El Sofalícola » Archivo » La Ramona. Su cuerpo da miedo verlo

La Ramona. Su cuerpo da miedo verlo

Francisco Andrés Gallardo | 30 de julio de 2009 a las 19:28

Después de un par de semanas con la casa anegada (metafóricamente), os dejo aquí ‘La canción del verano’ que publico este viernes en papel, dedicado ‘La Ramona’, un tema de Fernando Esteso que nunca habría sido un éxito sin el apoyo de la televisión y de Valerio Lazarov.

http://www.youtube.com/watch?v=NtLydYDuarU

La Ramona es barrigona. Su cuerpo da miedo verlo.

La Ramona es el último romance medieval cantado en una España de subconsciente rural, que se mofa del tonto del pueblo para sentirse superior. Esta poesía de hipérboles quevedianas fue escrita por el fallecido Lauren Postigo cuando Franco entraba en la UVI, un par de años antes de que el entonces marido de La Camboria (una olvidada flamenca yeyé) se convirtiera en el presentador del programa coplero Cantares, en el yacimiento arqueológico de El Corral de la Pacheca.

Para ponerle voz, es un decir, a las desdichas de una enferma de obesidad mórbida, se fichó a Fernando Esteso, graciosete oficial del pueblo llano (más bien allanado) de la Transición, en su aplaudida vertiente cateta. Había triunfado antes con Bellotero pop, después con La Ramona, para llegar a la cima con Desde que te di el primer zurriagazo, apología de los malos tratos. Es verdad, a este país ya no lo conoce ni la madre que lo parió. Ni el Tribunal Superior de Justicia. Pero la gente se reía a mandíbula batiente con estas cosas, las de Esteso, predecesor de Marianico el Corto, y que promocionaba con preferencia sus zarabandas agropecuarias con el ballet Zoom en la tele. La Ramona fue la canción del verano del 76, porque al personal le regocijaba reírse de los inferiores, como de la gorda del pueblo. La Ramona huye en la canción, con toda la razón del mundo, con el pusilánime hijo del cartero, nos imaginamos que hartos del acoso de sus paisanos. El barco en el que viajan se hunde y los balleneros cazan a la mujer confundiéndola con un cetáceo. Qué risa. Con este churrete Postigo y Esteso ganaron una pasta y no había chiringuito en el que los clientes festejaran la desgracia de La Ramona en cuanto sonaban sus primeros compases. Cuántas ramonas hubo que tuvieron aguantar las burlas de una canción sin ninguna puta gracia.

(En el vídeo de Fernando Esteso aparece un tío rubio muy lacio. Es el bailarín Giorgio Aresu, en el Especial Nochevieja de 1976. Veinte años después fue el responsable de ‘Sorpresa, sorpresa’. Sí, en los tiempos del falso perrito Ricky. Qué pequeño es el mundo)

Los comentarios están cerrados.