Archivos para el tag ‘Cervantes’

Cervantes y nuestro diálogo con los muertos

Luis Sánchez-Moliní | 16 de marzo de 2015 a las 15:59

 

MIGUEL DE CERVANTES

Dijo Jefferson que el mundo pertenecía a los vivos, obviando con optimismo ilustrado que la comunidad humana se compone tanto de los vivientes como de esos inquietantes individuos a los que Petronio llamó con acierto irrefutable “la mayoría”, es decir, los difuntos, como nos recuerda Klappenbach en su ensayo ‘Defensa de la muerte’, recientemente publicado en la revista ‘Claves de razón práctica’. Comprender esa obviedad fue la base del éxito de los faraones, de los escritores como Juan Rulfo o de las religiones que profesan un más allá, pues no se conoce una sola cultura que no viva en continuo diálogo con sus antepasados, sean estos en forma de dioses manes, de santos elevados a los altares o de héroes laicos. Los difuntos forman parte de nuestra realidad de igual modo que el vecino del tercero que nos cruzamos en el ascensor. Ya lo dijo Ángel González en versos inmortales: “yo no soy más que el resultado, el fruto/ lo que queda, podrido, entre los restos”

Sólo desde esa perspectiva se comprende que el Ayuntamiento de Madrid, en plena crisis económica, se haya gastado miles de euros en intentar localizar los restos de Miguel de Cervantes en el antiguo convento de las Trinitarias.  ¿Qué aportará a nuestro conocimiento sobre la obra cervantina el saber que esos escasos huesos desordenados y sucios que afloran ahora en la oscuridad de una cripta son realmente del manco de Lepanto? Probablemente nada. Sin embargo sí nos permitirá algo mucho más importante: abrir una vez más, aunque sea mínimamente, esa puerta que separa el mundo de los vivos del de los muertos. Seguir con el diálogo para intentar comprender el gran enigma, la gran duda, el gran temor.

Lo que está haciendo ese grupo de científicos en Madrid o los arqueólogos de Atapuerca no dista mucho de la labor de los buscadores medievales de reliquias. Ahora todo se intenta envolver en una estética aséptica de batas blancas y técnicas futuristas, y se ponen como excusas necesidades científicas inaplazables, pero parece claro que el empeño actual por encontrar los restos de Cervantes tiene una relación directa con, por poner un ejemplo, la superstición que llevaba al general Franco a dormir junto al brazo incorrupto de Santa Teresa o que aún empuja a los peregrinos a caminar en dirección oeste para buscar la tumba de Santiago Apóstol. El hombre siempre ha creído, y por algo será, que hay muertos cuyos restos tienen algún tipo de influencia benéfica sobre nuestras vidas.

Habrá quien ponga cara de autosuficiencia científica, pero hay ciertos restos paleontológicos en las vitrinas de los museos que en la actualidad son venerados con el mismo fervor que en su día lo fueron los restos de San Francisco. El fetichismo forma parte de la naturaleza humana y cambiará de careta las veces que haga falta para acompañarnos en nuestro viaje incierto por el tiempo. Pasarán décadas y siglos y seguiremos con nuestro incesante diálogo con los muertos hasta que, definitivamente, la “mayoría” de Petronio se convierta en la “totalidad”.