Redes y Cacharros » Archivo » Las tiendas Apple llegan a España

Las tiendas Apple llegan a España

Susana Caballero | 6 de septiembre de 2010 a las 12:14

Foto: Reuters

Apple abrió el sábado pasado su primera tienda en España, en el centro comercial La Maquinista de Barcelona, y su inauguración fue, como la de cada Apple Store, un acontecimiento. Cientos de personas aguardando largas horas de espera, café y donuts en plena madrugada (cortesía de la firma de la manzana para sobrellevarla un poco mejor) y los empleados de la tienda, tan emocionados como los inminentes clientes, recibiendo con aplausos y ovaciones a quienes hacían cola desde la tarde anterior.

Hay mucha gente que no entiende todo este jaleo por la apertura de una tienda. Y tampoco entenderán el que se montará el próximo sábado en el centro comercial Xanadú de Madrid cuando se abra otra más, ni el que se montará con cada una de las otras diez tiendas que Apple quiere abrir en España en los dos próximos años, ni el que se monta cuando, en cualquier lugar del mundo, Apple enciende una manzana en un escaparate.

Siempre digo que Apple no vende productos, sino conceptos, y sus tiendas son uno de esos conceptos, tan popular que hay otros que lo han tomado como fuente de inspiración.

No conozco (aún) la de Barcelona, pero me imagino que seguirá el modelo de la marca y será, grosso modo, como las demás tiendas Apple, no sólo un establecimiento en el que comprar ordenadores, dispositivos o accesorios, sino más bien una experiencia (Pedro Aznar lo explica a la perfección en Applesfera).

Foto: Reuters

Cuando un empleado de Apple te pregunta si te puede ayudar, es eso lo que te está preguntando. Venderte algo no es su objetivo último (aunque agradecen que compres cosas); realmente quiere ayudarte. En las tiendas Apple uno puede toquetear todos los cacharros antes de comprarlos (o tocarlos sin más), sin sentir el aliento de ningún empleado en la oreja (seguro que todos tenemos en mente un par de sitios en los que sí lo sentimos), y puedes probar todas sus funciones. Si tienes dudas sobre elegir uno u otro, te las responderán, y no pensando en sacarte el dinero o aprovecharse de ti. Te recomendarán lo que quieres o necesitas, y punto, porque los empleados de Apple saben perfectamente de lo que están hablando.

Además de la zona para probar los productos, las tiendas tienen zonas específicas para atender a sus clientes. Por un lado, la Genius Bar, ideal para la gente con problemas (con sus cacharros; no ponen copas, ni siquiera café; habría que poner eso en la hoja de reclamaciones…), y por otro, el One on One, en el que puedes solicitar la asistencia de un empleado para que te resuelva dudas, te enseñe a hacer algo que no sabes con tu ordenador/dispositivo, a manejar alguna función o programa que no controlas demasiado bien y, en definitiva, a que aprendas a usar mejor tu aparato.

Foto: Reuters

Aparte de todo eso, algunas tiendas (no sé si la de Barcelona la tiene; otras como la de Regent Street en Londres o la de Stockton en San Francisco, sí) disponen de una sala de conferencias en la que se imparten cursos (también gratuitos) sobre distintas aplicaciones y también sobre ordenadores, iPod, iPhone o iPad, y en algunas ocasiones presentaciones de películas y actuaciones musicales.

Las salas de conferencias (y, si no la hay, los bancos de la tienda son una buena opción) son, además, si se está lejos de casa y cansado de vagar por una ciudad desconocida, un lugar ideal para descansar un rato (y aprender algo de paso), y sus ordenadores y sus redes WiFi públicas un buen método para echarle un ojo al correo electrónico o consultar alguna dirección.

Foto: Apple

Entre los planes de expansión de la compañía en España está situar alguna tienda en un edificio propio, no sólo en centros comerciales. No se sabe aún si Andalucía será agraciada con una, ni si llegado el caso será en un centro comercial o no, pero me encantaría que hiciesen en algún inmueble de por aquí lo que han hecho en Londres en Covent Garden o encontrarme un cubo como el de la Quinta Avenida de Nueva York o un cilindro como el de Shanghai en el centro de cualquiera de nuestras ciudades, aunque poco futuro le veo a la idea teniendo en cuenta la profusión de restos arqueológicos por estos lares y la excesiva (y cerrada) sensibilidad de quienes nos gobiernan. Pero me encantaría equivocarme.

Foto: Apple

Etiquetas:

  • Applefan

    Este verano estuve en la Apple Store del Louvre y vaya maravilla! Me hubiese llevado allí toda la tarde pero bueno Paris tiene muchas cosas que ver, jeje. Ojalá pongan una en Sevilla! Por cierto, muy bueno tu blog. Saludos.

  • Susana Caballero

    La del Louvre es uno de los sitios que no me voy a perder cuando vaya a París, algo que espero hacer en algún momento, porque la tienda tiene una pinta estupenda. Y la nueva de Londres también. Me llama mucho la atención el cilindro de Shanghai (el cubo de Manhattan sí lo he visto in situ), pero está pelín lejos… Me sumo a tu deseo de que pongan una en Sevilla, aunque como digo en el post, creo que será poco probable que veamos por aquí excesos arquitectónicos de ese tipo, aunque personalmente preferiría una Apple Store enorme en lugar de las setas de la Encarnación, jeje.

    Gracias por la visita, por el comentario y por los elogios, a todas luces inmerecidos ;), y un saludo.