Archivos para el tag ‘Pastel’

Pastel de requesón y albaricoques

Laura Vichera | 16 de junio de 2013 a las 8:13

  • 350 grs de albaricoques medianos, no demasiado maduros
  • 250 grs de requesón
  • 120 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 3 huevos
  • 100 grs de almendras molidas
  • ralladura de piel de limón
  • 160 grs de azúcar
  • 70 grs de harina de repostería
  • una cucharadita de levadura
  • esencia de vainilla líquida o en polvo
  • una pizca de sal

      PARA DECORAR

  • un puñado de almendras enteras y crudas
  • azúcar glas

Separar las claras, se montan a punto de nieve fuerte con una pizca de sal y se reservan en el frigorífico. Lavar los albaricoques, retirar el hueso y se rebozan en un par de cucharadas de azúcar. Dejar el requesón en un escurridor con un peso encima para que suelte todo el agua. Precalentar el horno a 180 grados.

En un cazo, ponemos agua a hervir y escaldamos las almendras hasta que se les arrugue la piel. Se refrescan con agua fría y las pelamos. Dejar sobre papel absorbente para que se sequen bien.

Aparte, en un cuenco, con ayuda de unas varillas, batir el azúcar restante con la mantequilla, la ralladura de piel de limón y la esencia de vainilla. Trabajar hasta que tengamos una crema lisa y brillante. Incorporar las tres yemas, las almendras molidas, la harina y la levadura. Mezclar bien y añadir el requesón, sin dejar de mover hasta que tengamos todos los ingredientes bien trabados.

Por último, vamos agregando las claras montadas, mezclando despacio para que no pierdan volumen. Volcar la masa en un molde engrasado y clavar encima los albaricoques con el hueco hacia arriba. En el lugar del hueso, colocamos una almendra.

Hornear durante cincuenta minutos y cuando esté hecho, dejamos enfriar y espolvorear generosamente con azúcar glas antes de servir.

Crumble de fresas y arándanos

Laura Vichera | 3 de marzo de 2013 a las 8:13

  • medio kilo de fresas medianas, no demasiado maduras
  • 150 grs de arándanos (pueden ser congelados)
  • una cucharadita de mantequilla
  • 100 grs de harina
  • 100 grs de mantequilla fría
  • 80 grs de azúcar moreno
  • 80 grs de almendras molidas
  • una cucharadita de la siguiente mezcla de especias: nuez moscada, jengibre en polvo, canela, clavo, pimienta negra

 

Una vez enjuagadas y secas las fresas, retirar los rabillos. Si los arándanos son congelados, se dejan en un colador, y recogemos el jugo que vayan soltando.  Precalentar el grill a 210 grados.

En una sartén ponemos a fundir la cucharadita de mantequilla y agregamos la fruta, espolvorear las especias,  sacudir para que se mezclen bien, tapar y dejamos a fuego suave para que se hagan unos diez minutos.

Pasado este tiempo, destapar, incorporamos el jugo de los arándanos y subir un poquito el fuego para que reduzca. Enseguida, repartir en cuatro moldes individuales y dejamos templar.

En un cuenco, mezclamos la harina con el azúcar y la almendra molida. Incorporar a continuación la mantequilla muy fría, cortada en daditos y mezclamos rápidamente con los dedos para que la mantequilla no se ablande. Debe quedarnos una textura como de migas.

Por último, cubrimos cada uno de los moldes con esta mezcla, procurando no aplastar, para que quede suelta. Antes de sacar a la mesa, metemos en el horno y gratinar unos veinte minutos hasta que la corteza quede bien crujiente y suelta.

Podemos acompañar con unas cucharadas de nata sin azúcar semi montada.

SUGERENCIA : Se puede elaborar este mismo postre con otra fruta: ciruelas, peras, mango….y añadir a la cobertura frutos secos en trocitos o unas tiras de fruta deshidratada.

Etiquetas: , ,

Cuajado de albaricoques a la vainilla

Laura Vichera | 1 de julio de 2012 a las 8:13

  • 6 albaricoques, maduros pero que no estén blandos
  • un huevo
  • una taza de leche, unos 180 mls.
  • 80 grs de harina
  • 60 grs de azúcar
  • una cucharadita de miel de romero
  • un bastón de vainilla
  • una pizca de nuez moscada
  • una ramita de romero fresco
  • mantequilla para el molde
  • azúcar glas para el acabado

 

En un cazo ponemos la leche, abrir el bastón de vainilla a lo largo, raspar con un cuchillo para sacar las semillas y mezclamos con la leche. Añadimos también la cucharada de miel, el romero desmenuzado y la pizca de nuez moscada. Arrimar al fuego y cuando comience a hervir, apartamos y se deja enfriar tapado para que se mezclen todos los aromas.

Luego, en otra cazuela con agua hirviendo, escaldar los albaricoques un par de minutos, lo justo para que se les despegue la piel. Se dejan templar ligeramente y los pelamos. Se abren por la mitad y retirar el hueso. Precalentar el horno a 180 grados.

En un cuenco, batimos el huevo con el azúcar hasta obtener una crema espumosa y blanquecina. Luego, agregar la harina, continuar moviendo y, poco a poco, añadimos la leche colada y una vez mezclados todos los ingredientes, pasamos por un colador para que no queden grumos.

A continuación engrasamos con una pizca de mantequilla un molde redondo no muy grande. En el fondo repartimos las mitades de albaricoque, con el hueco del hueso hacia arriba. Cubrimos con la crema,  sacudir suavemente el molde para que no queden huecos y metemos en el horno más o menos durante media hora.

Una vez hecho, espolvorear generosamente con azúcar glas, dejamos enfriar del todo. Acompañar con unas cucharadas de nata semi-montada o una crema inglesa ligera.

Etiquetas: ,

Pastel de albaricoques y avellanas

Laura Vichera | 15 de mayo de 2011 a las 8:13

  • una lámina de masa de hojaldre
  • una docena de albaricoques grandes y maduros
  • 80 grs de mantequilla
  • 80 grs de azúcar moreno
  • un puñado de avellanas peladas
  • 2 o 3 cucharadas de mermelada de albaricoque
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • unas gotas de zumo de limón

En el mortero, machacar las avellanas dejándolas en trozos grandes y se saltean en una sartén sin nada de aceite hasta que queden tostaditas y se sacan a un plato. Precalentar el horno a 180 grados.

A continuación, lavar cuidadosamente los albaricoques, los pelamos y se abren por la mitad, retirar el hueso y se reservan en un plato rociados con unas gotas de zumo de limón para que no se oxiden.

Luego, en un molde redondo antiadherente ponemos a calentar la mantequilla, a fuego suave y, cuando se funda, agregar la esencia de vainilla y el azúcar y vamos caramelizando las paredes y el fondo del molde.

Una vez hecho esto, colocar, bien apretados y juntos, todos los albaricoques con el hueco hacia arriba y dejar nuevamente diez minutos más a fuego suave, apartamos y se deja reposar.

Con cuidado, cubrir el molde con la lámina de hojaldre, procurando meter los bordes hacia dentro y hornear de veinte a treinta minutos.

Mientras, en un cazo pequeño, calentar la mermelada para que quede más licuada y cuando el pastel esté hecho, dejamos enfriar un poquito y volcar sobre una fuente. Pintar con la mermelada y repartir las avellanas por encima. Servir con unas cucharadas de nata semi-montada sin azúcar o una bola de helado de vainilla.