Emilio Aragón, menos samba…

Francisco Andrés Gallardo | 28 de septiembre de 2008 a las 2:01

Se marchó por su cuenta y riesgo, pero su padre insinuó que se iba del negocio familiar “con más riesgo que cuenta”. Todo pudo ser una simple pose, aunque el papá sabía que los emilios estaban destinados a controlar en exclusiva el programa de los payasos. Al cabo de los años el hijo supo desbaratar los temores. Aquel joven de 24 años, que terminaba la carrera de piano y que no quería ser ya el Milikito que en diciembre de 1976 se presentó ante los niños de la transición mudo y con un cencerro, seguía cada programa una enigmática línea blanca.

La raya termiaba en Globomedia. En ‘Ni en vivo ni en directo’, su debut independiente, con aleteo de mano y la copiada frase “yo soy Emilio Aragón y usted no lo es” Miliki júnior (La Habana, 1959) se transformó en un Benny Hill de chistes blancos para una TVE que no tenía humor. Ni bueno, ni malo. Aquellos gags artesanales estuvieron a punto de ganar un Emmy y todo, pero su autor no salió de casa en varios días por una portada de la viperina revista Sal y pimienta: aparecía en la caricatura con un disparo en el entrecejo y la frase “ni así resultas gracioso”. Tras dos temporadas (entre el 83 y el 84), llegó el vacío. Durante cinco años no sonó el teléfono y eso lo tiene muy presente el actual presidente de La Sexta y su mujer, Aruca. Tuvo años malos, aunque parezca que siempre estuvo ahí. Llenó la cartera como pudo, haciendo programas de radio para la Ser como ‘Chispa y humo’ y, mientras, aprendía mucho.

Aquella mala racha pudo haber sido diferente si Chicho Ibáñez Serrador lo hubiera elegido en 1982 para presentar ‘Un,dos,tres’. Bueno, todos lo recordamos, el padre de Ruperta se decantó finalmente por Mayra Gómez Kemp, y Emilio Tomás, decepcionado, pensó que no volvería a tener una oportunidad así.

Un día resonó el góndola de su despacho y Tomás Summers le invitó a probar con un nuevo programa en una nueva emisora, cuando los canales no pasaban de dos. Con ‘Saque bola’ , en Canal Sur, Milikito, en 1989, a sus 30 tacos, y 13 después de su primer cencerrazo, comenzó de nuevo y fue ya entonces para no perderse de vista. En el otoño de 1990, ya maduro y amigo de Mané el del tupé, se marchó a Telecinco a sustituir a José Luis Moreno en un concurso diario que se llamaba VIP,o algo parecido (no me acuerdo, hombre), que se emitía a todas horas y en distintas versiones: ‘VIP normal’, ‘VIP Noche’, ‘VIP Guay’, ‘VIP Marbella’, ‘Coctelera VIP’. Los Estudios Roma, donde los niños ahora cuarentones lo habían saludado con un “bieeen”, se convirtieron de nuevo en su casa, anunciando el mentiroso Cacao Maravillao y luciendo esmoquin y zapatillas a lo Arsenio Lupin. Ay,esos ojeos yanquis que siempre le han cundido.

Allí todos formaban una familia, como bien saben sus compadres Belén Rueda y Daniel Écija (Dani,el realizador), que se conocieron allí y se casaron (y después se ‘separtaron’). En la convivencia de tantas horas combustibles para Telecinco se forjó la idea de la productora que ahora guía el canal blanquiverde. Emilio sacó partido al concurso y a sus composiciones musicales, las más churretosas de su extenso repertorio. “Te huelen los pies”, decía. Él olía a pasta y hasta tenía fans.

La competencia, que hasta entonces lo seguía llamando Milikito, se fijó en él. Antena 3, reconvertida por el grupo Zeta y Mario Conde, lo fichó en el 92 por bastantes ceros. En principio su show de humor,muy sextero por cierto, ‘Noche Noche’, decepcionó. Se dio una ueva oportunidad con ‘El juego de la Oca’. Así,sí.Pero ya estaba harto del esmoquin. Quería su ficción. Con Dani se cambió por una bata. Pergeñaron una comedia familiar, intergeneracional, amable, sin besos con lengua ni palabrotas. Otra vez el riesgo, en una desconocida Telecinco. ‘Médico de familia’ (1994-1999) era un ambulatorio de algodón dulce, con una envidiable familia en una unifamiliar. Globomedia iba aprendiendo de sí misma,sumando a partes iguales talento y dinero. De la inicial cosecha del doctor Martín irían surgiendo por gemación creativa otros emblemas de la productora como ‘Periodistas’ o ‘Siete vidas’ y experimentos pioneros como ‘Inocente,inocente’, ‘El informal’ o ‘CQC’. Emilio, limpio, yernísimo, apolítico, sin fisuras, se marchó a oxigenarse a Estados Unidos y cuando regresó se dio cuén de que el médico le marcaba la imagen. Intentó por dos veces sendas series alejadas de su estereotipo medicinal, pero no cuajaron.Ni ‘Javier ya no vive solo’ , en Telecinco, ni ‘(Casi) perfectos’, enAtena3. Su satisfacción reciente la goza en otras aristas como la música o el circo, pero también en las cifras de Globomedia, que antes de La Sexta lucía ya 62 millones de euros anuales de facturación, donde se incluyen series, magacines, debates y programas de telerrealidad realizados para toda la competencia. En fusión con Televisa, Mediapro, El Terrat o Bainet, ahora preside su propia televisión, sin su consentimiento.

Prefiere que la imaginación le llegue en el plató, como proponía su programa de improvisaciones, ‘Los irrepetibles’, exitoso formato teatral también. Si Emilio fracasa algún día en otra cosa, no será por desinterés. Ya lo pronosticaba él mismo en su parodia bananera: “Menos samba e mais trabalhar” .

(Bueno, y lo que he contado se resume perfectamente en este fragmento de la gala de los TP del año 1997… Ah, también anda por ahí Anita, Mira quién figura…

http://www.youtube.com/watch?v=TpAfDGLmJ5w http://www.youtube.com/watch?v=ila765j7jG4

Y os dejo unas tomas falsas…

http://www.youtube.com/watch?v=ieoo7vy783Q

  • Bartolome Jiménez

    CuCa ¿te quieres casar conmigo?