Archivos para el tag ‘crema caliente’

Crema de patata y calabacín

Laura Vichera | 30 de septiembre de 2013 a las 8:13

  • 4 patatas hermosas
  • 3 calabacines grandes
  • un puerro grande, la parte blanca
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • un vaso de nata ligera
  • unas hebras de azafrán
  • unas hojas grandes de albahaca
  • unas semillas de alcaravea
  • harina para rebozar
  • sal y unos granos de pimienta rosa
  • aceite de oliva

 

Una vez lavados los calabacines, los despuntamos y les quitamos la piel con un pelador. Reservar las tiras de piel de uno de ellos para la guarnición. Cortar los calabacines en dados y hacer lo mismo con las patatas.

En la cazuela donde vayamos a preparar la crema, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar las cebolletas y la parte blanca del puerro, todo muy picado. Pochar a fuego suave.

A continuación, incorporar los dados de calabacín y patata, unas semillas de alcaravea, unas hojas de albahaca, pimienta rosa y sal. Rehogar todo junto para que se mezclen los sabores y cuando todo comience a tomar color, cubrir con agua. Mezclar bien, tapar a medias la cazuela y cocer durante cuarenta minutos, aproximadamente.

Pasado este tiempo, triturar hasta obtener una crema fina. Pasar por el chino, incorporar la nata, mezclar bien, rectificar de sal y poner nuevamente a fuego muy suave.

Para la guarnición, lavar y secar unas hojas de albahaca y se secan con papel de cocina. Las pasamos por harina, se fríen a fuego vivo y las dejamos escurrir.  Cortar la piel de uno de los calabacines en tiras y hacemos lo mismo. Servir la crema en cuencos o platos hondos, repartir los chips de albahaca y verdura por encima y añadir algunas semillas más de alcaravea. Sacar enseguida a la mesa.

Crema de patatas al jengibre

Laura Vichera | 31 de octubre de 2012 a las 8:13

  • 5 patatas medianas
  • 3 chalotas
  • un trozo grande de jengibre fresco
  • una taza de nata ligera
  • caldo de verduras o de ave desgrasado
  • unas ramitas de culantro fresco
  • unas semillas de comino
  • un trocito de guindilla
  • sal y pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

PARA ACOMPAÑAR

  • 100 grs de chorizo extra, mejor ibérico
  • unas escamas de sal o unos granos de sal negra

 

En una cazuela honda calentamos la mantequilla con un hilo de aceite de oliva y rehogamos las chalotas muy picadas, a fuego suave para que se ablanden sin que tomen color.

A continuación, pelamos las patatas y las cortamos en dados pequeños y las incorporamos a la cazuela. Añadir también el jengibre pelado y rallado, unas hojas de culantro picadas, la guindilla, las semillas de comino, las hebras de azafrán, sal y pimienta.

Durante unos minutos, subir un poquito el fuego, movemos para que se mezclen todos los sabores y luego cubrir con el caldo. Sacudir la cazuela, bajar el fuego al mínimo, tapar y cocemos durante treinta o cuarenta minutos.

Mientras, cortar el chorizo en taquitos pequeños y se saltean sin nada de aceite en una sartén. Los sacamos y se dejan escurrir sobre papel absorbente.

Pasado el tiempo de cocción, trituramos la crema con la batidora, incorporamos la nata líquida y la pasamos por el chino para que quede más fina. Poner nuevamente a fuego mínimo.

Cuando vayamos a sacar los platos a la mesa, sobre la crema repartimos unos daditos de chorizo y unas escamas de sal.

Crema de tomates con daditos de polenta

Laura Vichera | 19 de octubre de 2012 a las 8:13

  • 8 tomates de pera maduros
  • una patata pequeña
  • 2 chalotas
  • unas ramitas de apio con sus hojas
  • caldo de verduras
  • un vasito de nata ligera
  • una cucharadita de azúcar
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida
  • un poquito de mantequilla

PARA ACOMPAÑAR

  • 30 grs de polenta, sémola de trigo
  • una taza de leche
  • una cucharada de mantequilla
  • sal y pimienta negra molida

 

En una cazuela honda calentar un par de cucharadas de mantequilla con un chorrito de aceite de oliva y cuando funda, agregar las chalotas y el apio picados muy finos.

Luego, pelar la patata, la cortamos en daditos que rehogamos también en el sofrito y luego añadimos los tomates sin pelar, cortados en trozos grandes. Damos unas vueltas para que todo quede bien mezclado.

Cuando los tomates empiecen a soltar el jugo, agregar las hebras de azafrán, una pizca de sal, pimienta y nuez moscada. Cubrir con el caldo caliente, tapar a medias la cazuela y cocer a fuego lento de treinta a cuarenta minutos.

Mientras cuecen las verduras, preparamos la guarnición. Ponemos a calentar la leche, agua o caldo con una pizca de sal y cuando comience a hervir, agregar la polenta poco a poco.

A fuego suave, dejamos cocer unos cinco minutos hasta que se despegue de la cazuela. Fuera del fuego, incorporar la mantequilla, mover y volcar en una fuente engrasada y extender. Cuando se enfríe, cortamos en daditos y doramos a fuego vivo.

Por último, triturar la crema, la pasamos por el chino y arrimar al fuego para que espese. Servir muy caliente y adornar con la polenta.

 

 

 

 

 

Crema roja de verduras y jengibre

Laura Vichera | 8 de octubre de 2012 a las 8:13

  • 4 remolachas
  • 3 zanahorias
  • una patata mediana
  • 2 cebolletas
  • la parte blanca de un puerro
  • caldo de verduras o de pollo desgrasado
  • una nuez de jengibre fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

PARA ACOMPAÑAR

  • 3 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • queso fresco de cabra
  • una pizca de jengibre en polvo
  • pimentón picante
  • unas escamas de sal

 

En primer lugar, pelar las verduras, cortamos las zanahorias en rodajas, la patata y las remolachas en trozos pequeños. En un cuenco, batimos el queso con el jengibre y pimienta molida y dejamos en el frigorífico.

En la cazuela donde vayamos a preparar la crema, calentamos un hilo de aceite de oliva con la mantequilla y rehogar las cebolletas y el puerro muy picados.

Cuando se ablanden, incorporar el resto de verduras y damos unas vueltas para que tomen el sabor del sofrito. A continuación, añadir el jengibre pelado y rallado, sal y pimienta negra molida. Mezclar bien y cubrir con abundante caldo caliente. Tapar y cocer hasta que las verduras estén tiernas.

Mientras, cortar el pan en bastones no muy gruesos y se fríen hasta que queden crujientes y bien dorados y los sacamos a escurrir sobre papel absorbente.

Una vez hechas las verduras, triturar la crema y la pasamos por el chino para que quede muy fina. Poner nuevamente al fuego y la servimos muy caliente.

Sobre cada plato, colocamos una nuez de queso batido, espolvorear una pizca de pimentón picante y adornamos con unos bastones de pan frito y unas escamas de sal.

Crema de calabaza con almejas

Laura Vichera | 25 de septiembre de 2012 a las 8:13

  • ½ kilo de almejas grandes
  • 600 grs limpios de calabaza de pulpa naranja
  • 2 puerros, sólo la parte blanca
  • una patata mediana
  • 2 cebolletas
  • 1 vasito de Jerez Amontillado
  • caldo de verduras
  • 2 yemas
  • 6 cucharadas de nata líquida
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta rosa
  • unas escamas de sal
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

En un bol con agua fría y un puñado de sal gorda, dejamos las almejas en remojo. En una cazuela amplia, ponemos a calentar la mantequilla con un hilo de aceite de oliva y rehogar, a fuego suave, los puerros y las cebolletas, picados muy finos. Vamos moviendo para que no se doren.

Aparte, en una sartén grande, ponemos las almejas bien enjuagadas y escurridas, agregar el Jerez y un par de vasos de agua. Tapar y cocer a fuego medio. En el momento en que se abran, retirar las conchas y colar el caldo.

Cuando el sofrito de verduras esté a punto, incorporar la patata y la calabaza, añadir las hebras de azafrán y rehogar.

Luego, incorporar el caldo de las almejas y un par de vasos de caldo de verduras. Mezclar bien, agregar una pizca de sal y pimienta y cocer durante media hora.

Pasado este tiempo, retirar parte del caldo y triturar las verduras. Si quedara demasiado espeso, añadir algo más de caldo. Pasar por el chino para que nos quede una crema fina, incorporar la nata batida con las yemas, mezclar y poner de nuevo a fuego muy suave.

Servir muy caliente y adornar con las almejas, unas escamas de sal y algunos granos de pimienta rosa machacados.