prolongada en la economía de la zona euro: “La desaceleración económica de la zona euro ha sido más acusada de lo esperado”, y porque “los riesgos en torno a las perspectivas de crecimiento de la Eurozona siguen inclinados a la baja”. De hecho, el BCE ha rebajado una décima las previsiones del crecimiento del PIB para este año (1,1%) y dos para el próximo (1,2%). Y de igual modo, corrige a la baja las previsiones de inflación: 1,2% para este año desde el 1,3%, y del 1% para 2020, desde el 1,4% pronosticado anteriormente.

La intención con este paquete de medidas es seguir apoyando el acceso a la financiación, en particular para las pequeñas y medianas empresas. En concreto, se elimina el límite temporal -verano de 2020- que estaba marcado para la subida de los tipos de interés, dejando esta posibilidad abierta, indefinida, hasta que haga falta. Continuarán las reinversiones de los activos que vayan venciendo, pero además se establece un nuevo programa de compras netas de activos -sin especificar cuáles- después del descanso de 9 meses. El ritmo será de 20 mil millones de euros al mes a partir del 1 de noviembre, sin plazo. Se baja el tipo de depósito del -0,4% al -0,5%-, con un nuevo sistema escalonado para compensar parte del impacto negativo en la rentabilidad bancaria. Y, por último, se retoca la nueva serie de TLTRO III en términos financieros más favorables para la banca.

Conforme a su mandato, el BCE ha brindado de nuevo, y seguirá haciéndolo en el futuro, apoyo monetario. Pero por sí solo será claramente insuficiente. Al pedir Draghi el relevo de la política monetaria está declarando su desconfianza en la eficiencia que puedan tener más estímulos monetarios en una economía ya completamente estimulada. Las medidas están perdiendo efectividad para conseguir potenciar la inversión privada. No sirven para nada si el apetito por la deuda no las acompañan. Así, el protagonismo han de cogerlo necesariamente los gobiernos de la eurozona, acometiendo reformas estructurales, bajando impuestos o gastando. Aunque de ningún modo debería tratarse de gastar por gastar, por mucho margen fiscal del que se disponga, sino de invertir, de acometer proyectos -de infraestructuras, en redes de comunicación, digitalización o descarbonización- que no supongan para el futuro contribuyente una carga.

¡Gasta, Alemania, gasta!

Carmen Pérez | 29 de diciembre de 2019 a las 21:37

TRIBUNA ECONÓMICA, 6/9/2019

l miércoles Christine Lagarde recibió el respaldo de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara para que presida el Banco Central Europeo (BCE) a partir del 1 de noviembre. En el discurso que pronunció en ese acto de nominación, la sucesora de Draghi advirtió de que “los desafíos que justifican la política actual del BCE no han desaparecido” y que, por tanto, estaba a favor de continuar con una política monetaria muy acomodaticia durante un largo período de tiempo. Pero también dejó claro que “ella no es un hada” y que “los bancos centrales no son el único juego en la ciudad”, reclamando a los gobiernos europeos el desarrollo de una política fiscal que estimule la debilidad de la economía de la eurozona. Tampoco es que esta petición sea una novedad, ha sido la rogativa con la que Mario Draghi ha cerrado todas sus intervenciones estos últimos años. Sin éxito.

Pero, por supuesto, se refieren a que gasten más los gobiernos más ricos de la Eurozona: “Los que tienen la capacidad de utilizar el espacio fiscal disponible deberían gastar en mejorar su infraestructura”. Son la mayoría, apuntó, pero su petición especialmente iba dirigida a Alemania. Hay que recordar que la economía alemana dejó atrás los altos déficits del principio de la crisis en 2014 y ha ido incrementando sus superávits fiscales hasta situarse en el 1,7% en 2018. Por su parte, y consecuentemente, su deuda pública ha caído del 80% del PIB de entonces hasta al 60,9%.

El estímulo presupuestario de esos países que tienen margen fiscal no sólo tendría un impacto positivo en los que lo llevan a cabo, sino que se extendería también al resto de los países de la eurozona. Por eso, también Lagarde abogó al mismo tiempo porque se institucionalice más la cooperación, reforzando el presupuesto embrionario de la eurozona, cuyo fondo serviría para potenciar de forma centralizada a las economías con problemas. Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, que se pronunció días antes en la misma línea que Lagarde, señaló que el presupuesto federal en EEUU suaviza cerca de un 10% las perturbaciones económicas.

Pero por ahora la política fiscal la deciden, bajo ciertas normas de equilibrio presupuestario, los países por sí solos. Alemania no ha querido adoptar una posición inversora estos últimos años que podría haber beneficiado a todos. Tampoco en política monetaria ha mirado por sus socios, atacando durante toda la crisis las medidas del BCE que tanto bien les han hecho a países como España. Afortunadamente la política monetaria se diseña tomando en consideración la situación del conjunto de la eurozona. Y bien que les ha venido, porque sus condiciones de financiación ahora son excelentes. El bono a diez años alemán cotiza actualmente en el entorno del -0,7% e incluso consiguió el 21 de agosto colocar deuda a 30 años a tipos negativos. Su ministro de finanzas, Olaf Scholz, ha anunciado que podrían invertir hasta 50.000 mil millones de euros, algo menos del superávit que tuvo en 2018. Todo apunta a que Lagarde tendrá éxito y su rogativa será escuchada por Alemania. Pero, eso sí, lo hará por combatir su recesión, no por redimirnos al resto.

Listos para actuar

Carmen Pérez | 2 de septiembre de 2019 a las 9:22

TRIBUNA ECONÓMICA, 7/6/2019

No todas las reuniones que periódicamente mantiene el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) levantan el mismo nivel de expectación. Las decisiones que se han tomado en muchas de ellas eran en gran medida predecibles. Sin embargo, en otras, como pasaba con la de ayer, la incertidumbre sobre lo que se comunicaría era alta. En esta ocasión Mario Draghi estaba sometido a una enorme presión, principalmente por dos motivos: por las palabras del miércoles del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, que anticipan sin tapujos una próxima bajada de tipos; y por los datos de Eurostat de esta semana sobre la inflación, el objetivo del BCE, que cayó del 1,7% de abril al 1,2% en mayo.

En su conferencia Draghi reconoció que a pesar de que los datos en la eurozona eran algo mejores de lo esperado para el primer trimestre, la información más reciente indica que los vientos globales en contra continúan afectando a las perspectivas de la zona euro. Y señaló las causas, agregando: “La presencia prolongada de incertidumbres relacionadas con factores geopolíticos, la creciente amenaza del proteccionismo y las vulnerabilidades en los mercados emergentes está dejando su huella en el sentimiento económico”.

Tanto los riesgos que señaló, como otros que no nombró explícitamente -los problemas con el presupuesto italiano y el Brexit- no sólo siguen presentes sino que se están agudizando, y resulta difícil cuantificar los efectos negativos que finalmente tendrán sobre el crecimiento. Por ahora, en Europa existe una aparente incoherencia, porque las encuestas y los indicadores muestran un empeoramiento de la confianza, especialmente en el sector manufacturero, pero los datos de PIB y de empleo siguen mostrando resistencia. Descontando Italia, las noticias más sombrías provienen de la economía alemana, con un crecimiento escaso y donde el paro se ha elevado en el último mes por primera vez desde 2013.

La respuesta de Draghi ante esta prolongación de la incertidumbre ha sido retrasar de nuevo una posible subida de los tipos de interés, hasta al menos el primer semestre de 2020. Además ha vuelto a recalcar que se seguirá reinvirtiendo en comprar bonos los reembolsos de los que tienen en cartera y vayan venciendo. Ni se bajaron los tipos ni se retomaron las compras, pero dejó bien claro que el Consejo de gobierno del BCE está listo para actuar en caso de contingencias adversas, ajustando todos sus instrumentos según proceda. Exactamente la misma postura que adoptó Jerome Powell dos días antes.

Tampoco Draghi cedió ayer a la presión del sector bancario. Pese a las reiteradas reivindicaciones para que subiera la tasa de depósito, la ha mantenido en el -0,4%. Además, las condiciones de las TLTRO III que empezarán en septiembre son generosas para los bancos que presten, pero penalizan -respecto al TLTRO II- a los que no lo hagan y prefieran en cambio dedicarse al carry trade. Así, el coste de las nuevas líneas de liquidez será de un 0,1% frente al 0% de las pasadas, pero los bancos pueden reducir este coste hasta el -0,3% si su volumen de préstamos supera el índice de referencia. Ante esto, los bancos reaccionaron en Bolsa cayendo con fuerza.

Etiquetas: ,

Noticia buena mala

Carmen Pérez | 2 de septiembre de 2019 a las 9:21

TRIBUNA ECONÓMICA, 31/5/2019

Al final del año pasado, los economistas advertíamos de que el coste de financiación de nuestra deuda subiría cuando se retirara el que había sido su principal comprador, el BCE, aunque siguiera reinvirtiendo los importes de los bonos que le fueran venciendo: equivocación. El coste del bono español ha ido descendiendo desde el 1,73% de octubre hasta el 0,72% que marcó esta semana. Increíble, porque no estamos hablando de la financiación a corto plazo, sino a 10 años. De mantenerse en estos niveles significará un alivio de intereses para países como España, con una deuda pública que sigue marcando en valores absolutos record tras record. Desde esta perspectiva, la noticia es espléndida.

Este efecto no sólo ha dado en España. Las bajadas del rendimiento de los bonos hasta situarse en mínimos históricos la experimentan también países como Grecia o Portugal y se ha suavizado incluso la tensión en la deuda italiana. El bono alemán profundiza en los tipos negativos: Alemania cobra un 0,17% anual porque le presten dinero a 10 años. Y tampoco se descarta que el bono de EEUU descienda del 2% por primera vez desde finales de 2017.

La causa de la oleada de compras de bonos públicos puede resumirse en una palabra: miedo. La guerra China-EEUU siembra pesimismo y lleva a los inversores a buscar activos más seguros. Esta semana saltaron las alarmas tras la visita del presidente Xi Jinping a una planta de procesamiento de tierras raras, donde se obtienen unos elementos químicos que son completamente necesarios para fabricar productos tecnológicos.

El temor es que China -productor del 71%- contraataque utilizando el suministro de estos elementos como arma. En el parte de guerra semanal también hay que incluir la acusación de Trump a China por manipulación del yuan y la petición de China a EEUU de que declare inconstitucional el veto a su tecnológica.

Pero más allá de esta guerra, aunque agudizada por ella, la perspectiva de desaceleración económica global, incluso de recesión, es lo que subyace en el comportamiento de la renta fija pública. Carmen Reinhart (Universidad de Harvard) destacaba esta semana que la ralentización de China es más profunda y duradera que lo que se esperaba. Por su parte, el Bundesbank también esta semana afirmaba que la mejoría del primer trimestre alemán se debió a factores extraordinarios pero que la tendencia económica en general continua siendo débil. De hecho, Alemania registró en mayo el primer incremento de la tasa de paro desde noviembre de 2013.

Con este panorama la volatilidad en los mercados financieros será elevada. La FED podría bajar los tipos de interés. Al BCE -el 6 de junio tiene Consejo de Gobierno- la opción de subirlos se le aleja y se aviva la posibilidad de que reinicie las compras. En España -con un crecimiento del PIB del 2,4%- la ralentización económica está siendo mucho más moderada.

Además, ahora se encuentra con el beneficio del menor coste de financiación y el estímulo fiscal indirecto que supone que particulares y empresas vayan a seguir endeudados tan baratos. Pero España no podrá evitar el contagio de lo que está pasando, mejor ser conscientes del mal que esta buena noticia lleva incorporado.

Draghi: ¿qué hago con la banca?

Carmen Pérez | 3 de mayo de 2019 a las 9:42

TRIBUNA ECONÓMICA, 12/4/2019

A ver, Mario Draghi necesita a los bancos. Hoy por hoy son el medio por el que se canaliza la política monetaria. El sistema financiero actual es así: la economía funciona si ellos prestan, aumentando la oferta monetaria y provocando que la economía se expanda. Esto explica la tasa de depósitos -el -0,4%- que actualmente el Banco Central Europeo les cobra. Es la forma de empujarlos a que no dejen su dinero aparcado allí y lo presten a particulares y empresas. El balance del BCE refleja que la liquidez de los bancos supera los 1,8 billones de euros, excediendo enormemente el importe de las reservas mínimas obligatorias, que ascienden a unos 128.000 millones de euros (datos a finales de 2018). Este exceso de liquidez les supone a los bancos de la Eurozona un coste -unos 7.000 millones de euros al año- que daña su rentabilidad.

Pero, mira, que no se quejen. Sus graves problemas de rentabilidad tienen otras muchas causas. Es un sector aún debilitado por la pasada crisis financiera, con más de 730.000 millones de préstamos dudosos en sus balances. Y se enfrenta a una intensa reconversión por su exceso de capacidad: el aumento de la competencia -fintechbigtech, fondos o entidades de pago y financiación- es progresivo e imparable; un trozo del negocio se está trasladando a los mercados financieros y la revolución tecnológica hace que sobre gran parte de su pesada estructura. Lo señaló Mario Draghi bien clarito este miércoles, tras la reunión del Consejo de Gobierno: el sector “está abarrotado”, está sobredimensionado “en oficinas y personas”. Y los ha animado a fusionarse.

Además, que piensen un poco. Esto del coste de la facilidad de depósitos les vendrá mal y los tipos de interés tan bajos no es el mejor de los escenarios para desarrollar su negocio, pero que imaginen por un momento lo que hubiera sido reponerse de sus desmanes pasados y afrontar la revolución tecnológica con una economía deprimida. La recuperación de estos años les ha venido de maravilla y no hubiera sido posible sin las medidas adoptadas de política monetaria. Y que se quejen de apoyo. ¿Es que no se acuerdan de que el sector público les tiene asegurados en última instancia los depósitos porque ellos por sí solos no inspiran confianza suficiente en el público para que les deje sus ahorros? ¿Es que no se acuerdan de los 734.381 millones de euros que les tiene prestados a largo plazo totalmente gratis el BCE? Mejor no seguir enumerando.

Eso sí, las medidas monetarias no afectan por igual a todos los bancos. Los que necesitan financiación la encuentran en el BCE a coste 0. La pide más la banca de Italia (32%) y de España (22%). Y sin embargo, el coste, por ejemplo, del exceso de liquidez para la banca española es de 281 millones y para la alemana de 2.484. Ahora el BCE se está planteando cómo hacerles la vida más fácil, aunque todavía en la reunión de esta semana no se han tomado decisiones. La ayuda podrá venir de elevar esa tasa de depósito, quizá de forma escalonada, y de aplicar tipos negativos a las nuevas rondas de financiación (TLTRO III). Draghi , y volvemos al principio, los necesita a todos, y hará lo que sea necesario, pero ojo, por el bien de la Eurozona.

Encaje de bolillos financiero

Carmen Pérez | 27 de marzo de 2019 a las 17:11

TRIBUNA ECONÓMICA, 8/3/2019

Ayer Mario Draghi, tras una nueva reunión del Consejo de Gobierno del BCE, prosiguió con al encaje de bolillos financiero que empezó hace más de siete años. Siguiendo esta técnica volvió a entretejer los hilos de la economía de la Eurozona, aquejada de distintos problemas. Y lo hizo, como siempre, colocando los alfileres que considera necesarios para sostenerla, sin olvidarse de que el tejido resultante tiene que parecerse al objetivo que tiene asignado, esto es, llevar la inflación al 2%. El paño durante todos estos años le ha ido saliendo, lo que ya es de por sí un gran éxito, porque por el 2012 los hilos estaban tan enrevesados que parecía imposible sacar nada bueno de ellos. Pero el parecido con el patrón se le resiste. Y no dejan de surgir problemas.

El hilo más difícil con el que le toca lidiar ahora es el del crecimiento del PIB de la Eurozona, que se ha venido abajo. El BCE ha reducido drásticamente su previsión para 2019, hasta el 1,1%, y las rebajas también se extienden a 2020 y 2021. Alemania crecerá sólo un 0,7%, el más bajo desde 2013. El caso de Italia es aún más grave, su PIB descenderá un -0,2%. Además, los riesgos a los que está sometido -que ya señaló Draghi que habían girado a peor- persisten.

La guerra comercial declarada por EEUU puede hacer mucho daño, de forma indirecta por lo que pase con China, pero también directamente por su comportamiento con Europa. Las palabras de Trump sobre la UE el pasado 25 de febrero, recogidas por Federico Steinberg, investigador del Real Instituto Elcano, dejan clara su actitud: “Les hemos dicho que tenemos que reunirnos. Y que si no nos reunimos vamos a machacarlos a aranceles”, en clara amenaza a los coches europeos. Y ahí sigue el Brexit, empantanado, cuando se acerca la fecha límite para llegar al acuerdo.

Ante todo esto había que actuar y Draghi lo ha hecho. Los tipos de interés siguen en el mismo nivel, pero ha retrasado posibles subidas hasta al menos finales de 2019. El programa de reinversión de bonos continua. Y ha puesto nuevos alfileres para lidiar con los bancos, que no son hilos sino sogas a su cuello. Así, en septiembre se pondrán en marcha las TLTRO III (préstamos gratuitos a dos años a los bancos, condicionados a que den crédito). Se quiere evitar que se encarezcan los préstamos bancarios cuando la actividad se ha debilitado, pero también apoyar a los bancos, especialmente italianos y españoles, que tienen que afrontar vencimientos de TLTRO pasadas por 380.000 millones de euros.

El retraso de los tipos le ha sentado mal a las bolsas, sobre todo a la banca: la desaceleración económica es muy seria. El refugio ha sido los Tesoros: el bono español bajó al 1%. Y es que hacer encaje de bolillos financiero es muy delicado y complejo. Draghi va a concluir su mandato con todos los alfileres puestos sin conseguir que la inflación llegue al modelo -está en el 1,2%- y con un recorte sustancial en las previsiones de crecimiento. Pero está harto de decirlo. El encaje para que sea sólido tendría que tejerse también desde el lado económico y no fiarlo todo al financiero: ha vuelto a suplicar a los gobiernos de la zona euro que apliquen políticas favorables al crecimiento.

A cámara lenta

Carmen Pérez | 3 de febrero de 2019 a las 17:37

TRIBUNA ECONÓMICA, 25/1/2019

A los bancos centrales se le han puesto las cosas más difíciles. El camino hacia la normalización monetaria que comenzó hace ya años en la Reserva Federal (Fed) y en otros bancos centrales, como el de Canadá o el Banco de Inglaterra, se ha complicado. También para el nuestro, el Banco Central Europeo (BCE), que los sigue con retraso. La paciencia, que ha sido una de las palabras banderas de Mario Draghi -junto con prudencia y persistencia- se ha convertido también en la nueva palabra de la Fed. La desaceleración económica y la volatilidad en los mercados exigen estar a verlas venir, no hay otra. De momento no es que vayan a desviarse o retroceder en este proceso pero lo que sí han hecho es ponerlo a cámara lenta. Ahora, incluso algunos miembros de sus consejos, que eran claramente halcones, se han vuelto palomas.

Los datos de la revisión a la baja del crecimiento de EEUU -del 3% al 2,3%- y los descensos bruscos en Wall Street de diciembre, tras la última subida de tipos, constituyen un problema para la Fed. Se le acusa de alimentar la volatilidad financiera y de poner en riesgo el bienestar económico del país. De nada sirvió que de forma paralela a la subida de esos 25 puntos básicos. le acompañara una declaración de mayor suavidad para el año que viene. En una conferencia posterior Jerome Powell tuvo que suavizar aún más las cosas, aclarando que los tipos de interés ya han alcanzado el límite inferior de la tasa neutral: donde la Fed dijo que serían tres la alzas, y luego dos, ahora es posible que quede en una o en ninguna. También está por ver si detiene la reducción de su balance, que venía disminuyendo a razón de 50.000 dólares al mes. Todo dependerá de sus dos objetivos: la inflación y el empleo.

En cuanto al BCE, ayer tuvo lugar una nueva reunión de su Consejo de Gobierno. No se esperaba ningún cambio y así ha sido, aunque había cierta expectación por los comentarios que hiciera Mario Draghi tras lo sucedido en EEUU. En la Eurozona, aunque ya finalizó el programa de compra de activos, la economía seguirá muy estimulada por la promesa de reinversión de los activos que vayan venciendo. Esto no es poca cosa, significa que el BCE comprará hasta 200.000 millones de bonos este año, fundamentalmente bonos soberanos. En cuanto a los tipos de interés, ayer mantuvo que permanecerán en los niveles actuales “hasta al menos durante el verano de 2019″.

Pero las tasas de crecimiento “han seguido siendo más débiles de lo esperado” y “es probable que la inflación general disminuya aún más en los próximos meses”. Además, Draghi reconoció que existe “una larga lista de factores” que pueden influir en el crecimiento más allá del corto plazo”. Expresamente mencionó el Brexit, la amenaza proteccionista, la desaceleración en China y los problemas de la industria automovilística alemana ante el riesgo de aranceles. Su tono más pesimista y alarmista cabe esperar que también el BCE se ponga en cámara lenta y que la subida de tipos no llegue hasta finales de 2019 o que incluso haya que esperar a 2020. No sólo el BCE, a todos los bancos centrales no les queda más remedio que ir “ajustando todos sus instrumentos” sobre la marcha. No lo van a tener nada fácil.

 

Etiquetas: , ,