Archivos para el tag ‘clavos de olor’

Pollo braseado a la naranja

Laura Vichera | 10 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 4 muslos de pollo de corral completos (con los contramuslos)
  • 5 naranjas
  • 6 dientes de ajo
  • unas ramitas de romero
  • unas ramitas de tomillo
  • unas hojas de perejil
  • 2 hojas de laurel
  • 3 clavos de olor
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, separar los muslos y los contramuslos, retirar la piel y la grasa, enjuagamos bien y dejamos escurrir. Frotar las naranjas con un cepillo, las secamos y, con un acanalador, retiramos la piel de dos de ellas en tiras finas que reservamos. Exprimimos las cinco naranjas y colar el zumo.

Luego, ponemos a calentar unas cucharadas de aceite de oliva en una cazuela amplia. Secar el pollo, salpimentamos generosamente y lo freímos, a fuego vivo, dándole la vuelta, hasta que quede bien dorado por todas partes.

En el mortero machacamos los dientes de ajo con unos granos de pimienta rosa y los incorporamos a la cazuela. Incorporar los clavos, el tomillo, el romero y las dos hojas de laurel, atados en un ramillete.

A continuación, añadimos las tiras de piel de naranja, reservando unas cuantas para decorar. Mojar con el zumo, sacudir la cazuela, subir un poquito el fuego para que hierva y luego, bajamos a fuego mínimo. Tapar y cocinar durante cuarenta minutos.

Durante la cocción, vigilamos por si fuera necesario añadir algo más de agua o de caldo. Sacudir de vez en cuando para que se trabe la salsa y, acabado el tiempo de cocción, agregar el resto de las tiras de piel de naranja y unas hojas de perejil picado. Dejamos reposar unos minutos antes de servir y acompañar con arroz salvaje o unos fideos chinos.

Pollo antillano

Laura Vichera | 6 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 8 trozos de pollo de corral, mejor muslos y contramuslos
  • 2 cebollas moradas medianas
  • 2 dientes de ajo
  • una lima
  • 2 cucharadas soperas de concentrado de tomate
  • una cucharada de azúcar moreno
  • 4 clavos de olor
  • 2 hojas de laurel
  • una guindilla
  • unas ramitas de tomillo
  • unas hojas de perejil
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

La víspera, preparamos la marinada: en un cuenco mezclamos una de las cucharadas de concentrado de tomate con una de las cebollas y un diente de ajo y algunas hojas de perejil, todo muy picado. Agregar una hoja de laurel, unas ramitas de tomillo y la guindilla.

Luego, limpiar los trozos de pollo, retirar la piel y la grasa. Enjuagar, secamos y salpimentamos. Los pasamos al cuenco, agregar un hilo de aceite de oliva y el zumo y ralladura de lima. Mezclar con las manos, tapar con film y dejamos toda la noche en el frigorífico moviendo de vez en cuando.

Para la salsa, calentamos un chorrito de aceite de oliva en una cazuela baja y añadir el azúcar. Mover a fuego suave hasta que comience a caramelizar.

A continuación, incorporar los trozos de pollo escurridos y los rehogamos durante diez minutos, hasta que comiencen a tomar color. Añadir, entonces, la otra cucharada de concentrado de tomate, el resto de tomillo, los otros dos clavos, la otra hoja de laurel y la otra cebolla y el otro diente de ajo picados.

Pasados unos minutos, cuando todo esté bien mezclado, mojar con caldo hasta cubrir, tapar y cocer a fuego suave durante media hora, dándole la vuelta  a los trozos de pollo  un par de veces durante este tiempo.  Acompañar con pasta larga hervida.