¿Qué comemos hoy? » alcaravea

Archivos para el tag ‘alcaravea’

Gratinado de brécol y zanahorias

Laura Vichera | 5 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 2 piezas hermosas de brécol
  • 3 zanahorias grandes
  • 300 grs de champiñones pequeños
  • 2 dientes de ajo
  • 120 grs de queso rallado, tipo Emmental o Gruyère
  • 60 mls de leche fría
  • 2 cucharaditas de mostaza
  • 40 grs de harina de maíz
  • unas gotas de zumo de limón
  • una guindilla
  • unas semillas de alcaravea
  • nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

En primer lugar, limpiar los champiñones, los cortamos en cuatro, rociar con unas gotas de zumo de limón y reservamos. Despuntar y pelar las zanahorias y las cortamos en rodajas. Retirar la parte más dura de los tallos del brécol y lo separamos en ramilletes. Enjuagar y reservamos.

A continuación, cocemos las rodajas de zanahoria y el brécol al vapor, juntos o por separado. Cuando estén “al dente”, los pasamos a un escurridor y dejamos enfriar.

En unas gotas de aceite de oliva, rehogamos los champiñones con la guindilla, a fuego vivo hasta que suelten todo el agua y se sacan bien escurridos a una fuente, ligeramente engrasada, donde los mezclamos con el resto de verduras.

En un cuenco desleímos la harina de maíz con la mitad de la leche, bien fría y cuando ya no tengamos grumos, agregar la leche restante. Volcar en un cazo y arrimar a fuego suave. Mover constantemente hasta que comience a espesar.

Fuera del fuego, dejamos templar unos minutos y agregar la mostaza y  los dientes de ajo machacados. Añadir también las semillas de alcaravea, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta negra molida. Incorporar el queso rallado, mezclar y volcar sobre las verduras. Hornear a 225 grados durante veinticinco minutos, hasta quede bien dorado. Servir enseguida.

Estofado de cordero con zanahorias

Laura Vichera | 12 de enero de 2015 a las 8:13

  • 750 grs de carne de cordero deshuesada, pierna o paletilla
  • 4 zanahorias grandes
  • 3 tomates de pera maduros
  • 3 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • ½ litro de caldo de carne desgrasado
  • una copita de vino Generoso: tipo Amontillado o Manzanilla
  • unas ramitas de tomillo
  • una pizca de harina
  • pimentón picante
  • unas semillas de alcaravea
  • unos granos de pimienta negra
  • una cucharadita de azúcar
  • sal y pimienta molida
  • aceite de oliva

Una vez limpia la carne de grasa, cortar en dados medianos, salpimentamos y los pasamos por harina. En una cazuela grande, calentamos unas cucharadas de aceite de oliva. Rehogamos a fuego medio, de forma que la carne quede bien dorada. Se saca a escurrir sobre papel absorbente y reservar.

En el aceite que nos ha quedado en la cazuela, rehogamos las zanahorias cortadas en rodajas gruesas y las cebolletas en aros finos. Cuando vayan ablandándose, incorporar los dientes de ajo ligeramente machacados y los tomates sin piel ni semillas, cortados en dados.

Sin dejar de mover, dejamos que el sofrito vaya haciéndose y que la verdura suelte todo el agua. Dejamos que reduzca, incorporar de nuevo la carne, los granos de pimienta, las semillas de alcaravea y el tomillo atado con el laurel.

A continuación, mojar con el vino y dejamos evaporar. Espolvorear el pimentón, una pizca de sal y de azúcar. Cubrir con el caldo y sacudir la cazuela.

Finalmente, dejamos cocer a fuego muy suave una hora aproximadamente, vigilando de vez en cuando por si fuera necesario agregar algo más de líquido. La carne debe quedar muy tierna.

Dejamos reposar fuera del fuego y acompañar con unas patatas fritas en dados grandes.

Crema de patatas con queso azul

Laura Vichera | 5 de diciembre de 2014 a las 8:13

  • 5 patatas medianas
  • la parte blanca de un puerro grande
  • 2 chalotas
  • un trozo de queso azul, mejor Bavaria o Gorgonzola (más suaves que el queso Roquefort)
  • caldo de verduras
  • unas semillas de alcaravea
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra recién molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, preparamos el sofrito y ponemos el caldo a calentar en un cazo pequeño. Picar muy menudas las dos chalotas y picar también la parte blanca del puerro. Los rehogamos a fuego suave, en otra cazuela con un chorrito de aceite de oliva y la cucharada de mantequilla, moviendo para que se vayan ablandando sin dorarse.

A continuación, incorporar las semillas de alcaravea ligeramente machacadas y las hebras de azafrán. Tostar un poquito y cuando vayan soltando aroma y color, incorporamos las patatas cascadas en trozos medianos.

Durante unos minutos, vamos moviendo, añadir una pizca de sal y de pimienta negra molida. Cubrir con el caldo caliente, mezclar y tapar a medias la cazuela. Cuando comience a hervir, bajar el fuego y cocer unos veinticinco minutos.

Pasado este tiempo, dejamos templar un poquito y triturar con la batidora hasta obtener una crema fina. Añadir parte del queso en trocitos y triturar de nuevo.  Podemos dejarla así o la pasamos por el chino.  Dejar a fuego muy suave, moviendo para que espese ligeramente.

En la plancha, tostamos unas rebanadas de pan cortadas muy finitas. Al sacar a la mesa, se sirve la crema bien caliente, en platos hondos. En el centro de cada uno de ellos, colocamos una rebanada de pan y repartimos por encima unas migas de queso y también algunas semillas de alcaravea.

Estofado de pollo, naranja y miel

Laura Vichera | 30 de octubre de 2014 a las 8:13

  • un pollo de corral
  • una docena de cebollitas francesas
  • 3 dientes de ajo
  • una tira ancha de piel de naranja
  • 2 cucharadas de miel
  • caldo de ave desgrasado
  • un vasito de vermú blanco seco
  • unas ramitas de tomillo
  • 2 hojas de laurel
  • unas semillas de alcaravea
  • salsa de tomate casera
  • una pizca de harina para rebozar
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Cuando tengamos el pollo ya troceado, retirar la piel y la grasa, enjuagar cuidadosamente y secar con papel de cocina. Salpimentamos y pasar por harina. Poner el caldo a calentar en un cazo y mantenemos templado.

En la cazuela donde vayamos a prepararlo, calentar un chorrito de aceite de oliva y freír los trozos de pollo a fuego vivo, sin dejar de mover, para que se doren bien.

Luego, los sacamos bien escurridos a un plato y en ese aceite que nos ha quedado,  rehogar las cebollitas peladas y enteras. Dejamos al fuego hasta que comiencen a estar transparentes.

A continuación, añadir un ramillete hecho con el tomillo, el laurel y la tira de piel de naranja. Agregar tres o cuatro cucharadas de salsa de tomate y los granos de pimienta rosa.

También añadimos los dientes de ajo sin pelar, ligeramente machacados y rehogar todo junto,  a fuego medio y sin que tome color.

Unos minutos después, agregar los trozos de pollo, los granos de alcaravea y la miel, damos unas vueltas, mojar con el vermú y dejamos evaporar el alcohol.

Por último, cubrir con  un par de vasos de caldo, sacudir la cazuela, tapar y cocer a fuego muy suave durante una hora. Acompañar con arroz blanco.

Pollo caramelizado con melocotones

Laura Vichera | 2 de octubre de 2014 a las 8:13

  • un pollo de corral mediano
  • 2 melocotones grandes, de pulpa firme
  • 3 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de miel
  • caldo de pollo desgrasado
  • ralladura y zumo de naranja
  • un vasito de vermú blanco seco
  • una cucharadita de semillas de alcaravea
  • unas hojas de salvia
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Cuando hayamos troceado el pollo, retiramos la piel y los restos de grasa, se enjuaga y secamos bien. Luego salpimentar y reservamos en una fuente.

A continuación, en el mortero, machacamos unos granos de pimienta con los dos dientes de ajo, ralladura de piel de naranja, las semillas de alcaravea, unas hojas de salvia picada y una pizca de sal.

También añadimos la mitad de la miel templada y desleímos con una cucharadita de aceite de oliva. Pintar los trozos de pollo con esta marinada, tapar con film y dejamos un rato en el frigorífico, para que tome sabor.

Luego, calentar la mantequilla en una cazuela con muy poquito aceite y rehogar, a fuego vivo,  los trozos de pollo hasta dorar. Incorporar las chalotas, el jugo de maceración y el vermú.

Agregamos entonces el zumo de naranja, las otras dos cucharadas de miel y dos vasos grandes de caldo. Sacudir la cazuela, tapar a medias y cocinar a fuego suave durante cuarenta minutos.

Diez minutos antes de apartar, incorporamos los melocotones, pelados y cortados en cuartos. Dejamos reposar fuera del fuego y acompañar con cuscús o quinoa al vapor.

 

Crema de patata y calabacín

Laura Vichera | 30 de septiembre de 2013 a las 8:13

  • 4 patatas hermosas
  • 3 calabacines grandes
  • un puerro grande, la parte blanca
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • un vaso de nata ligera
  • unas hebras de azafrán
  • unas hojas grandes de albahaca
  • unas semillas de alcaravea
  • harina para rebozar
  • sal y unos granos de pimienta rosa
  • aceite de oliva

 

Una vez lavados los calabacines, los despuntamos y les quitamos la piel con un pelador. Reservar las tiras de piel de uno de ellos para la guarnición. Cortar los calabacines en dados y hacer lo mismo con las patatas.

En la cazuela donde vayamos a preparar la crema, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar las cebolletas y la parte blanca del puerro, todo muy picado. Pochar a fuego suave.

A continuación, incorporar los dados de calabacín y patata, unas semillas de alcaravea, unas hojas de albahaca, pimienta rosa y sal. Rehogar todo junto para que se mezclen los sabores y cuando todo comience a tomar color, cubrir con agua. Mezclar bien, tapar a medias la cazuela y cocer durante cuarenta minutos, aproximadamente.

Pasado este tiempo, triturar hasta obtener una crema fina. Pasar por el chino, incorporar la nata, mezclar bien, rectificar de sal y poner nuevamente a fuego muy suave.

Para la guarnición, lavar y secar unas hojas de albahaca y se secan con papel de cocina. Las pasamos por harina, se fríen a fuego vivo y las dejamos escurrir.  Cortar la piel de uno de los calabacines en tiras y hacemos lo mismo. Servir la crema en cuencos o platos hondos, repartir los chips de albahaca y verdura por encima y añadir algunas semillas más de alcaravea. Sacar enseguida a la mesa.