Archivos para el tag ‘requesón’

Pastel de albaricoques y requesón

Laura Vichera | 17 de julio de 2016 a las 8:13

  • 400 grs de requesón
  • 4 albaricoques maduros pero de pulpa firme
  • 4 huevos enteros
  • 140 grs de azúcar
  • ralladura de piel de limón
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • mantequilla para el molde
  • azúcar glas para presentar

 

Antes de empezar, desmenuzar  el requesón y lo dejamos en un escurridor para que suelte todo el líquido. Forrar un molde redondo o rectangular con papel sulfurizado y lo engrasamos con la mantequilla. Reservar en el frigorífico hasta que vayamos a utilizarlo.

En un cuenco, batimos los huevos con el azúcar hasta que tengamos una mezcla blanquecina y espumosa, muy ligera. Reservamos mientras preparamos el resto de ingredientes. Precalentar el horno a 170 grados.

Aparte, en otro cuenco, trabajamos el requesón desmenuzado con el agua de azahar y la ralladura de piel de limón. Una vez trabados estos tres ingredientes estén bien mezclados, los vamos incorporando poco a poco y moviendo siempre en la misma dirección, a la mezcla de huevos y azúcar.

Cuando tengamos una pasta lisa y sin grumos, volcar en el molde y sacudir para que no queden huecos. El molde debe ser lo suficientemente grande para que la altura de la masa no sea superior a cuatro o cinco centímetros.

Por último, lavar y secar los albaricoques, retiramos el hueso y los cortamos en rodajitas que vamos colocando de forma ordenada sobre la masa, presionando para hundirlas ligeramente. Hornear durante cuarenta y cinco minutos aproximadamente. Debe quedar cuajado pero no apelmazado.

Fuera del horno, dejamos templar y luego, una vez frío, lo pasamos al frigorífico hasta el momento de servir. Espolvorear generosamente con azúcar glas antes de sacar a la mesa.

Muslos de pollo rellenos

Laura Vichera | 9 de octubre de 2014 a las 8:13

  • 4 muslos de pollo de corral deshuesados
  • 100 grs de requesón
  • 2 patatas
  • un calabacín grande
  • 3 zanahorias grandes también
  • 3 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • caldo de verduras
  • un puñado de pipas de calabaza
  • una pizca de cúrcuma
  • un manojo de perejil fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

Una vez retirada la piel del pollo, limpiarlo también de grasa, enjuagamos bien, por dentro y por fuera y dejamos escurrir, mientras preparamos las verduras que nos servirán de base.

Sin pelar, despuntar el calabacín y lo cortamos en rodajas. Pelar las patatas, las cortamos de igual modo y hacemos también lo mismo con las zanahorias. Enjuagar bien y dejamos en un escurridor.

Luego, en un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las cebolletas cortadas en tiras o en aros muy finos. Pochar a fuego suave y, cuando estén blanditas, se pasan a una fuente honda.  Precalentar el horno a 200 grados.

Por encima, repartimos las rodajas de patata, calabacín y zanahoria, alternándolas. Agregar una pizca de sal y pimienta y aceite de oliva, tapar con papel de aluminio y hornear durante veinte minutos.

En el mortero, machacar unos granos de pimienta con los dientes de ajo. Agregar una pizca de cúrcuma, un puñado de perejil picado y las pipas de calabaza. Salpimentar los trozos de pollo por dentro y por fuera y los rellenamos con la farsa. Se colocan sobre la base de verduras, agregar un vasito de caldo y algo más de aceite de oliva por encima. Hornear tapado durante media hora.

Pasado este tiempo, destapar, damos la vuelta y hornear diez minutos más hasta que queden bien dorados.

Pasta con berenjenas asadas

Laura Vichera | 7 de octubre de 2014 a las 8:13

  • 350 grs de pasta larga
  • 2 berenjenas grandes
  • unas cucharadas de requesón
  • queso Parmesano rallado
  • 8 tomates secos
  • 3 dientes de ajo
  • pimentón picante
  • orégano
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Sin pelar, despuntamos las berenjenas y se cortan en daditos pequeños que dejamos en un escurridor espolvoreadas con sal gorda. Precalentar el horno a 200 grados.

Luego, enjuagar las berenjenas, se secan con papel de cocina y las colocamos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado. Salpicar con una pizca de aceite de oliva, hornear durante veinte minutos y apartamos. Dejar los orejones de tomate en agua templada para que se hidraten.

En una sartén grande, calentamos un chorrito de aceite de oliva y dorar los ajos laminados, a fuego suave, procurando que no se quemen. Incorporar luego los tomates, bien escurridos y cortados en tiras finas.

Cuando se ablanden un poquito, añadimos las berenjenas, espolvorear el pimentón, añadir el orégano, subir el fuego y saltear un par de minutos. Apartamos.

Aparte, en una cazuela con agua abundante y un pellizco de sal, cocemos la pasta el tiempo indicado por el fabricante hasta dejarla “al dente”. Volcar en un escurridor y refrescar con agua fría.

Por último, arrimar nuevamente la sartén al fuego, incorporar la pasta y damos unas vueltas todo junto. Servir y en el centro de cada plato, colocamos una cucharada de requesón y espolvoreamos algo más de pimentón y de orégano. Añadir por encima Parmesano rallado y sacar enseguida a la mesa.

 

Pasta con verduras, requesón y piñones

Laura Vichera | 6 de septiembre de 2014 a las 8:13

  • 300 grs de macarrones
  • 150 grs de queso fresco o requesón
  • un puñado de piñones tostados
  • una docena de tomates cherry
  • una berenjena pequeña
  • un calabacín pequeño
  • un pimiento amarillo
  • 2 dientes de ajo
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • sal y pimienta negra molida
  • unas gotas de vinagre balsámico
  • aceite de oliva

 

En un colador, dejamos el requesón o el queso fresco, con un peso encima para que suelte todo el agua. Enjuagar los tomates, pelar la berenjena y la cortamos en daditos y hacer lo mismo con el calabacín, pero sin pelar.

A continuación, picar muy menudos los dientes de ajo y la mitad de las hojas de albahaca. Limpiar el pimiento y lo cortamos en tiras finas o en trocitos pequeños.

En un cuenco, mezclamos todas las verduras con los ajos y la albahaca, añadir una pizca de pimienta molida y sal y unas gotas de aceite de oliva. Mezclar bien y precalentar el horno a 170 grados.

Luego, volcar todo sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, extendemos bien y si fuera necesario, agregar unas gotas más de aceite. Hornear durante veinte minutos, moviendo de vez en cuando.

En el momento de comer, hervir la pasta en agua con sal el tiempo indicado y la dejamos “al dente”.  Escurrir bien, incorporar las verduras, unas gotas de vinagre balsámico y mezclamos a conciencia.

Antes de sacar a la mesa, volcamos en una fuente y repartir por encima el queso o el requesón desmenuzados y un hilo de aceite de oliva. Agregar algo más de pimienta negra molida y adornar con el resto de hojas de albahaca picadas en trozos grandes y los piñones.

Canelones de verduras con anchoas

Laura Vichera | 22 de julio de 2014 a las 8:13

  • 12 placas de pasta para canelones
  • 8 filetes de anchoa en aceite de oliva
  • 100 grs de requesón
  • ½  pimiento rojo
  • un calabacín mediano
  • una zanahoria
  • la parte blanca de un puerro grande
  • 2 dientes de ajo
  • un puñado de hojas de albahaca fresca
  • queso Parmesano rallado
  • una taza de bechamel clarita
  • unas semillas de hinojo
  • sal y pimienta negra molida
  • mantequilla para engrasar
  • aceite de oliva

Antes de empezar, cocer las láminas de pasta y se dejan escurrir sobre un paño limpio. Dejamos el requesón en un escurridor para que suelte todo el agua.

En una sartén, con un chorrito de aceite de oliva, rehogamos el puerro y el pimiento rojo picados muy menudo. Minutos después, incorporar los dientes de ajo laminados, las semillas de hinojo, el calabacín y la zanahoria cortados en daditos pequeños. Rehogar a fuego suave hasta que estén blanditos.

Cuando el sofrito de verduras esté hecho, volcar en un cuenco, bien escurrido y dejamos enfriar. Mezclamos luego con un buen puñado de hojas de albahaca picadas en trozos grandes y el requesón desmenuzado. Añadir también las anchoas escurridas y cortadas en dos. Precalentamos el horno a 200 grados.

Sobre cada una de las láminas de pasta colocamos unas cucharadas de relleno, enrollamos con cuidado y se van poniendo en una bandeja engrasada con algo de mantequilla, procurando dejar el cierre hacia abajo.

Por último, napar con la bechamel y espolvorear generosamente con Parmesano rallado. Repartir por encima unas bolitas de mantequilla y hornear unos veinte minutos, procurando que la superficie quede bien dorada antes de sacar del horno. Servir recién hechos.

 

 

Curry de coliflor y brécol

Laura Vichera | 8 de enero de 2014 a las 8:13

  • una coliflor grande
  • unos ramilletes de brécol
  • 2 chalotas
  • 100 grs de requesón
  • un vasito de leche desnatada
  • un vasito de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • una cucharada de harina
  • una cucharadita de curry en polvo o en pasta
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva de baja graduación

 

Lavar cuidadosamente la coliflor, retirar la parte más dura de los tallos y separarla en ramilletes. Hacer lo mismo con el brécol y los cocemos al vapor, por separado, hasta dejarlos “al dente”.

Una vez hechos, se vuelcan en un escurridor y dejamos enfriar. Volcar también el requesón en un colador con un peso encima para que suelte el suero.

Mientras, preparamos la salsa de curry. En una sartén calentamos la cucharada de mantequilla con un chorrito de aceite. Picar las chalotas en tiras muy finas y las pochamos a fuego muy suave.

A continuación,  espolvorear la harina y cuando esté tostada, añadir el curry, en cantidad suficiente para que esté bien sabroso, una pizca de sal y pimienta recién molida. Poco a poco, vamos agregando poco a poco la leche y el caldo.

Sin dejar de mover para que no se formen grumos, dejamos al fuego unos minutos hasta que espese y apartamos. Precalentar el horno a 190 grados.

Sobre una fuente ligeramente engrasada con algo más de mantequilla y colocamos, bien ordenados, los dos tipos de verdura. Por encima, repartimos el requesón en montoncitos, añadir algo más de pimienta negra y napar con la crema de curry.  Gratinar unos ocho minutos, hasta dorar y servir enseguida.

Curry de coliflor y brécol

Laura Vichera | 8 de enero de 2014 a las 8:13

  • una coliflor grande
  • unos ramilletes de brécol
  • 2 chalotas
  • 100 grs de requesón
  • un vasito de leche desnatada
  • un vasito de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • una cucharada de harina
  • una cucharadita de curry en polvo o en pasta
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva de baja graduación

 

Lavar cuidadosamente la coliflor, retirar la parte más dura de los tallos y separarla en ramilletes. Hacer lo mismo con el brécol y los cocemos al vapor, por separado, hasta dejarlos “al dente”.

 

Una vez hechos, se vuelcan en un escurridor y dejamos enfriar. Volcar también el requesón en un colador con un peso encima para que suelte el suero.

Mientras, preparamos la salsa de curry. En una sartén calentamos la cucharada de mantequilla con un chorrito de aceite. Picar las chalotas en tiras muy finas y las pochamos a fuego muy suave.

A continuación,  espolvorear la harina y cuando esté tostada, añadir el curry, en cantidad suficiente para que esté bien sabroso, una pizca de sal y pimienta recién molida. Poco a poco, vamos agregando poco a poco la leche y el caldo.

Sin dejar de mover para que no se formen grumos, dejamos al fuego unos minutos hasta que espese y apartamos. Precalentar el horno a 190 grados.

Sobre una fuente ligeramente engrasada con algo más de mantequilla y colocamos, bien ordenados, los dos tipos de verdura. Por encima, repartimos el requesón en montoncitos, añadir algo más de pimienta negra y napar con la crema de curry.  Gratinar unos ocho minutos, hasta dorar y servir enseguida.

Buñuelos rellenos de crema de queso

Laura Vichera | 14 de diciembre de 2013 a las 8:13

  • 100 grs de harina
  • 70 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 3 huevos no muy grandes
  • 4 cucharadas de queso Emmental rallado
  • sal y pimienta negra molida

PARA EL RELLENO

  •  200 grs de requesón
  • 100 grs de queso Gorgonzola o queso azul
  • unos tallos de cebollino fresco
  • unos granos de pimienta negra

 

Con antelación, preparamos la pasta choux. Ponemos a calentar una taza de agua, unos 150 mls. aproximadamente y añadir la mantequilla, una pizca de sal y pimienta negra molida.

Cuando la mantequilla se haya fundido del todo, apartar del fuego y volcar la harina de golpe en el cazo y mezclar enérgicamente con unas varillas o una espátula.

A continuación, ponemos nuevamente a fuego suave y continuar moviendo para que la masa coja aire y quede bien seca. Dejamos templar y pasamos a una manga pastelera.  Precalentar el horno a 190 grados.

Mientras, preparar la crema de queso. En un cuenco desmenuzar el requesón bien escurrido y lo mezclamos con el queso Gorgonzola. Incorporar los granos de pimienta machacados y unos tallos de cebollino muy picados. Trabajar bien con un tenedor, pasar a otra manga y dejamos en el frigorífico.

Luego, forrar una bandeja con papel sulfurizado y vamos haciendo montoncitos de masa, bien separados unos de otros. Hornear unos quince o veinte minutos, hasta que suban y queden bien dorados.

A medida que estén hechos, se van sacando y los dejamos enfriar sobre una rejilla. Unos minutos antes de sacar a la mesa, hacemos un pequeño agujero en un lateral y los rellenamos con la crema de queso. Servir como aperitivo.

 

Pastel de requesón y albaricoques

Laura Vichera | 16 de junio de 2013 a las 8:13

  • 350 grs de albaricoques medianos, no demasiado maduros
  • 250 grs de requesón
  • 120 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 3 huevos
  • 100 grs de almendras molidas
  • ralladura de piel de limón
  • 160 grs de azúcar
  • 70 grs de harina de repostería
  • una cucharadita de levadura
  • esencia de vainilla líquida o en polvo
  • una pizca de sal

      PARA DECORAR

  • un puñado de almendras enteras y crudas
  • azúcar glas

Separar las claras, se montan a punto de nieve fuerte con una pizca de sal y se reservan en el frigorífico. Lavar los albaricoques, retirar el hueso y se rebozan en un par de cucharadas de azúcar. Dejar el requesón en un escurridor con un peso encima para que suelte todo el agua. Precalentar el horno a 180 grados.

En un cazo, ponemos agua a hervir y escaldamos las almendras hasta que se les arrugue la piel. Se refrescan con agua fría y las pelamos. Dejar sobre papel absorbente para que se sequen bien.

Aparte, en un cuenco, con ayuda de unas varillas, batir el azúcar restante con la mantequilla, la ralladura de piel de limón y la esencia de vainilla. Trabajar hasta que tengamos una crema lisa y brillante. Incorporar las tres yemas, las almendras molidas, la harina y la levadura. Mezclar bien y añadir el requesón, sin dejar de mover hasta que tengamos todos los ingredientes bien trabados.

Por último, vamos agregando las claras montadas, mezclando despacio para que no pierdan volumen. Volcar la masa en un molde engrasado y clavar encima los albaricoques con el hueco hacia arriba. En el lugar del hueso, colocamos una almendra.

Hornear durante cincuenta minutos y cuando esté hecho, dejamos enfriar y espolvorear generosamente con azúcar glas antes de servir.