Archivos para el tag ‘creative commons’

El ‘open government’ según la Casa Blanca

Susana Caballero | 22 de noviembre de 2011 a las 22:10

Ya sabemos que España no es Estados Unidos. En algunos casos para bien y en otros, para mal. Y si hablamos de política, nos vamos de lleno al segundo grupo. No hace falta ser un experto en redes sociales o en internet para darse cuenta de que el uso que los grandes partidos han hecho de las nuevas tecnologías en la recién terminada (ya era hora) campaña electoral ha sido desastroso. Y eso que han pasado tres largos años desde que Barack Obama y su equipo demostraron que internet servía para algo más que publicar vídeos y lanzar eslóganes. Pero parece que aquí no se han dado por aludidos.

Tampoco hay que ser un experto para darse cuenta de que las webs de la Administración (hablo de la central) son del siglo pasado. No sé si pasarían un análisis de accesibilidad y usabilidad, pero al menos en mi caso tengo que dar mil vueltas cada vez que entro en alguna para buscar algo. Rara vez lo encuentro. Eso por no hablar de los bonitos copyrights al pie de las webs o la no menos bonita página de error a que conduce pulsar en el Aviso legal de la web de La Moncloa. O la página oficial del Gobierno en Flickr, que planta un copyright en cada pie de foto pese a que están adscritas a una licencia Creative Commons incompatible con la publicación para fines comerciales. Es decir, que a los periodistas, por ejemplo, no nos sirve para nada, salvo que hablemos con Getty Images y pasemos por caja.

(De hecho, me extraña que, con esta preocupación por proteger sus trabajos propagandísticos, esté siquiera disponible la opción de insertar, igual que en YouTube. Será que no se han dado cuenta o que no saben cómo desactivarlo…).

P101111PS-0009

No me voy a extender mucho más en este capítulo, salvo para indicar que la situación en Estados Unidos es bien diferente. Los contenidos de la web del Gobierno estadounidense se adscriben a una licencia Creative Commons que sí permite su uso para fines comerciales. En cuanto a las fotografías de la página de Flickr de la Casa Blanca, llevan la licencia United States Government Work, que establece que no están sujetas a copyright. O sea, que un medio o periodista puede publicarlas sin problema.

Tras esta larga introducción, vamos al tema. Si quieren saber algo más de cómo funciona la política estadounidense, les recomiendo encarecidamente la serie El ala oeste. Aprenderán mucho y también se deprimirán cuando recuerden el paño de lo que tenemos que aguantar aquí en la vida real.

No sé si lo sabrán, pero en Estados Unidos, un país en el que sí hay separación de poderes, Obama anda a la gresca con el Congreso, que no se pone de acuerdo para aprobar la American Jobs Act, una ley que, muy resumidamente, reduciría los impuestos de la clase trabajadora para subírselos a quienes tienen mayor poder adquisitivo. Para hacer partícipes a los ciudadanos de cómo les afecta que se apruebe o no esta ley (recordemos que allí la gente sabe quién es su congresista o su senador, y que pueden darle la brasa directamente), la Casa Blanca ha publicado en su web un simulador de impuestos. Basta indicar si se tributa en solitario o con el cónyuge y los ingresos anuales de cada uno para saber cuánto se ahorraría cada contribuyente con esta ley. Simple pero efectivo. Y no se han limitado a eso, sino que también han publicado resúmenes, desglose estado por estado y hasta gráficos.

Y si se les están poniendo los dientes largos por la envidia, mejor no miren siquiera esta otra calculadora, que permite a los ciudadanos saber adónde va cada dólar que pagan en impuestos federales.

Ni tampoco echen un vistazo a We the People, que recoge una centenaria tradición estadounidense (el concepto de las peticiones al Gobierno estaba en la primera enmienda a la Constitución) y la adapta al siglo XXI: cualquiera puede registrar su petición y, si consigue 25.000 adhesiones en un mes, será atendida por el Gobierno, que debe darle una respuesta. Responder no significa, claro está, que vayan a hacer realidad lo que se pide en ella, sólo que alguien del Ejecutivo va a tener que leerlo, estudiarlo y darle una respuesta. Algo es algo.

Obviamente el open government o gobierno abierto, transparente al cien por cien para los ciudadanos, es mucho más que lo que acabo de reseñar aquí, pero ahora que La Moncloa cambia de inquilinos igual es hora de ponernos al día y tomar alguna idea de lo que se hace en Washington, ¿no creen?

——————————————–

Actualización: Pocas horas después de publicar este artículo el equipo de Barack Obama ha estrenado la página de Google+ de su campaña (“the as-official-as-it-gets Google+ page”, dicen con todo el arte en la descripción), cuyo primer mensaje es un saludo y una petición a sus seguidores de sugerencias y consejos sobre cómo usar este espacio. Ya tiene unos cuantos comentarios y, por lo visto hace cuatro años, me da que van a hacerle caso a más de uno. También me da que en los próximos meses podemos aprender unas cuantas cosas de cómo usar Google+ para una campaña política…