Archivos para el tag ‘helado’

Helado de Nutella

Laura Vichera | 31 de julio de 2016 a las 8:13

  • medio litro de leche, mejor si es semi desnatada
  • 200 grs de Nutella o cualquier otra crema de chocolate
  • 2 huevos
  • 2 yemas
  • 50 grs de azúcar en polvo
  • unas pepitas de chocolate negro

 

En un cazo ponemos a calentar la leche, a fuego muy suave, sin que llegue a hervir. Aparte, en un cuenco, batimos los dos huevos con las dos yemas y el azúcar. Batir con varillas hasta que queden bien mezclados.

A  continuación, incorporamos la leche templada, poco a poco, y continuar batiendo. Volcar todo de nuevo en el cazo y poner a fuego suave.

Sin dejar de mover, continuamos calentando de modo que la crema vaya espesando y alcance la textura deseada. Retirar del fuego y dejamos templar.

Pasados unos minutos, incorporar la pasta de chocolate y mezclar enérgicamente con las varillas hasta que obtengamos una crema uniforme y bien trabada, lisa y sin grumos.

A continuación, cuando esté casi fría, incorporar las pepitas de chocolate y mezclar nuevamente. Volcar  en un recipiente de silicona o de cristal y metemos en el congelador.

Con un tenedor, vamos moviendo cada media hora para que no se formen cristales y al cabo de tres horas, dejamos ya en el congelador hasta el momento de servir.

Cuando vayamos a sacar a la mesa, dejamos el helado en el frigorífico unos veinte minutos antes para que no esté demasiado duro. Servir en copas altas transparentes y acompañar con unas frutas rojas.

 

Helado de naranja y mango

Laura Vichera | 8 de septiembre de 2013 a las 8:13

  • 3 mangos maduros grandes
  • 2 naranjas de zumo, mejor si son sanguinas
  • 300 mls. de leche
  • 2 claras de huevo
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 4 cucharadas de leche condensada
  • un palo de canela
  • unas hojas de hierbabuena fresca
  • unas tejas para acompañar

 

En un cazo ponemos a calentar la leche con el palo de vainilla, una tira de piel de naranja y la cucharada de miel. Justo cuando vaya a comenzar a hervir, apartamos y dejamos enfriar tapada para que infusione bien.

Luego, pelar los mangos, retirar los huesos y cortamos la pulpa en dados. Pelar las naranjas a lo vivo, retiramos todas las pieles y las pepitas y se cortan igualmente en dados. Mezclar con las dos cucharadas de azúcar y la ralladura de piel de una de las naranjas. Triturar con ayuda del robot o la batidora.

Una vez que la leche se haya enfriado, la colamos y se va incorporando poco a poco, a la mezcla de fruta. Agregar también la leche condensada y mezclar bien. Pasamos la crema por un colador fino y la volcamos en un cuenco que pasamos un par de horas al congelador.

Mientras, montar las dos claras a punto de nieve con una pizca de sal y se incorporan al helado, moviendo despacio, de abajo a arriba, para que no pierdan volumen. Metemos nuevamente en el congelador y un par de horas después, batimos de nuevo para que no se formen cristales. Repetimos esto mismo un par de veces más y ya dejamos congelar definitivamente.

Cuando lo vayamos a servir, sacamos un ratito antes del congelador para que no esté muy duro. Servimos en copas transparentes, adornar con unas hojas de hierbabuena y acompañar con unas tejas o unos barquillos.

 

Etiquetas: , ,

Helado de café y chocolate

Laura Vichera | 23 de junio de 2013 a las 8:13

  • 180 grs de chocolate negro para fundir, 70% de cacao
  • 4 o 5 cucharadas de café muy concentrado, puede ser descafeinado
  • 2 vasos de leche
  • 200 mls de nata para montar
  • 6 yemas de huevo
  • 7 cucharadas de azúcar
  • 1 bastoncito de vainilla

 

En un cuenco grande, montar la nata y, cuando esté bien firme, la dejamos en el frigorífico. Luego, abrimos el palo de vainilla por la mitad, a lo largo y raspamos las semillas. Ponemos en un cazo con la leche y la mitad del azúcar. Cocer a fuego muy suave y en el momento en que comience a hervir, apartamos, tapar y dejamos enfriar.

Aparte, fundimos el chocolate al baño María y en otro cuenco, batimos las seis yemas con el resto del azúcar. Trabajar hasta que queden espumosas e incorporamos el café. Cuando esté bien le vamos añadiendo poco a poco el chocolate templado.

A continuación, vamos agregando la leche colada, sin dejar de mover con las varillas, hasta que todo quede bien mezclado. Ponemos el bol con todos los ingredientes, de nuevo al baño María, y calentamos, sin dejar de mover. Cuando tenga una consistencia cremosa y espesa, apartar.

Una vez frío, agregar la nata montada, a cucharadas y moviendo despacio para que no pierda volumen. Volcar el helado en un molde, nivelamos con una espátula y cuando se enfríe completamente, lo pasamos al congelador durante un par de horas.

Pasado este tiempo, se saca y se mueve bien con un tenedor, desde los bordes al centro, de modo que no se formen cristales. Volver a congelar y repetir la operación un par de veces más.

Unos minutos antes de servir, lo sacamos del congelador para que no esté muy duro.

Etiquetas: , ,

Helado de chocolate y avellanas

Laura Vichera | 17 de junio de 2012 a las 8:13

  • 180 grs de chocolate negro para fundir, 70% de cacao
  • 60 grs de avellanas tostadas
  • 2 vasos de leche
  • 200 mls de nata para montar
  • 6 yemas de huevo
  • 7 cucharadas de azúcar
  • 1 bastoncito de vainilla

 

En primer lugar, montar la nata y la dejamos en el frigorífico. Machacar las avellanas en el mortero hasta dejarlas en trocitos pequeños, sin pulverizarlas.

Luego, abrimos el palo de vainilla por la mitad, a lo largo y raspamos las semillas. Ponemos en un cazo con la leche y la mitad del azúcar. Cocer a fuego muy suave y en el momento en que comience a hervir, apartamos, tapar y dejamos enfriar. 

Aparte, fundimos el chocolate y en otro cuenco, batimos las seis yemas con el resto del azúcar. Trabajar hasta que queden espumosas y le vamos añadiendo poco a poco el chocolate templado.

A continuación, vamos agregando la leche colada, hasta que todo quede bien mezclada. Ponemos el bol al baño María, y calentamos, sin dejar de mover. Cuando tenga una consistencia cremosa y espesa, incorporar la mitad de las avellanas, mezclar bien y apartar.

Una vez frío, agregar la nata montada, a cucharadas y moviendo despacio para que no pierda volumen. Volcar el helado en un molde, nivelamos con una espátula y cuando se enfríe completamente, lo pasamos al congelador durante un par de horas.

Pasado este tiempo, se saca y se mueve bien con un tenedor, desde los bordes al centro, de modo que no se formen cristales. Volver a congelar y repetir la operación un par de veces más.

Unos minutos antes de servir, sacamos el helado para que se ablande un poquito, lo presentamos en copas transparentes y espolvorear con el resto de avellanas picadas.