Archivos para el tag ‘tomillo’

Hojaldre de tomate y bacalao

Laura Vichera | 16 de abril de 2016 a las 8:13

  • una lámina de hojaldre precocinado
  • 200 grs de bacalao desalado
  • 400 grs de tomate entero pelado (en conserva)
  • unas cucharada de pasta de aceitunas negras (tapenade)
  • una cebolla morada
  • un diente de ajo
  • una cucharadita de azúcar moreno
  • unas ramitas de tomillo
  • una cucharada sopera de semillas de sésamo
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva
  • unas gotas de aceite de sésamo
  • una pizca de mantequilla para el molde

 

En primer lugar, escurrir los tomates, los troceamos y se dejan sobre un escurridor para eliminar el jugo. Luego, con una pizca de mantequilla, engrasar un molde redondo, mejor si es desmontable, y lo forramos con la masa, presionando bien sobre las paredes para que no bajen al cocer. Pinchar el fondo y dejamos en el frigorífico.

A continuación, en una sartén grande, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar la cebolla picada muy fina, a fuego suave hasta que se ablande.

Cuando esté bien pochada, incorporar el diente de ajo muy picado y los tomates bien escurridos. Agregamos el tomillo desmenuzado, la cucharadita de azúcar, una pizca de sal y pimienta. Añadir un par de cucharadas de agua, mezclar bien, tapar y dejamos que se haga a fuego suave.

Luego, precalentamos el horno a 200 grados. Sobre la masa, repartimos el tomate bien escurrido y hornear durante media hora. Pasado este tiempo, cubrir con el bacalao en lascas, repartir por encima las semillas de sésamo y bolitas de pasta de aceitunas.

Por último, colocar la pasta de aceitunas bien repartida en bolitas sobre el pescado y añadir unas gotas de aceite de sésamo. Hornear diez minutos más y servir templado.

Milhojas de patata y queso de cabra

Laura Vichera | 27 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 4 patatas grandes
  • 150 grs de queso de cabra en rulo
  • unas ramitas de tomillo
  • un puñado de aceitunas negras sin hueso
  • una pizca de pimentón, dulce o picante
  • sal y pimienta negra molida
  • unas gotas de vinagre balsámico
  • aceite de oliva

 

La víspera preparamos las patatas para que estén completamente frías a la hora de preparar el plato. Las frotamos con un cepillo bajo el grifo y las cocemos al vapor hasta que queden “al dente”. Bien escurridas, se dejan enfriar y luego las dejamos en el frigorífico.

Cuando vayamos a preparar el plato, las pelamos y las cortamos en rodajas de grosor mediano. Picar muy menudas las aceitunas y desmenuzar el tomillo. Precalentamos el horno a 180 grados.

Cortamos cuatro cuadrados de papel sulfurizado y sobre cada uno de ellos colocamos una rodaja de patata y encima otra de queso de cabra. Vamos alternando los ingredientes, espolvoreando cada rodaja de queso con una pizca de pimentón y de tomillo.

Una vez acabados los ingredientes, procuramos que la última rodaja sea de queso. Por encima, repartimos el picadillo de aceitunas negras. Agregar unas gotas de vinagre balsámico y un chorrito de aceite de oliva.

Por último, cerrar los “paquetes” procurando que queden herméticos para que no salga el vapor al hornear. Los colocamos sobre una fuente y, en el último momento, metemos en el horno durante quince minutos.

Justo antes de sacar a la mesa, abrir el papel y dorar ligeramente la superficie. Servimos enseguida y acompañar con una ensalada de canónigos y tomates cherry.

SUGERENCIA.- Podemos cambiar el queso de cabra por cualquier otro tipo de queso de sabor fuerte e incluso alternar las rodajas de patata con alguna de boniato o calabaza.

 

 

 

Cuajado de berenjenas y queso

Laura Vichera | 18 de diciembre de 2015 a las 8:13

  • 2 berenjenas hermosas
  • 150 grs de queso de cabra
  • un puñado de aceitunas negras sin hueso
  • 2 tomates de pera maduros
  • 2 dientes de ajo
  • 3 huevos grandes
  • una cucharadita de harina de maíz
  • un vasito de nata ligera
  • unas ramitas de tomillo fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Un ratito antes de prepararlas, despuntar las berenjenas y, sin pelar, se cortan en daditos pequeños que dejamos en un escurridor espolvoreados con sal gorda y un peso encima, así irán soltando el jugo amargo.

Luego, pelar los tomates, retirar las semillas y los troceamos. En una sartén, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos los dos dientes de ajo, muy picados.

Antes de que se doren demasiado, incorporar los tomates, añadir algo de tomillo desmenuzado, sal, pimienta negra molida y la pizca de azúcar. Sofreír a fuego medio, sin tapar para que el jugo reduzca.

Una vez trabado el sofrito, volcar en un cuenco y dejamos enfriar. Enjuagar las berenjenas, se escurren bien y las salteamos en la misma sartén, añadiendo una pizca más de aceite hasta que estén blanditas. Precalentar el horno a 200 grados.

En un cuenco batimos los huevos con la nata y la harina de maíz. Añadimos algo más de pimienta negra y tomillo y mezclar bien hasta obtener una crema lisa y sin grumos.

Bien escurridas, repartir las berenjenas en moldes individuales ligeramente engrasados. Sobre ellas repartimos el sofrito de tomate mezclado con las aceitunas picadas y  el queso de cabra cortado en daditos.

Por último, cubrir con la crema y hornear durante quince o veinte minutos. Servir templado y acompañar con una ensalada.

Estofado de cordero con zanahorias

Laura Vichera | 12 de enero de 2015 a las 8:13

  • 750 grs de carne de cordero deshuesada, pierna o paletilla
  • 4 zanahorias grandes
  • 3 tomates de pera maduros
  • 3 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • ½ litro de caldo de carne desgrasado
  • una copita de vino Generoso: tipo Amontillado o Manzanilla
  • unas ramitas de tomillo
  • una pizca de harina
  • pimentón picante
  • unas semillas de alcaravea
  • unos granos de pimienta negra
  • una cucharadita de azúcar
  • sal y pimienta molida
  • aceite de oliva

Una vez limpia la carne de grasa, cortar en dados medianos, salpimentamos y los pasamos por harina. En una cazuela grande, calentamos unas cucharadas de aceite de oliva. Rehogamos a fuego medio, de forma que la carne quede bien dorada. Se saca a escurrir sobre papel absorbente y reservar.

En el aceite que nos ha quedado en la cazuela, rehogamos las zanahorias cortadas en rodajas gruesas y las cebolletas en aros finos. Cuando vayan ablandándose, incorporar los dientes de ajo ligeramente machacados y los tomates sin piel ni semillas, cortados en dados.

Sin dejar de mover, dejamos que el sofrito vaya haciéndose y que la verdura suelte todo el agua. Dejamos que reduzca, incorporar de nuevo la carne, los granos de pimienta, las semillas de alcaravea y el tomillo atado con el laurel.

A continuación, mojar con el vino y dejamos evaporar. Espolvorear el pimentón, una pizca de sal y de azúcar. Cubrir con el caldo y sacudir la cazuela.

Finalmente, dejamos cocer a fuego muy suave una hora aproximadamente, vigilando de vez en cuando por si fuera necesario agregar algo más de líquido. La carne debe quedar muy tierna.

Dejamos reposar fuera del fuego y acompañar con unas patatas fritas en dados grandes.

Salteado de garbanzos con calabaza

Laura Vichera | 30 de diciembre de 2014 a las 8:13

  • 300 grs de garbanzos
  • 150 grs de chistorra o longaniza
  • un trozo de calabaza de pulpa naranja
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • un par de cucharadas de vinagre
  • unas ramitas de tomillo
  • una hoja de laurel
  • una guindilla
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

Una vez remojados, enjuagar y escurrir los garbanzos y se pasan a una olla con la hoja de laurel y unos granos de pimienta. Añadir sal y un chorrito de aceite de oliva.

Luego, cubrimos con agua templada, ponemos a fuego fuerte y cuando comiencen a hervir, bajamos el fuego y cocemos hasta que estén tiernos. Una vez cocidos, se vuelcan en un escurridor y se dejan enfriar.

En un wok, preparamos un sofrito con las cebolletas muy picadas. Cuando estén blanditas, incorporar la calabaza en dados. Saltear a fuego vivo procurando que no se deshaga, incorporar la guindilla, volcar en un cuenco y reservar.

A continuación, en la misma sartén, agregar una pizca más de aceite de oliva y saltear los dientes de ajo laminados. Cuando comiencen a tomar color, sin que estén dorados del todo, incorporar los garbanzos y el tomillo desmenuzado. Subir un poquito el fuego y vamos moviendo para que se tuesten.

Cuando todo esté bien doradito, incorporar la calabaza y saltear todo junto. Justo antes de apartar, agregar las dos cucharadas de vinagre y mezclar a fuego vivo.

En una sartén aparte, freír la chistorra troceada, la escurrimos sobre papel absorbente y se reparte sobre los garbanzos a la hora de sacar a la mesa.

 

 

Crema de pescado con alioli

Laura Vichera | 1 de diciembre de 2014 a las 19:51

  • un kilo de mezcla de pescado para caldo: congrio, merluza, rascacio, salmonete
  • 2 cebolletas
  • un bulbo grande de hinojo
  • una zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • unas ramitas de tomillo
  • dos hojas de laurel
  • unas ramitas de perejil
  • unas hebras de azafrán
  • un par de cucharadas de concentrado de tomate
  • sal y unos granos de pimienta negra

PARA ACOMPAÑAR

  • 4 rebanadas de pan del día anterior
  • un huevo
  • un diente de ajo
  • aceite de oliva suave o de girasol

Un buen rato antes, preparamos el caldo. Limpiar y cortar el pescado en trozos grandes. Pelar las cebolletas, se cortan en gajos y limpiar también el hinojo y la zanahoria y los cortamos del mismo modo.

En una cazuela grande, calentar un chorrito de aceite y rehogar el pescado con las cebolletas, el hinojo y los dientes de ajo, a fuego medio, sin dejar de mover, para que todo vaya tomando color.

Luego, incorporar el concentrado de tomate y las hebras de azafrán. Añadimos también un manojito hecho con el laurel, el tomillo y las ramitas de perejil. Cubrir con litro y medio de agua templada y cocer durante tres cuartos de hora.

Mientras, preparamos el alioli y lo mantenemos en el frigorífico. Tostar las rebanadas de pan y reservar.

Una vez hecha la sopa, colamos el caldo. Desmenuzar el pescado y lo incorporamos de nuevo a la cazuela, así como las verduras. Triturar hasta obtener una crema fina, probar de sal y poner nuevamente al fuego.

Servir muy caliente y sobre cada uno de los platos colocamos una rebanada de pan con una cucharadita de alioli encima.

 

Pollo al vino con champiñones

Laura Vichera | 13 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • un pollo de corral grande
  • 300 grs. de champiñones
  • 2 patatas
  • un limón
  • 6 dientes de ajo
  • 3 cebolletas
  • una copita de brandy
  • un vaso grande de vino blanco seco
  • caldo de ave desgrasado
  • unas ramitas de tomillo
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

Una vez troceado el pollo, retirar la piel y la grasa, enjuagamos bien, secar con papel de cocina y salpimentar. Pasamos a un cuenco grande y añadimos los seis dientes de ajo, sin pelar y ligeramente machacados, unas ramitas de tomillo, zumo y ralladura de medio limón. 

También añadimos la copita de brandy y un chorrito de aceite de oliva. Mezclar todo bien, tapar con film y dejar en el frigorífico un par de horas para que el pollo tome el sabor de todos los ingredientes. Precalentar el horno a 200 grados.

En una cazuela calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar las cebolletas cortadas en tiras finas. Pochar a fuego suave y cuando estén blanditas se vuelcan en una fuente y sobre repartir por encima las patatas cortadas en rodajas medianas.

Luego, limpiar los champiñones y si no son muy grandes, los dejamos enteros y los salteamos en la misma sartén.

Sobre la cama de patatas y cebolletas colocamos los trozos de pollo, los dientes de ajo y el jugo de la marinada. Agregar el vino blanco,  un vaso de caldo y los granos de pimienta. Repartir los champiñones alrededor y hornear durante cuarenta minutos.

A media cocción, damos la vuelta, regamos con el jugo que se vaya formando y dejamos dorar.

 

Rôti de pechuga de pollo

Laura Vichera | 6 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • 6 filetes de pechuga de pollo de corral
  • 150 grs de chorizo magro, mejor si es ibérico
  • 4 tomates de pera maduros
  • un trozo de calabaza de pulpa naranja
  • 2 dientes de ajo
  • unas ramitas de tomillo
  • queso tierno de cabra rallado
  • caldo de pollo desgrasado
  • una copita de vino blanco seco
  • unas gotas de Tabasco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Para empezar, limpiamos los filetes de grasa y los aplanamos con el mazo para dejarlos igualados y más finos. Quitar la piel al chorizo y lo picamos muy menudo. Se saltea brevemente, en una sartén sin nada de aceite y escurrir sobre papel absorbente.

Con ayuda de una mandolina o un cuchillo muy afilado, sacamos unas rebanadas finas de calabaza  que reservamos aparte para rellenar el pollo. Picar el resto en taquitos menudos. Precalentar el horno a 190 grados.

En un chorrito de aceite de oliva, rehogar los dientes de ajo muy picados. Agregar los daditos de calabaza, doramos un poquito y añadir luego los tomates rallados, parte del tomillo, el Tabasco, sal y pimienta. Mezclar, tapar la sartén y dejar al fuego hasta  que la salsa reduzca.

Sobre la encimera, colocamos los filetes de pollo, montados unos sobre otro. Espolvoreamos generosamente con queso rallado y el tomillo desmenuzado. Cubrir con las lonchas de calabaza, repartimos los taquitos de chorizo y coser con hilo de cocina. Freír unos minutos a fuego vivo con muy poco aceite.

A continuación, pasamos a una fuente y mojar con el vino y el caldo. Hornear durante cuarenta minutos, dándole la vuelta a media cocción para que se haga por igual. Servir cortado en rodajas y acompañar con la salsa y un puré de patatas casero.

Pollo con crema de queso y tomillo

Laura Vichera | 16 de octubre de 2014 a las 8:13

  • un pollo de corral hermoso
  • 3 cebolletas medianas
  • la parte blanca de un puerro
  • unas ramitas de tomillo fresco
  • 2 yemas de huevo
  • un vasito de nata ligera
  • medio litro de vino blanco seco
  • caldo de pollo desgrasado
  • 100 grs de queso rallado suave, tipo Gruyère o Emmental
  • harina para rebozar
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Una vez troceado el pollo, en trozos grandes, retiramos la piel y la grasa. Enjuagar bien y dejamos en un escurridor. Secamos luego con papel de cocina, salpimentar y pasamos por harina.

En la cazuela donde vayamos a preparar el guiso, calentar un chorrito de aceite de oliva y freír los trozos de pollo por tandas, a fuego vivo, para que queden muy dorados por fuera. Se van sacando a escurrir sobre papel absorbente.

Luego, en el aceite que nos ha quedado, rehogar las tres cebolletas y la parte blanca del puerro, todo muy picado, en tiras o en daditos pequeños. Vamos moviendo para que se ablanden.

Cuando el sofrito esté a punto, incorporar nuevamente los trozos de pollo a la cazuela y añadir también el tomillo desmenuzado. Mojar con el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol.

Unos minutos después, cubrir con el caldo templado, agregar los granos de pimienta rosa y sacudir la cazuela. Tapar y cocer a fuego suave durante cuarenta minutos.

Pasado este tiempo, retirar el pollo de la cazuela y añadir las yemas batidas con la nata a la salsa. Mover despacio, sin que hierva. Apartar del fuego, agregar el queso rallado y mezclar bien. Volcar sobre los trozos de pollo y servir enseguida acompañado de pasta hervida.

Pechuga rellena en salsa de verduras

Laura Vichera | 25 de septiembre de 2014 a las 8:13

  • 800 grs de pechuga de pollo de corral, sin trocear
  • un puerro
  • 3 zanahorias
  • una manzana pequeña, tipo Golden o Royal Gala
  • 3 cebolletas
  • 8 dientes de ajo
  • caldo de verduras
  • un vaso de Jerez Oloroso
  • salvia, romero y tomillo frescos
  • una cucharada de mantequilla
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

 

Una vez deshuesada y sin piel, limpiar la pechuga de grasa y la atamos con hilo de cocina. Frotamos con uno de los dientes de ajo, sal y pimienta. Se coloca en una fuente, con las verduras atadas en un ramillete y añadir un hilo de aceite de oliva.

También añadimos los otros dientes de ajo machacados y sin pelar y mojar con el Oloroso. Agregar también un hilo de aceite de oliva, tapar con film y dejamos en el frigorífico durante unas horas.

Luego, calentar algo más de aceite en una cazuela grande, enharinar la pechuga y la freímos a fuego vivo, dándole la vuelta con cuidado de no pincharla, hasta que quede bien dorada por todos lados. Se saca y se reserva en una fuente honda.

A continuación, en el aceite que nos ha quedado añadimos la cucharada de mantequilla y, cuando funda, rehogar las verduras y la manzana, muy picadas, a fuego suave, sin dejar de mover para que se ablanden sin dorarse.

Pasados unos minutos, volcar las verduras alrededor de la carne y mojar con un par de vasos de caldo. Tapar con papel de aluminio y hornear a 170 grados durante una hora aproximadamente.

Una vez hecha la carne, la sacamos y, cuando se enfríe, cortamos en rodajas finas. Triturar la salsa y napar la carne cortada en lonchas finas. Acompañar con pasta hervida.