Pechuga rellena con pistachos y naranja

Laura Vichera | 22 de noviembre de 2012 a las 8:13

  • 8 filetes de pechuga de pollo de corral
  • 8 lonchas de queso para fundir
  • un puñado de pistachos pelados
  • una naranja
  • un vaso de zumo de naranja natural
  • un vasito de ron
  • harina para rebozar
  • unas hojas de hierbabuena fresca
  • unas bayas de enebro
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez limpia la pechuga de grasa, aplanar los filetes con un mazo, los salpimentamos por ambas caras y se reservan en un plato. En el mortero, machacar unas hojas de hierbabuena picada con algo de ralladura de piel de naranja y luego, añadir las bayas de enebro y unos granos de pimienta rosa y mezclar con los pistachos troceados.

Sobre la superficie de trabajo, colocar una hoja grande de film transparente y encima ponemos los filetes de pechuga, procurando que se monten unos sobre otros. Cubrir con las lonchas de queso, repartir por encima el relleno de forma que no llegue a los bordes y con ayuda del plástico, vamos enrollando como si fuera un brazo de gitano.

Cuando esté terminado, coser con hilo de cocina a lo largo y también por los extremos para que no se salga. Pasar por harina y en una cazuela amplia, con un hilo de aceite de oliva, freír a fuego vivo, dándole la vuelta sin pincharlo hasta que esté dorado.

A continuación, mojar con el ron, flambear y, cuando se evapore el alcohol, agregar el vaso de zumo de naranja, bajar el fuego, tapar y cocemos durante media hora. Si fuera necesario, añadimos algo más de zumo o de caldo.

Justo antes de apartar del fuego, añadir los gajos de la otra naranja, sin pieles ni semillas y dejamos cocer unos minutos más todo junto.

Los comentarios están cerrados.