¿Qué comemos hoy? » queso blanco

Archivos para el tag ‘queso blanco’

Tarta merengada de queso y lima

Laura Vichera | 17 de marzo de 2013 a las 8:13

  • 200 grs de galletas tipo Digestive
  • 80 grs de mantequilla a “punto de pomada”
  • 3 claras de huevo
  • 125 grs de azúcar
  • una pizca de sal

       PARA EL RELLENO

  • ½ kilo de queso batido, tipo Philadelphia
  • 4 limas
  • 3 yemas de huevo
  • unas semillas de cardamomo

 

En una bolsa de plástico metemos las galletas y las aplastamos con el rodillo. Se vuelcan en un cuenco y las mezclamos con la mantequilla. Trabajar hasta que tengamos una pasta trabada con la que forramos un molde desmontable, presionando bien sobre el fondo y las paredes.

A continuación, metemos en el horno precalentado a 180 grados durante diez o doce minutos, sacamos y cuando esté completamente frío, lo dejamos en el frigorífico para que endurezca bien.

Luego, en el mortero, abrir las vainas de cardamomo y machacar las semillas. En un cuenco montamos las tres claras a punto de nieve fuerte con el azúcar y trabajar hasta que queden duras. Dejamos en el frigorífico también.

Para el relleno,  lavar dos de las limas,  rallamos la piel y la pasamos a un cuenco. Incorporar el queso batido y trabajar con varillas eléctricas hasta que quede suelto y ligero.

Enseguida, incorporamos el zumo de las cuatro limas, las semillas de cardamomo machacadas y las tres yemas. Trabajar todo bien y volcar sobre la base de la tarta.  Nivelar con una espátula y hornear durante veinticinco minutos, hasta que cuaje.

Una vez fría, repartir por encima el merengue y formar picos.  Gratinar a 200 grados, con mucho cuidado de que no se queme.  Dejamos reposar fuera del horno y luego dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Empanadillas de dulce de membrillo

Laura Vichera | 9 de diciembre de 2012 a las 8:13

  • 16 obleas para empanadillas
  • 100 grs de queso de Burgos
  • 600 de membrillos
  • 150 grs de azúcar moreno
  • un limón
  • una vaina de vainilla
  • clavo molido
  • una yema de huevo
  • 2 cucharadas de leche
  • azúcar glas para espolvorear

 

Es mejor preparar el relleno un día antes. Con estas cantidades vamos a tener  bastante dulce de membrillo aunque lo que vayamos a utilizar aquí sea muy poco. El resto lo conservamos en un recipiente hermético en el frigorífico.

Una vez lavados y pelados los membrillos, retiramos el corazón y los troceamos. Se pasan a una cazuela con cuatro cucharadas de zumo de limón, una tira de piel y la vainilla abierta por la mitad.

Luego agregar el azúcar y un vasito de agua, mezclar todo bien y tapar completamente la cazuela. Poner a fuego mínimo y cocer durante tres cuartos de hora, moviendo de vez en cuando.

Pasado este tiempo, destapamos y dejar que se evapore el jugo de la fruta. Retirar la vainilla, triturar con la batidora, volcar en un cuenco y dejamos enfriar.

En el momento de preparar las empanadillas, precalentar el horno a 180 grados y dejamos el queso sobre un colador para que suelte todo el agua.

Sobre la mesa de trabajo extendemos las obleas y en el centro de cada una de ellas colocamos unos daditos de dulce de membrillo y de queso. Añadir una pizca de clavo molido, cerrar la oblea, pegar los bordes y vamos colocando las empanadillas sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado.

Cuando estén todas hechas, se pintan con la yema y hornear unos quince minutos. Fuera del horno, espolvorear con azúcar glas y algo más de clavo en polvo.

Pastel de arándanos y queso

Laura Vichera | 10 de junio de 2012 a las 8:13

  • 350 grs de arándanos, mejor frescos
  • 500 grs de queso blanco batido desnatado
  • 2 cucharadas de harina
  • 75 grs de azúcar
  • 4 huevos
  • ralladura de piel de un limón
  • una pizca de esencia de vainilla
  • azúcar glas para el acabado
  • algo más de mantequilla y azúcar para el molde
  • una pizca de sal

 

Si los arándanos son congelados, los dejamos en un colador, con un cuenco debajo para recoger el agua que suelten. Vamos precalentando el horno a 180 grados.

Con un pincel, pintamos con mantequilla un molde hondo y espolvoreamos con una cucharada de azúcar, la repartimos bien y dejamos el molde en el frigorífico mientras preparamos el resto de ingredientes.

En un cuenco grande montamos las claras a punto de nieve fuerte con una pizca de sal. Cuando comiencen a estar duras, vamos añadiendo el azúcar poco a poco, hasta que tengamos un merengue liso y brillante. Aparte, en otro cuenco, mezclamos el queso batido con las yemas, la esencia de vainilla y ralladura de piel de limón.

Cuando estén bien trabados, espolvorear las dos cucharadas de harina y vamos agregando, a cucharadas, las claras montadas, moviendo despacio para que no se bajen. Repartir la mitad de esta crema sobre el molde.

A continuación, colocar sobre ella los arándanos bien escurridos y “tapar” con la crema restante. Hornear durante cuarenta minutos aproximadamente.

Pasado este tiempo, sacamos del horno, dejamos enfriar y espolvorear generosamente con azúcar glas. Servir templada y acompañar de una bola de helado de vainilla y del jugo de los arándanos.