Archivos para el tag ‘pistachos’

Bizcocho de mandarinas y pistachos

Laura Vichera | 29 de enero de 2017 a las 8:13

  • 4 huevos hermosos
  • 6 mandarinas grandes
  • 200 grs de pistachos molidos
  • 180 grs de azúcar moreno
  • una cucharadita de levadura
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • algo más de mantequilla y una pizca de harina para el molde
  • azúcar glas para servir

 

En primer lugar, pelamos las mandarinas y las ponemos enteras en una cazuela con agua hirviendo. Mantener al fuego durante tres cuartos de hora.

Mientras, engrasar un molde con una pizca de mantequilla y espolvorear el interior con harina. Sacudimos bocabajo para eliminar la harina sobrante y lo dejamos en el frigorífico. Precalentar el horno a 180 grados.

Pasado el tiempo de cocción de las mandarinas, las sacamos y dejamos enfriar. Las cortamos en dos, a lo ancho, sobre un plato para poder aprovechar el zumo.

Con la punta de un cuchillo retiramos las semillas y las pasamos al vaso de la batidora o el robot con el zumo que han soltado. Triturar a velocidad alta hasta obtener un puré.

En un cuenco batimos los huevos con el azúcar hasta que queden bien trabados y tengamos una crema espesa. Añadir luego la vainilla, la levadura y también los pistachos molidos.

Por último, incorporar el puré de mandarinas y acabar de mezclar.  Volcar en el molde, sacudir para que no queden huecos y hornear durante una hora y cuarto.

Acabado el tiempo de cocción, sacamos el bizcocho que debe quedar húmedo. Dejamos enfriar dentro del molde y luego desmoldamos sobre una fuente y espolvorear con azúcar glas.

También podemos adornar con algunos pistachos troceados o con unos gajos de mandarina pelados.

Compota de piña con queso y miel

Laura Vichera | 4 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • una piña entera de tamaño mediano
  • 200 grs de queso fresco cremoso
  • 150 grs de miel
  • 6 vainas de cardamomo
  • una copita de Jerez Amontillado
  • un puñado de hebras de azafrán
  • un puñado de pistachos pelados

 

En primer lugar, limpiar la piña “ a lo vivo”, retirar los restos de corteza y la cortamos en seis gajos, a lo largo. Luego, eliminamos la parte central  y cortamos los gajos en dos.

A continuación, volcar el queso en un cuenco y agregamos dos cucharadas de miel. Batir hasta que queden bien integrados y dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

En una sartén grande colocamos los gajos de piña sin amontonar. Añadir las semillas de cardamomo ligeramente machacadas y las hebras de azafrán. Mojar con el Jerez y agregar el resto de miel. Arrimar a fuego suave y vamos sacudiendo la sartén para que todo se vaya trabando. Tapamos y cocer durante diez minutos.

Pasado este tiempo, destapar la sartén y damos un último hervor todo junto de modo que la piña tome color y quede bien caramelizada. Apartar del fuego, retirar el cardamomo y dejamos enfriar completamente.

En el mortero machacamos un poquito los pistachos y luego se tuestan en una sartén hasta dorar. Reservar hasta el momento de servir.

Para presentar el postre, cortar la piña escurrida en daditos o en rodajas finas y se colocan en el fondo de copas altas, de cristal transparente. Añadir algo de jugo y cubrir con unas cucharadas de crema de queso bien fría.

Justo antes de sacar a la mesa, adornar la crema con algunas gotas más del jugo de cocción de la piña y repartir por encima los pistachos tostados.

 

Vasitos de pera y chocolate

Laura Vichera | 30 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • 4 peras hermosas, tipo Williams o Ercolina
  • 100 grs de chocolate para fundir, 70% de cacao
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • ralladura de piel de naranja
  • 4 cucharadas de leche
  • 4 cucharadas de nata
  • una cucharada de mantequilla
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • un puñado de pistachos pelados
  • unas galletas de canela o unas tejas para acompañar

 

En un cuenco de cristal, troceamos el chocolate y lo ponemos al baño María para fundirlo. Aparte, en otro cazo, calentamos la leche con la nata y la esencia de vainilla. Antes de que hierva, apartar y dejamos templar tapado.

Vamos moviendo el chocolate con varillas y cuando esté derretido, incorporamos, a cucharadas, la mezcla de leche y nata, sin dejar de mover para que todo quede completamente integrado. Dejamos reposar en el frigorífico.

En el mortero, machacamos los pistachos, dejándolos en trocitos y se saltean en una sartén, sin nada de grasa, hasta que queden tostaditos.

Luego, pelar las peras, retirar el corazón y las cortamos en dados medianos que rehogamos en una sartén con la mantequilla, el azúcar moreno, ralladura de piel de naranja y algo más de esencia de vainilla.

A fuego vivo, salteamos unos minutos, procurando que queden bien caramelizados. Dejamos enfriar en la misma sartén y luego, se reparten en cuatro copas altas que dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Unos minutos antes de sacar a la mesa, sacamos la crema de chocolate. Repartimos unas cucharadas sobre la compota de peras, adornar con los pistachos y acompañar con las tejas o las galletas de canela.

Albóndigas en salsa de puerros

Laura Vichera | 18 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • 600 grs de carne de ternera picada
  • una manzana pequeña, tipo Royal Gala
  • una cebolleta
  • un huevo
  • miga de pan mojada en leche
  • una cucharadita de pan rallado
  • unos pistachos pelados
  • sal y pimienta negra molida

PARA LA SALSA

  • 2 puerros, la parte blanca
  • una lata pequeña de leche de coco
  • una cucharada de curry, en polvo o en pasta
  • unas semillas de comino
  • sal y unos granos de pimienta rosa

En un cuenco desmenuzamos la carne y le añadimos la cebolleta y la manzana rallada. Incorporar los pistachos troceados, el huevo batido y la miga de pan muy poco escurrida. Agregar una pizca de sal y pimienta y si la masa estuviera demasiado blanda, espolvorear algo de pan rallado. Mezclar bien y dejamos en el frigorífico una media hora.

Para la salsa, calentamos un chorrito de aceite de oliva en una cazuela grande y rehogamos los puerros picados muy finos. Cuando estén blanditos, añadir la leche de coco, el curry, las semillas de comino y unos granos de pimienta rosa. Mezclar bien, bajar el fuego al mínimo y estofar durante veinte minutos.

Luego, formar las albóndigas y las pasamos por pan rallado. Se fríen en una sartén aparte, con un chorrito de aceite de oliva y, cuando estén doradas, se sacan a escurrir sobre papel absorbente.

Una vez hecha la salsa, vamos metiendo las albóndigas dentro y sacudir para bañarlas bien. Tapar y cocer a fuego muy suave quince minutos más. Acompañar con arroz Basmati.

Pollo salteado con arroz y pistacho

Laura Vichera | 26 de junio de 2014 a las 8:13

  • 8 contramuslos de pollo
  • 300 grs de arroz basmati
  • una manzana tipo Reineta o Granny Smith
  • una cebolleta
  • una zanahoria
  • un puñado de pistachos pelados
  • caldo de verduras o de ave desgrasado
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

PARA EL ADOBO DEL POLLO

  • 2 cucharadas de semillas de sésamo
  • 2 dientes de ajo
  • una nuez de jengibre fresco
  • 3 cucharadas de miel
  • 3 cucharadas de salsa de soja

 

La víspera, deshuesar el pollo, retirar la piel y la grasa y lo cortamos en daditos. Enjuagamos bien y se pasan a un cuenco con los dientes de ajo machacados, el sésamo y la miel.

Luego, agregar el jengibre pelado y rallado, la salsa de soja, una pizca de pimienta molida y un hilo de aceite. Tapar con film y dejamos en el frigorífico, moviendo de vez en cuando para que se mezclen los sabores.

Para preparar el arroz, en una cazuela con una pizca de aceite de oliva rehogamos la cebolleta y la zanahoria, muy picadas. Cuando estén blanditas y vayan tomando color, incorporar el arroz y las hebras de azafrán.

Movemos y añadir caldo en cantidad suficiente, agregar una pizca de sal y pimienta molida, tapar a medias y cocer hasta que el grano esté al dente. Volcar en un escurridor y dejamos templar.

Aparte, en una sartén grande, calentar algo más de aceite y saltear a fuego vivo los trozos de pollo bien escurridos con la manzana pelada y cortada en dados.

Cuando veamos que la carne está hecha, incorporar el arroz, los pistachos troceados y el jugo de la marinada y saltear a fuego vivo hasta que todo quede suelto. Servir enseguida.

Galletas de naranja con pistachos

Laura Vichera | 27 de octubre de 2013 a las 8:13

  • 200 grs de harina
  • 2 huevos grandes
  • 3 cucharadas de zumo de naranja
  • ralladura de piel de naranja
  • 300 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 4 cucharadas de miel
  • 4 cucharadas de pistachos pelados
  • unas vainas de cardamomo
  • vainilla en polvo
  • una yema y unas cucharadas de leche para pintar
  • una pizca de sal

 

Escaldar los pistachos en agua hirviendo, se secan y los frotamos hasta quitarles la piel. Luego, los machacamos ligeramente en el mortero hasta que queden en trocitos pequeños. Precalentar el horno a 170 grados.

A continuación, retiramos las vainas de cardamomo y machacamos las semillas. Templamos la miel con la mantequilla, unos minutos al baño María y añadimos las semillas de cardamomo. Incorporar los huevos, uno a uno, para que se integren bien y seguimos batiendo hasta que la mezcla se vuelva blanquecina y espumosa.

Luego, incorporar una pizca de vainilla en polvo, el zumo y la ralladura de piel de naranja. Agregar la harina tamizada y una pizca de sal.  Cuando tengamos una masa lisa y sin grumos, incorporamos los pistachos y mezclar nuevamente. Formar una bola, envolver en film transparente y dejamos un rato en el frigorífico.

Media hora después, espolvorear algo de harina sobre la encimera y estiramos la masa hasta dejarla de un centímetro de grosor aproximadamente. Cortamos tiras anchas y luego rectángulos y vamos formando las galletas. También podemos utilizar un vaso o un cortapastas.

Cubrir una bandeja de horno con papel sulfurizado y vamos colocando las galletas separadas unas de otras. Las pintamos con la yema batida con un par de cucharadas de leche y horneamos unos quince minutos.

Se van sacando a enfriar sobre una rejilla y cuando estén completamente frías, las guardamos en una caja hermética.

Etiquetas: , ,

Brownie de chocolate blanco con pistachos

Laura Vichera | 14 de julio de 2013 a las 8:13

  • 170 grs de chocolate blanco
  • un puñado de pistachos pelados
  • ralladura de piel de naranja
  • 2 huevos grandes
  • 30 grs de mantequilla
  • 50 grs de azúcar
  • 50 grs de harina
  • un sobre de azúcar vainillada
  • algo más de mantequilla y harina para el molde

 

Antes de empezar, engrasar un molde rectangular de paredes bajas con algo de mantequilla y espolvorear una pizca de harina. Sacudir bocabajo y dejamos en el frigorífico mientras preparamos la masa.

En un cazo con agua hirviendo, escaldar los pistachos un par de minutos, lo justo para que se les despegue la piel. Los pelamos y se secan con papel de cocina. Los machacamos en el mortero procurando que queden en trocitos no muy pequeños. Precalentar el horno a 180 grados.

Luego, en un cuenco al baño María, ponemos el chocolate troceado y vamos moviendo hasta que funda por completo. Fuera del fuego, incorporar la mantequilla en trocitos y mezclar para que se integren completamente.

Con unas varillas batimos en otro cuenco los dos huevos con la ralladura de piel de naranja y cuando estén bien espumosos, incorporar el azúcar y el azúcar vainillado.

Sin dejar de mover, agregamos la harina tamizada, poco a poco para que no se formen grumos. Cuando se haya enfriado la mezcla de chocolate y mantequilla la vamos añadiendo poco a poco, sin dejar de mover y, por último, agregar los pistachos. Volcar en el molde y sacudir para que no queden huecos. Hornear durante veinte minutos aproximadamente. Debe quedar blando por dentro.

Una vez hecho, dejamos templar, desmoldamos sobre una rejilla y cuando se enfríe del todo, cortar en pequeños cuadraditos que colocamos en cápsulas de papel.

Pechuga rellena con pistachos y naranja

Laura Vichera | 22 de noviembre de 2012 a las 8:13

  • 8 filetes de pechuga de pollo de corral
  • 8 lonchas de queso para fundir
  • un puñado de pistachos pelados
  • una naranja
  • un vaso de zumo de naranja natural
  • un vasito de ron
  • harina para rebozar
  • unas hojas de hierbabuena fresca
  • unas bayas de enebro
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez limpia la pechuga de grasa, aplanar los filetes con un mazo, los salpimentamos por ambas caras y se reservan en un plato. En el mortero, machacar unas hojas de hierbabuena picada con algo de ralladura de piel de naranja y luego, añadir las bayas de enebro y unos granos de pimienta rosa y mezclar con los pistachos troceados.

Sobre la superficie de trabajo, colocar una hoja grande de film transparente y encima ponemos los filetes de pechuga, procurando que se monten unos sobre otros. Cubrir con las lonchas de queso, repartir por encima el relleno de forma que no llegue a los bordes y con ayuda del plástico, vamos enrollando como si fuera un brazo de gitano.

Cuando esté terminado, coser con hilo de cocina a lo largo y también por los extremos para que no se salga. Pasar por harina y en una cazuela amplia, con un hilo de aceite de oliva, freír a fuego vivo, dándole la vuelta sin pincharlo hasta que esté dorado.

A continuación, mojar con el ron, flambear y, cuando se evapore el alcohol, agregar el vaso de zumo de naranja, bajar el fuego, tapar y cocemos durante media hora. Si fuera necesario, añadimos algo más de zumo o de caldo.

Justo antes de apartar del fuego, añadir los gajos de la otra naranja, sin pieles ni semillas y dejamos cocer unos minutos más todo junto.