Archivos para el tag ‘arándanos’

Trenza de manzana y arándanos

Laura Vichera | 5 de junio de 2016 a las 8:13

  • una lámina grande de hojaldre
  • 300 mls de leche condensada
  • 4 manzanas tipo Royal Gala o Pink Lady
  • una tacita de arándanos secos
  • zumo de medio limón
  • una cucharadita de canela en polvo
  • un huevo
  • un par de cucharadas de azúcar granulada

En primer lugar, preparamos el relleno, así damos tiempo a que repose una vez hecho. Pelar las manzanas, retirar el corazón y se cortan en daditos. Las pasamos a un cuenco y mezclamos con los arándanos y el zumo de limón.

En una sartén, volcamos las manzanas y los arándanos con la canela y la leche condensada. Arrimar a fuego suave y cocinar durante diez minutos aproximadamente, removiendo de vez en cuando.

Pasado este tiempo, apartar del fuego y dejamos enfriar. Luego, volcar nuevamente en el cuenco y dejamos en el frigorífico durante, al menos, una hora.

A continuación, sacar el hojaldre del frigorífico, lo extendemos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, formando un rectángulo grande. Precalentar el horno a 180 grados.

En el centro del hojaldre, a lo largo, volcamos el relleno, dejando los dos laterales libres. Luego, cortar estos dos laterales de pasta, haciendo tiras de unos seis centímetros a cada lado.

Una a una, vamos cruzando las tiras de piel, de un lado a otro, formando una trenza, sin apretar para no aplastar el relleno.

Por último, pintar con el huevo batido y repartir por encima el azúcar granulado. Hornear durante cuarenta minutos, vigilando para que no se dore en exceso.

Fuera del horno, dejamos enfriar sobre una rejilla y servir templada, acompañada de helado de vainilla o unas cucharadas de nata semimontada sin azúcar.

Galletas de arándanos y avellanas

Laura Vichera | 13 de marzo de 2016 a las 8:13

  • 200 grs de harina de repostería
  • un huevo hermoso
  • 150 grs de mantequilla media sal muy fría
  • 90 grs de azúcar moreno
  • un puñado de arándanos
  • 65 grs de avellanas molidas
  • una pizca de sal
  • un puñado de avellanas enteras peladas

 

 Un rato antes de hornear las galletas, preparamos la masa para que pueda reposar en el frigorífico y así poder trabajarla mejor.

En un cuenco tamizamos la harina y hacemos un hueco en el centro. Incorporar el azúcar moreno y la pizca de sal. Añadimos seguidamente las avellanas molidas y también el huevo batido como para tortilla y trabajar con varillas hasta mezclar todo bien.

A continuación, incorporar la mantequilla muy fría y cortada en daditos. Añadir también los arándanos muy picados. Trabajar con las manos hasta que todos los ingredientes queden bien trabados y tengamos una masa lisa y sin grumos. Formar una bola, envolver en film transparente y dejar al menos una hora en el frigorífico.

Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180 grados y forramos una bandeja con papel sulfurizado. Sacamos la masa y vamos pellizcándola, sacando bolitas del tamaño de una nuez.

Bien separadas unas de otras, las vamos colocando sobre la bandeja. En el centro de cada una de las galletas colocamos una avellana entera y presionamos para que quede bien sujeta.

Una vez formadas todas las galletas, horneamos durante quince o veinte minutos, dependiendo del tamaño. Vigilamos durante la cocción para que no se quemen.

A medida que estén hechas, se van dejando sobre una rejilla y cuando estén completamente frías, las guardamos en una caja hermética.

Tarta de almendras y arándanos

Laura Vichera | 19 de enero de 2014 a las 8:13

  • una plancha de hojaldre
  • 100 grs de almendras crudas
  • 2 cucharadas de arándanos desecados
  • 2 cucharadas de miel de flores
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 300 mls de nata espesa
  • ralladura de piel de limón
  • unas gotas de esencia de almendras
  • una cucharada de azúcar glas

En primer lugar, montar las dos claras a punto de nieve fuerte con el azúcar glas y se dejan en el frigorífico. Escaldar las almendras y cuando tengan la piel arrugada, se sacan, dejamos enfriar, las pelamos y se secan con papel de cocina.

Luego, en el mortero las machacamos ligeramente, para que queden en trocitos, no molidas, se extienden sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado y se tuestan en el horno, precalentado a 190 grados,  unos minutos, lo justo para que tomen color.

A continuación, estirar el hojaldre y forramos un molde desmontable, presionamos sobre las paredes y pinchamos el fondo con un tenedor. Por encima, espolvoreamos el azúcar y añadir las almendras y los arándanos.

En un cuenco mezclamos la miel templada con las dos yemas y la nata.  Agregar la esencia de almendra y la ralladura de piel de limón Trabajar a mano con varillas y volcar sobre el hojaldre. Hornear durante cuarenta minutos aproximadamente.

Cuando el hojaldre ya esté cocido y doradito, sacamos y repartir por encima las claras montadas, haciendo picos. Encender el gratinador a tope y dorar.

SUGERENCIA: Esta tarta queda muy rica también sustituyendo las almendras por avellanas o nueces de pecan, aunque estas últimas son más difíciles de encontrar.

Crumble de fresas y arándanos

Laura Vichera | 3 de marzo de 2013 a las 8:13

  • medio kilo de fresas medianas, no demasiado maduras
  • 150 grs de arándanos (pueden ser congelados)
  • una cucharadita de mantequilla
  • 100 grs de harina
  • 100 grs de mantequilla fría
  • 80 grs de azúcar moreno
  • 80 grs de almendras molidas
  • una cucharadita de la siguiente mezcla de especias: nuez moscada, jengibre en polvo, canela, clavo, pimienta negra

 

Una vez enjuagadas y secas las fresas, retirar los rabillos. Si los arándanos son congelados, se dejan en un colador, y recogemos el jugo que vayan soltando.  Precalentar el grill a 210 grados.

En una sartén ponemos a fundir la cucharadita de mantequilla y agregamos la fruta, espolvorear las especias,  sacudir para que se mezclen bien, tapar y dejamos a fuego suave para que se hagan unos diez minutos.

Pasado este tiempo, destapar, incorporamos el jugo de los arándanos y subir un poquito el fuego para que reduzca. Enseguida, repartir en cuatro moldes individuales y dejamos templar.

En un cuenco, mezclamos la harina con el azúcar y la almendra molida. Incorporar a continuación la mantequilla muy fría, cortada en daditos y mezclamos rápidamente con los dedos para que la mantequilla no se ablande. Debe quedarnos una textura como de migas.

Por último, cubrimos cada uno de los moldes con esta mezcla, procurando no aplastar, para que quede suelta. Antes de sacar a la mesa, metemos en el horno y gratinar unos veinte minutos hasta que la corteza quede bien crujiente y suelta.

Podemos acompañar con unas cucharadas de nata sin azúcar semi montada.

SUGERENCIA : Se puede elaborar este mismo postre con otra fruta: ciruelas, peras, mango….y añadir a la cobertura frutos secos en trocitos o unas tiras de fruta deshidratada.

Etiquetas: , ,

Bizcocho de coco y arándanos

Laura Vichera | 16 de septiembre de 2012 a las 8:13

 

  • 4 huevos
  • 50 grs de coco rallado
  • de arándanos frescos o deshidratados
  • 200 grs de harina
  • una cucharada de levadura
  • 200 grs de azúcar blanca
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • 200 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una pizca de sal
  • algo más de harina y mantequilla para el molde

 

Si los arándanos son deshidratados, los remojamos en un poquito de agua o de leche caliente, luego se secan bien y los reservamos. Vamos precalentando el horno a 180 grados.

Con una pizca de mantequilla, engrasamos un molde alargado, tipo plumcake y espolvorear con harina. Sacudir para que no quede con demasiada cantidad y dejamos en el frigorífico mientras preparamos la masa del bizcocho.

En un cuenco grande montar las claras a punto de nieve fuerte con una pizca de sal y se reservan. En otro cuenco, mezclamos la mantequilla en trocitos, el azúcar, las yemas y la esencia de vainilla.

Luego, batir con varillas eléctricas unos tres o cuatro minutos hasta que queden perfectamente trabados. Agregar a continuación la harina tamizada con la levadura, continuar mezclando y añadir el coco rallado y los arándanos.

Por último, agregar las claras montadas, suavemente para que no pierdan volumen. Volcar en el molde, sacudir para que no queden huecos y hornear unos cuarenta minutos.

Pasado este tiempo, pinchar para comprobar que está cocido y dejamos templar fuera del horno. Luego, desmoldar sobre una rejilla y cuando esté completamente frío, cortar en tiras anchas que guardamos en una caja hermética.

 

 

 

Etiquetas: , ,

Pastel de arándanos y queso

Laura Vichera | 10 de junio de 2012 a las 8:13

  • 350 grs de arándanos, mejor frescos
  • 500 grs de queso blanco batido desnatado
  • 2 cucharadas de harina
  • 75 grs de azúcar
  • 4 huevos
  • ralladura de piel de un limón
  • una pizca de esencia de vainilla
  • azúcar glas para el acabado
  • algo más de mantequilla y azúcar para el molde
  • una pizca de sal

 

Si los arándanos son congelados, los dejamos en un colador, con un cuenco debajo para recoger el agua que suelten. Vamos precalentando el horno a 180 grados.

Con un pincel, pintamos con mantequilla un molde hondo y espolvoreamos con una cucharada de azúcar, la repartimos bien y dejamos el molde en el frigorífico mientras preparamos el resto de ingredientes.

En un cuenco grande montamos las claras a punto de nieve fuerte con una pizca de sal. Cuando comiencen a estar duras, vamos añadiendo el azúcar poco a poco, hasta que tengamos un merengue liso y brillante. Aparte, en otro cuenco, mezclamos el queso batido con las yemas, la esencia de vainilla y ralladura de piel de limón.

Cuando estén bien trabados, espolvorear las dos cucharadas de harina y vamos agregando, a cucharadas, las claras montadas, moviendo despacio para que no se bajen. Repartir la mitad de esta crema sobre el molde.

A continuación, colocar sobre ella los arándanos bien escurridos y “tapar” con la crema restante. Hornear durante cuarenta minutos aproximadamente.

Pasado este tiempo, sacamos del horno, dejamos enfriar y espolvorear generosamente con azúcar glas. Servir templada y acompañar de una bola de helado de vainilla y del jugo de los arándanos.