Archivos para el tag ‘bizcocho’

Bizcocho de mandarinas y pistachos

Laura Vichera | 29 de enero de 2017 a las 8:13

  • 4 huevos hermosos
  • 6 mandarinas grandes
  • 200 grs de pistachos molidos
  • 180 grs de azúcar moreno
  • una cucharadita de levadura
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • algo más de mantequilla y una pizca de harina para el molde
  • azúcar glas para servir

 

En primer lugar, pelamos las mandarinas y las ponemos enteras en una cazuela con agua hirviendo. Mantener al fuego durante tres cuartos de hora.

Mientras, engrasar un molde con una pizca de mantequilla y espolvorear el interior con harina. Sacudimos bocabajo para eliminar la harina sobrante y lo dejamos en el frigorífico. Precalentar el horno a 180 grados.

Pasado el tiempo de cocción de las mandarinas, las sacamos y dejamos enfriar. Las cortamos en dos, a lo ancho, sobre un plato para poder aprovechar el zumo.

Con la punta de un cuchillo retiramos las semillas y las pasamos al vaso de la batidora o el robot con el zumo que han soltado. Triturar a velocidad alta hasta obtener un puré.

En un cuenco batimos los huevos con el azúcar hasta que queden bien trabados y tengamos una crema espesa. Añadir luego la vainilla, la levadura y también los pistachos molidos.

Por último, incorporar el puré de mandarinas y acabar de mezclar.  Volcar en el molde, sacudir para que no queden huecos y hornear durante una hora y cuarto.

Acabado el tiempo de cocción, sacamos el bizcocho que debe quedar húmedo. Dejamos enfriar dentro del molde y luego desmoldamos sobre una fuente y espolvorear con azúcar glas.

También podemos adornar con algunos pistachos troceados o con unos gajos de mandarina pelados.

Bizcocho cremoso de chocolate y sésamo

Laura Vichera | 30 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 160 grs de chocolate negro para fundir (70% de cacao)
  • 80 grs de azúcar moreno
  • 80 mls de nata para cocinar
  • 3 huevos
  • 70 grs de harina
  • una cucharada de levadura
  • 2 cucharadas de tahiné (pasta de sésamo)
  • una cucharada de  semillas de sésamo para decorar
  • algo de mantequilla para el molde
  • azúcar glas para decorar

 

Para empezar, vamos precalentando el horno a 170 grados con aire. En un cuenco, troceamos el chocolate y lo calentamos al baño María. Cuando esté fundido, dejamos templar y, poco a poco, incorporar la nata y la pasta de sésamo, sin dejar de mover con las varillas.

 En otro cuenco, batimos enérgicamente los tres huevos con el azúcar hasta obtener una crema lisa y espumosa. Incorporar la harina tamizada con la levadura y añadimos luego la mezcla de chocolate. Mezclar suavemente y agregar, por último, las semillas de sésamo.

Luego, engrasar un molde redondo con algo de mantequilla y volcar la mezcla. Sacudir ligeramente para que no queden huecos y hornear durante media hora. Debe formarse una costra en la superficie pero debe quedar cremoso por dentro.

Una vez hecho, esperar a que se enfríe un poco para desmoldar. Espolvoreamos generosamente con azúcar glas y servir templado o a temperatura ambiente, para que conserve la cremosidad en su interior.

NOTA: El TAHINÉ (también llamado TAHINI o TAHINA) se encuentra en todas las grandes superficies y en tiendas de alimentación oriental. Está elaborada a base de semillas de sésamo tostadas y machacadas con aceite de oliva. Se utiliza tanto en platos dulces como salados. Es uno de los ingredientes del conocido HUMMUS o crema de garbanzos.

Brundy con crema de limón

Laura Vichera | 18 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 160 gramos de harina de repostería
  • 110 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas soperas de azúcar blanca
  • 2 cucharadas soperas de agua
  • un pellizco de sal
  • azúcar glas para servir

PARA LA CREMA

  • 4 huevos
  • 40 grs de harina
  • 220 grs de azúcar blanca
  • 160 mls de zumo de limón
  • ralladura de un limón grande

 

Para preparar este bizcocho necesitaremos un molde o una bandeja cuadrada o rectangular que recubriremos con papel sulfurizado. Precalentamos el horno a 180 grados.

En un cuenco grande tamizamos la harina y añadimos el azúcar, la mantequilla en trocitos y la sal. Trabajar con la punta de los dedos hasta obtener una masa arenosa y añadimos entonces las dos cucharadas de agua. Amasar de nuevo y formar una bola.

Aunque la masa esté un poco pegajosa, enseguida la colocamos sobre el molde previamente engrasado, estirándola rápidamente, en un par de minutos, con la palma de las manos para que no se pegue. Hornear “en blanco” durante quince minutos. Debe quedar poco hecha.

Mientras, vamos preparando la crema de  cobertura: en un cuenco mezclamos el azúcar con la harina. Añadir, a continuación, la ralladura y el zumo de limón.

Cuando todos los ingredientes estén bien trabados, agregar los huevos uno a uno, batiendo con varillas eléctricas hasta obtener una crema lisa y sin grumos.

Luego, sacamos la placa de bizcocho del horno y, sobre ella, extendemos la crema de limón, procurando que quede bien nivelada y hornear veinte minutos más.

Fuera del horno, dejamos enfriar completamente y cortar en cuadraditos. Espolvorear generosamente con azúcar glas antes de servir.

Bizcocho de plátano y canela

Laura Vichera | 3 de julio de 2016 a las 8:13

  • 2 plátanos maduros
  • 3 huevos hermosos
  • 100 grs de azúcar moreno
  • 120 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una cucharada de canela molida
  • 180 grs de harina
  • una cucharada de levadura
  • medio limón, zumo y ralladura de piel
  • algo más de harina y mantequilla para el molde
  • una pizca de sal

 

Lo primero que hacemos es engrasar un molde alargado, tipo plumcacke con una pizca de mantequilla y espolvorear con harina. Sacudir bocabajo para eliminar el sobrante y dejamos en el frigorífico.

Luego, fundir ligeramente la mantequilla y reservar. Pelar los plátanos y los cortamos en daditos que dejamos en un plato. Rociamos con zumo de limón para que no se oxiden y reservamos. Precalentar el horno a 180 grados.

En un cuenco cascamos los huevos y los batimos enérgicamente con el azúcar hasta que tengamos una mezcla espumosa. Poco a poco, incorporar la harina tamizada con la levadura y la canela.

Cuando todo esté bien mezclado, incorporar la mantequilla y la pizca de sal. Trabajar todo junto hasta que tengamos una masa lisa y sin grumos y, por último, añadimos los dados de plátano y la ralladura de piel de limón.

Volcamos en el molde y sacudir para que no queden huecos. Hornear unos cuarenta y cinco minutos. Pasado este tiempo, pinchar con la punta de un cuchillo para comprobar que está cuajado. Sacamos del horno y dejamos templar. Desmoldar luego sobre una rejilla y dejamos enfriar del todo.

SUGERENCIA.- Podemos incorporar también a la masa unos piñones o unas nueces o añadir unas pasas.

Pastel noruego de peras y almendras

Laura Vichera | 8 de mayo de 2016 a las 8:13

  • 2 peras hermosas, tipo Williams o Conferencia, de pulpa más dura
  • unos 100 grs de almendras crudas
  • 200 grs de harina
  • un sobre de levadura en polvo
  • 2 huevos grandes
  • 200 grs de azúcar
  • 200 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • una pizca de sal
  • algo más de mantequilla y harina para el molde

 

En primer lugar, engrasar un molde redondo, mejor desmontable, con algo de mantequilla y espolvorear con una pizca de harina. Sacudir bocabajo y reservamos en el frigorífico mientras preparamos la masa del pastel. Precalentamos el horno a 170 grados.

En un cazo ponemos agua a hervir y escaldar las almendras unos minutos, lo justo para que se les separe la piel. Las refrescamos con agua fría y las pelamos. Las secamos con papel de cocina y las fileteamos.

A continuación, en un cuenco grande, batimos los huevos con el azúcar y trabajar con varillas hasta que la mezcla quede blanquecina y espumosa.

Hecho esto, añadimos la esencia de vainilla y la mantequilla muy banda, casi fundida. Agregar a continuación la harina tamizada con la levadura y la pizca de sal.

Sobre el molde volcamos la mitad de la masa. Pelar las peras, retirar el corazón y las cortamos en gajos que colocamos de forma ordenada sobre la masa.

Para terminar, cubrir con la masa restante y repartir por encima las almendras fileteadas. Hornear durante treinta y cinco minutos procurando que no se queme.

Antes de sacar del horno, dorar ligeramente la superficie. Servir templada y acompañar con una cucharada de helado de vainilla.

Bizcocho glaseado de limón

Laura Vichera | 21 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 3 huevos hermosos
  • 175 grs de azúcar
  • 120 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 grs de harina
  • una cucharadita de levadura en polvo
  • zumo de dos limones pequeños
  • algo más de mantequilla para el molde

PARA EL GLASEADO

  • 130 grs de azúcar glas
  • 25 grs de zumo de limón

Preparamos, en primer lugar, la masa del bizcocho. Atemperar la mantequilla para que esté muy blanda. Precalentamos el horno a 170 grados. Lavar los limones y sacamos tiras de piel con ayuda de un acanalador, sino, con un rallador. Exprimimos los dos limones y colamos el zumo.

Con ayuda de las varillas eléctricas, mezclamos en un cuenco la mantequilla con el azúcar, sin llegar a blanquearlas. A continuación, incorporamos la ralladura de piel de limón y mezclar bien.

Hecho esto, vamos añadiendo los huevos, uno a uno y los vamos trabando con la masa. Seguidamente, agregar la harina tamizada con la levadura y el zumo de los limones.

Con una pizca de mantequilla engrasamos bien un molde alargado, tipo plumcake y volcamos la masa. Hornear durante tres cuartos de hora aproximadamente. En cuanto esté templado, desmoldar y envolvemos el bizcocho en film transparente para que conserve la humedad.

Mientras se enfría, vamos preparando la glasa: batimos el azúcar glas con el zumo de limón hasta que queden muy bien integrados. Quitar el film y colocar el bizcocho sobre una rejilla. Lo pintamos con el glaseado y dejamos que vaya cuajando. Retocar los puntos que queden más al descubierto y dejar secar definitivamente.

Antes de que la cobertura endurezca del todo, adornar con unas tiras de piel de limón confitadas y dejamos reposar hasta el momento de servir.
SUGERENCIA: Podemos elaborar la misma receta con naranja o mandarinas.

Bizcocho de menta y limón

Laura Vichera | 4 de octubre de 2015 a las 8:13

  • 3 huevos hermosos
  • 2 limones
  • 80 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 grs de azúcar
  • 60 grs de almendra molida
  • 60 grs de harina
  • una cucharada de levadura en polvo
  • un puñado de hojas de menta
  • una pizca de sal
  • algo más de harina y mantequilla para el molde

En primer lugar, lavar uno de los limones, rallar la piel y lo exprimimos. Colar el zumo y reservar. Luego, engrasar un molde rectangular o redondo con una pizca de mantequilla y espolvorear con algo de harina. Sacudir para que no queden pegotes y dejamos en el frigorífico mientras preparamos la masa del bizcocho.

A continuación, en un cuenco, batimos la mantequilla con el azúcar y, cuando estén bien mezclados, incorporamos los huevos, uno a uno. Precalentamos el horno a 180 grados.

Luego, incorporamos la sal y la harina tamizada con la levadura, agregar también las almendras molidas, la ralladura de piel de limón y el zumo. Incorporar un buen puñado de hojas de menta picadas muy finas y mezclar todo bien.

Una vez hecho esto,  volcar en el molde y sacudimos para que no queden huecos. Hornear durante media hora y verificar el punto de cocción, pinchando en el centro, antes de sacar del horno.

Mientras cuece el bizcocho, en un cazo ponemos a calentar el azúcar moreno con medio vasito de agua, el zumo del otro limón y su ralladura de piel. Añadimos algo más de hierbabuena muy picada y mantener a fuego muy suave, moviendo, para que se nos vaya formando un jarabe.

Una vez hecho el bizcocho, dejamos templar y desmoldar sobre una rejilla. Cuando se enfríe, calamos con el sirope y mantener en el frigorífico hasta el momento de servir.

Bizcocho de higos, clavo y anís

Laura Vichera | 27 de septiembre de 2015 a las 8:13

  • 300 grs de higos frescos, en su punto de maduración pero firmes
  • 2 huevos hermosos
  • 110 grs de harina de repostería
  • una cucharada de levadura
  • 80 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 grs de azúcar moreno
  • una copita de anís seco
  • un pellizco de clavo molido
  • una pizca de sal
  • algo más de harina y levadura para el molde
  • azúcar glas para presentar

Con cuidado de no apretarlos, enjuagar los higos bajo el grifo y los secamos con papel de cocina. Desechar el rabillo y los cortamos en dados.

En una sartén antiadherente calentamos la mantequilla y cuando funda, incorporar los trozos de higo y el anís. Saltear a fuego vivo un par de minutos, lo justo para que se trabe todo. Apartar y dejamos enfriar. Precalentamos el horno a 180 grados.

A continuación, en un cuenco, tamizamos la harina con la levadura y un pellizco de sal.  Hacemos un hueco en el centro e incorporamos los huevos previamente batidos. Trabajar con varillas hasta que tengamos una mezcla lisa y sin grumos.

Luego, añadimos también la mantequilla y el anís que tenemos en la sartén, el azúcar moreno y la pizca de clavo molido.

Cuando todos los ingredientes queden bien trabados, incorporar los trozos de higo, mezclar suavemente y dejamos reposar unos minutos.

Mientras, engrasar un molde alargado o rectangular con una pizca de mantequilla, espolvorear con algo más de harina y volcar la masa. Sacudir para que no queden huecos y hornear durante  media hora.

Pasado este tiempo, comprobar que está cuajado y cuando esté templado, desmoldar sobre una rejilla y, una vez frío, espolvorear generosamente con azúcar glas.

Bizcocho de naranja con avellanas

Laura Vichera | 21 de septiembre de 2014 a las 8:13

  • 250 grs de harina
  • un vasito de leche templada
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 100 grs de mantequilla
  • 200 grs de azúcar moreno
  • 200 grs de avellanas
  • 3 yemas
  • media cucharadita de nuez moscada
  • media cucharadita de clavo molido
  • esencia de vainilla
  • una pizca de sal
  • ralladura y zumo de una naranja
  • mantequilla  y harina para el molde
  • azúcar glas para decorar 

 

En el mortero, machacamos las avellanas dejándolas en trocitos. Se tuestan ligeramente en una sartén, sin nada de aceite y se reservan. Precalentar el horno a 180 grados.

Luego, en un cuenco grande batimos enérgicamente el azúcar con las tres yemas hasta que se deshaga completamente. Incorporar la mantequilla derretida, el zumo de media naranja, ralladura de piel,  la esencia de vainilla, la nuez moscada y el clavo.

A continuación, añadir la harina tamizada con la levadura, una pizca de sal y mezclamos. Agregamos las avellanas, reservando unas cuantas para decorar.

Poco a poco, vamos agregando la leche, mezclando con las varillas para que se vayan trabando los ingredientes y cuando tengamos una crema homogénea y sin grumos la volcamos en un molde alargado, engrasado con mantequilla.

Por último, nivelar con la espátula y repartir por encima las avellanas reservadas.  Horneamos durante unos cuarenta o cincuenta minutos. Pinchamos con un cuchillo para comprobar que está hecho.

Cuando esté templado, sacamos el bizcocho del horno, lo dejamos templar un poquito y desmoldar. Lo y se deja sobre una rejilla. Mezclar el zumo de la otra media naranja con un poco de azúcar y calamos el bizcocho con ayuda de una jeringa. Dejamos reposar y espolvoreamos generosamente con azúcar glas.

Bizcocho de calabaza y nueces

Laura Vichera | 23 de marzo de 2014 a las 8:13

  • 200 grs de calabaza limpia, mejor la de pulpa más naranja
  • 50 grs de nueces peladas
  • 150 grs de azúcar moreno
  • 65 grs de aceite de oliva de baja graduación
  • 2 huevos grandes
  • una pizca de vainilla en polvo
  • 100 grs de harina
  • un sobre de levadura
  • una pizca de nuez moscada
  • algo más de azúcar para el horneado
  • mantequilla para el molde

 

Con ayuda de la picadora o del mortero, trocear las nueces de modo que no queden pulverizadas. Se reservan y vamos precalentando el horno a 180 grados.

Luego, engrasar un molde alargado con algo de mantequilla, engrasando bien las esquinas y el fondo con ayuda de un pincel. Dejamos en el frigorífico mientras preparamos la masa del bizcocho.

A continuación, cortar la calabaza en dados y la pasamos al vaso de la batidora o el robot. Triturar con el azúcar moreno y vamos agregando los huevos, uno a uno.

Cuando estén bien trabados, incorporar la harina tamizada con la levadura, la pizca de nuez moscada, el aceite, la vainilla y las nueces. Mezclar a mano hasta que todo quede bien integrado.

Vamos volcando en el molde y sacudir para que no queden huecos. Por encima espolvorear generosamente con azúcar y hornear durante cincuenta minutos aproximadamente, hasta que al pinchar con una aguja en el centro, veamos que está cuajado.

Fuera del horno, dejamos templar antes de desmoldar sobre una rejilla. Hasta que no esté completamente frío, es mejor no cortarlo.

SUGERENCIA: Podemos sustituir las nueces por avellanas, pistachos, piñones o cualquier otro fruto seco.