Archivos para el tag ‘pasta brick’

Bricks de carne y queso Cheddar

Laura Vichera | 10 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 12 hojas de pasta brick
  • 350 grs de carne de ternera picada
  • 200 grs de queso Cheddar
  • un diente de ajo
  • unos aros de pimiento jalapeño en conserva
  • una clara de huevo
  • unas hojas de culantro fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Con un rallador grueso rallamos el queso y reservamos en el frigorífico. Escurrir luego el jalapeño y lo picamos menudo. Picar también menudo el culantro fresco y reservar.

A continuación, calentar en una sartén grande un chorrito de aceite de oliva con la cucharada de mantequilla y dorar el diente de ajo muy picado, a fuego suave.

Cuando comience a tomar color, incorporamos la carne picada con el jalapeño y el culantro. Saltear durante cinco minutos, sin dejar de mover, para que la carne quede suelta y el jugo reduzca.

Luego, la pasamos bien escurrida a un cuenco y, cuando se enfríe, incorporamos el queso rallado, sal y pimienta negra recién molida. Trabajar bien con el tenedor y reservamos. Precalentar el horno a 180 grados.

Con cuidado, despegamos las hojas de pasta y las cortamos en tiras largas y anchas. Colocar unas cucharadas de relleno en la base y doblar la pasta una vez a la derecha, otra vez a la izquierda, así hasta el final y tener un triángulo perfecto.

Hecho esto, cerramos pintando el borde con la clara de huevo y los colocamos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado. Hornear durante doce minutos aproximadamente, hasta que queden bien dorados y crujientes. Servir enseguida y acompañar con  una ensalada.

Nems crujientes de tomate

Laura Vichera | 9 de abril de 2016 a las 8:13

  • 12 hojas de pasta brick
  • 160 grs de queso de cabra tierno
  • medio kilo de tomates rojos, de pulpa firme
  • 2 cucharadas de mostaza fuerte
  • una pizca de orégano
  • una cucharadita de mantequilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un rato antes de preparar el relleno, hacer una cruz en la base de los tomates y los escaldamos en agua hirviendo durante un minuto, lo justo para que la piel comience a despegarse.

Hecho esto, los sacamos bien escurridos y se pasan a un cuenco con agua fría y hielo. Los pelamos, retirar las semillas y los cortamos en daditos que dejamos en un escurridor espolvoreados con sal. para que suelten todo el jugo.

A continuación, rallar el queso y reservamos. Precalentar el horno a 210 grados. Fundir la cucharada de mantequilla y la mezclamos con una cucharada de aceite de oliva. Reservamos.

Sobre la encimera estiramos una hoja de pasta brick y la pintamos ligeramente con mostaza. Añadir una pizca de queso rallado, unos dados de tomate, orégano, sal y pimienta negra molida.

Con mucho cuidado, enrollamos metiendo los bordes de la pasta hacia el interior. Vamos haciendo lo mismo con todas las hojas de pasta y a medida que los vayamos teniendo, se colocan sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, procurando dejarles el “cierre” hacia abajo.

En el último momento, los pintamos con algo más de aceite de oliva y mantequilla fundida y horneamos durante quince minutos, hasta que estén bien doraditos.

Los sacamos enseguida a la mesa y acompañar con una ensalada de lechugas variadas.

 

 

Canutillos de queso y tomate

Laura Vichera | 27 de junio de 2015 a las 8:13

  • 12 hojas pequeñas de pasta brick
  • 5 tomates de pera, maduros pero que no estén blandos
  • 150 grs de queso Emmental rallado
  • un puñado de aceitunas negras sin hueso
  • una pizca de orégano
  • unas cucharadas de mostaza
  • sal y pimienta negra molida
  • un par de cucharadas de mantequilla para pintar

 

En una cazuela grande ponemos abundante agua a calentar. Lavar los tomates, les hacemos una incisión en la base y se escaldan en agua hirviendo hasta que se les vaya despegando la piel.

Se sacan, los pasamos a un cuenco con agua fría y hielo y los pelamos. Retirar las semillas y los cortamos en daditos que dejamos en un colador para que suelten el jugo. Precalentar el horno a 210 grados.

Sobre la encimera, extendemos las hojas de pasta brick y las pintamos, por una de las caras, con la mostaza. Luego, repartimos sobre ellas los daditos de tomate, el orégano, sal y pimienta negra recién molida.

Luego, agregamos un buen puñado de queso rallado y también las aceitunas negras cortadas en aritos. Vamos enrollando las hojas de brick, metiendo los bordes hacia dentro.

Se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado con el “cierre” hacia abajo para que no se abran con el calor y cuando estén todos los canutillos hechos, los pintamos con la mantequilla fundida.

En el último momento, horneamos durante un cuarto de hora, vigilando para que no se quemen. Se sirven recién hechos y acompañamos con una ensalada de rúcola y lechugas variadas, aderezada con una vinagreta de mostaza.

Bricks de pollo y queso

Laura Vichera | 30 de abril de 2015 a las 8:13

 

  • 8 hojas de pasta brick
  • 300 grs de pechuga de pollo deshuesada
  • 100 grs de queso fresco de cabra
  • 2 tomates rojos
  • una cebolla roja
  • una pizca de curry en polvo
  • un manojo de culantro fresco
  • unas semillas de comino
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar a preparar el resto de ingredientes, limpiar el pollo, retirar los restos de piel, grasa y cartílagos y cortamos la pechuga en dados pequeños que salpimentamos ligeramente y salteamos en una sartén con unas gotas de aceite de oliva.

Mientras, limpiar y picar menuda la cebolla y la incorporamos a la sartén, añadir también unas semillas de comino machacadas y un puñado de  hojas de culantro picadas. Rehogar todo junto, sin dejar de mover, un par de minutos y volcar luego en un cuenco para que se enfríe.

Para acompañar, rallamos los tomates y los mezclamos con el curry y algo más de culantro muy picado y un pellizco de sal y pimienta. Dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Cuando el sofrito se haya enfriado, incorporar el queso desmenuzado y mezclamos bien y probar de sal. Precalentar el horno a 200 grados.

Sobre la encimera extendemos las hojas de pasta brick y las cortamos en dos. Se pintan con la mantequilla fundida y doblar cada una de las hojas en dos, a lo largo, de modo que nos quede una tira ancha.

En el borde inferior, colocamos unas cucharadas de relleno y vamos doblando en forma de triángulo. Se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, separados unos de otros. Hornear durante quince minutos y servir enseguida, acompañados de la salsa.

 

Rollitos de gambas y fideos de soja

Laura Vichera | 8 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • 16 hojas pequeñas de pasta brick
  • 200 grs de gambas hermosas peladas
  • un puñado de fideos de soja
  • una cebolleta grande
  • un puñado de cacahuetes crudos
  • unas hojas de hierbabuena
  • unos tallos de cebollino
  • unas hojas de culantro
  • unas gotas de salsa Tabasco
  • un huevo
  • salsa de soja
  • sal y pimienta molida
  • una cucharada de mantequilla para pintar
  • aceite de oliva

En el mortero machacamos las cacahuetes hasta dejarlas en trocitos pequeños y se saltean en una sartén o en el wok sin nada de aceite. Retirar la vena dorsal de las gambas y se cortan en dos o tres trozos, dependiendo del tamaño.

Luego, agregar algo de aceite y rehogar la cebolleta picada muy menuda. Cuando esté blandita, agregar el cebollino y el culantro picados y las gambas. Subir el fuego y saltear a fuego vivo un par de minutos. Sacar a un cuenco y dejamos enfriar.

A continuación, calentamos agua con un pellizco de sal y cuando comience a hervir, apartar del fuego, metemos dentro los fideos y tapamos para que se vayan hidratando.

Al sofrito de gambas añadimos las avellanas, los fideos bien escurridos y picados y el huevo batido. Agregar unas gotas de Tabasco y salsa de soja al gusto.

Humedecer ligeramente las hojas de brick, separarlas con cuidado y sobre cada una de ellas colocar dos o tres cucharadas de relleno. Enrollar despacio, metiendo los bordes de la pasta hacia dentro y se van colocando sobre una bandeja grande forrada con papel sulfurizado.

Se pintan con la mantequilla fundida y horneamos unos diez minutos a 180 grados hasta que la pasta quede crujiente. Servimos recién hechos y acompañar con una ensalada.

Canutillos de ternera con su salsa

Laura Vichera | 1 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • 12 hojas de pasta brick
  • 300 grs de ternera para guiso, muy tierna
  • un puerro, la parte blanca
  • una cebolleta
  • 2 zanahorias
  • medio vasito de nata líquida ligera
  • 2 yemas de huevo
  • caldo de verduras o de carne desgrasado
  • ralladura de medio limón
  • una hoja de laurel
  • un par de clavos de olor
  • una pizca de nuez moscada
  • una cucharada de harina
  • sal y pimienta blanca
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

La víspera preparamos el guiso, limpiar la carne de grasa y la picamos a cuchillo en tacos más o menos del mismo tamaño. Rehogar el puerro y la cebolleta, picados en tiras finas. Agregar las zanahorias, raspadas, despuntadas y cortadas en daditos.

Luego, incorporar la carne, la doramos y espolvorear la harina. Añadir los clavos, sal, pimienta y nuez moscada. Agregamos la hoja de laurel, ralladura de piel de limón y un par de vasos de caldo. Tapar y cocer a fuego suave durante una hora. Cuando la carne esté muy tierna, sacamos a un plato y luego la desmenuzamos.

Triturar la salsa, incorporar las yemas batidas con la nata y arrimar al fuego, con cuidado de que no hierva. Vamos moviendo y, cuando espese, apartamos.

A continuación, extendemos las hojas de pasta brick y humedecemos ligeramente. En el borde de cada una de ellas colocamos unas cucharadas de relleno y vamos liando la pasta, metiendo los bordes hacia dentro.

Al acabar, humedecemos ligeramente el filo para pegarlo y se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado. Los pintamos con una pizca de aceite de oliva y hornear a 190 grados durante ocho o diez minutos. Los servimos recién hechos y acompañamos con la salsa, para ir mojando los canutillos crujientes.

Rollitos de langostino en pasta brick

Laura Vichera | 13 de septiembre de 2014 a las 8:13

  • 16 langostinos grandes
  • 8 hojas de pasta brick
  • unas hojas de col china
  • 2 cebolletas
  • una lima, zumo y ralladura
  • unas semillas de sésamo negro
  • una cucharadita de cúrcuma
  • una cucharada de mantequilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, pelar los langostinos, retirar la vena dorsal, los enjuagamos y se dejan en un cuenco. Agregar el zumo y ralladura de media lima, una cucharada de aceite de oliva, la cúrcuma y una pizca de sal y pimienta negra. Mezclar bien, tapar con film y dejamos en el frigorífico.

Luego, cortar muy finas las hojas de col china. Limpiar las cebolletas y las picamos del mismo modo. En una sartén, calentar un chorrito de aceite de oliva y pochar las verduras, a fuego suave, moviendo para que se ablanden.

Pasados unos minutos, subir el fuego, espolvorear algo más de cúrcuma, sal y pimienta molida. Sacar a un plato para que se enfríen. Precalentar el horno a 200 grados.

A continuación, fundir la mantequilla en un cuenco. Despegar las hojas de pasta brick y las cortamos en dos o tres tiras anchas, dependiendo del tamaño.

En el extremo de cada una de ellas, repartir una cucharada de verduras y encima colocamos un langostino atravesado y enrollar, procurando que el relleno quede bien sujeto.

Se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, con el cierre de la pasta hacia abajo y, cuando estén todas, las pintamos con algo más de mantequilla y espolvorear el sésamo negro. Hornear unos diez minutos y servir enseguida acompañados del resto de verdura.

 

Canutillos de queso de cabra y pera

Laura Vichera | 19 de julio de 2014 a las 8:13

  • 12 hojas de pasta brick
  • 2 peras hermosas, tipo Williams o Conferencia
  • 200 grs de queso de cabra fresco
  • 60 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una cucharadita de miel
  • un limón
  • un puñado de nueces peladas
  • 2 cucharadas de miel
  • sal y pimienta negra molida

En una sartén calentamos una pizca de mantequilla. Pelar las peras, retirar el corazón y las cortamos en dados hermosos que rehogamos con una pizca de pimienta negra y ralladura de piel de limón. Mantener a fuego vivo hasta que tomen color y apartar.

A continuación, en un cuenco, trabajamos el queso de cabra con la cucharadita de miel y algo más de pimienta. Machacar con un tenedor hasta que tengamos una pasta.

Luego, incorporar las nueces desmenuzadas y reservar en el frigorífico para que tome consistencia y podamos trabajar mejor con la pasta de queso.

Al baño María o en el microondas templamos el resto de la mantequilla con algo más de ralladura de piel de limón y pintar ligeramente con ella cada una de las hojas de bricks. Precalentar el horno a 200 grados.

En el centro de cada hoja colocamos un montoncito de crema de queso y nueces y repartimos unos dados de pera. Enrollar la pasta, procurando meter los bordes hacia dentro.

A medida que vayamos teniendo los canutillos hechos, se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, procurando dejar el cierre hacia abajo para que no se abran y los pintamos con un resto de mantequilla.

Justo antes de comer, horneamos unos diez minutos, vigilando para que no se quemen. Sacar enseguida a la mesa y servir acompañados de una ensalada de rúcola y tomates cherry.

 

 

 

Bricks de queso Feta, nueces y espinacas

Laura Vichera | 30 de noviembre de 2013 a las 8:13

  • 8 hojas de pasta brick grandes
  • 150 grs de queso Feta
  • un puñado de hojas de espinacas baby
  • un puñado de nueces peladas
  • 2 chalotas
  • un huevo
  • unas hojas de culantro fresco
  • unas semillas de comino
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

En el mortero, machacar unos granos de pimienta con las semillas de comino, las hebras de azafrán y un puñado de hojas de culantro picadas. Enjuagar las espinacas, las secamos y se pican.

Luego, en una sartén con una pizca de aceite salteamos las chalotas cortadas en tiras finas. Cuando estén pochaditas, incorporar las espinacas y el majado. Saltear a fuego vivo y cuando suelten el agua, las volcamos en un cuenco.

Pasados unos minutos, incorporar el queso Feta desmenuzado y las nueces troceadas. Agregar el huevo batido, unas gotas de aceite si fuera necesario y mezclar todo bien. Precalentar el horno a 190 grados.

Sobre la encimera ligeramente engrasada se van colocando las hojas de brick, manipulándolas con mucho cuidado para que al despegarlas no se rompan. Las dejamos enteras o se cortan en tiras, dependiendo del tamaño de la oblea.

Se untan ligeramente con unas gotas de aceite y en el borde de cada una de ellas colocamos unas cucharadas de relleno Vamos doblando la masa, formando un rollito o dándoles la forma que prefiramos.

Con el cierre hacia abajo se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado y, un rato antes de servir, hornear unos veinte minutos. La pasta debe quedar muy crujiente. Se sirven enseguida y acompañamos con una ensalada.

SUGERENCIA: Con queso Azul, Gorgonzola o Bavaria quedan igualmente ricos.

 

Empanadillas de cordero y pasta brick

Laura Vichera | 7 de julio de 2012 a las 8:13

  • 8 hojas de pasta brick
  • 200 grs de carne de cordero picada
  • 2 cebolletas
  • un diente de ajo
  • 1 patata mediana
  • una zanahoria pequeña
  • 2 huevos
  • un buen manojo de menta o hierbabuena
  • unas ramitas de culantro fresco
  • unas semillas de comino
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • mantequilla para engrasar
  • aceite de oliva

 

En una sartén con unas gotas de aceite de oliva, rehogamos las cebolletas muy picadas. Cuando estén blanditas, agregar los dientes de ajo muy picados también.

Aparte, cocer al vapor la patata y la zanahoria peladas y cortadas en cubitos pequeños hasta que estén blanditas, sin deshacerse. Pelamos y picamos las cebolletas muy menudas y las rehogamos en un par de cucharadas de aceite de oliva.

Cuando el sofrito esté a punto, incorporar la carne de cordero, la hierbabuena y el culantro picados y las semillas de comino y unos granos de pimienta machacados. Saltear a fuego vivo, sin dejar de mover, para que la carne quede suelta.

A continuación, escurrir bien y volcar en un cuenco. Cuando esté templado, incorporar un huevo batido y los daditos de verdura. Mezclar despacio y dejamos reposar.  Precalentar el horno a 180 grados.

Por último, separar las hojas de brick, con mucho cuidado de no romperlas y las pintamos con mantequilla. Se extienden y las colocamos de dos en dos, se cortan en dos y sobre ellas colocamos unas cucharadas de relleno.

Luego, enrollar en forma de canutillo o en forma de rectángulo. Humedecer ligeramente el borde y cerramos. Se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, pintar con el otro huevo batido y hornear durante media hora. La pasta debe quedar muy crujiente. Acompañar con una ensalada.

 

Etiquetas: ,