Fusión de algodón dulce

Francisco Andrés Gallardo | 30 de diciembre de 2010 a las 14:07

La gran familia de canales. A CNN + le toca el papel de Chencho, pero en esta película desaparece para siempre. Y el abuelo Polanco llorando. En esta animación, con un aire entre Los increíbles y Los protegidos, han querido escenificar la absorción de Cuatro por Telecinco. Italia se come la empanada de Prisa. Todo muy de algodón dulce. Tantos millones escondidos en unos muñecos animados. Si no hubieran tantos despidos detrás, me lo tomaria a risa.

Qué mejor resumen de lo que ha sido este 2010 de la crisis que el vídeo de abajo. ¿Feliz 2011?

Buongiorno, principessa. Feliz Navidad

Francisco Andrés Gallardo | 24 de diciembre de 2010 a las 0:22

Se buscaron por los laberintos de la memoria y, tomados del brazo, tímidos, recorrieron las callejas que conducen a las historias que nunca vivieron. Se describieron todos aquellos rescoldos que hallaron en el desventurado hueco que deja el pesar, abandonadas las fotografías en la esquina de un museo. Una alameda que sonríe y una confianza en el porvenir y en el por llegar. Un atardecer plomizo y precipitado, una lluvia sin remilgos, sin escapatoria, más allá del arco iris. Aquella luz se afanaba en iluminar los inviernos que nunca nos contamos, las historias que apagó el fuego, las trastiendas de una Navidad que no pudimos compartir ni poseer, las distancias que nos aislaron de nuestro corazón.

Pilares de una existencia, un beso secreto, entre el humeante chocolate de la infancia. Una copa en la penumbra, entre solemnes acordes que anuncian las noches más buenas, las noches menos olvidadas. El mar. La tiniebla, la llama que no deja de consumirse. El alguacil que te guía por todos esos rincones que siempre imaginaste y que jamás pudiste contemplar, una mano que te sostiene la mirada de niño y unos ojos que te recuerdan los años amontonados en la adolescencia.

Se buscaron por los pliegues de los recuerdos, por las grietas que deja lo inesperado. Por los jardines entreabiertos, donde juegan quienes fuimos un día. Acurrucados frente a los fríos y a los desencantos, anduvieron por las rutas que se sabían de memoria para sorprenderse con aquellos detalles invisibles que tapan las evidencias. Se reencontraron y se descubrieron.

Una pantalla apagada. Un amanecer como nunca.

Buongiorno, principessa.

Un día entero sin televisión. Feliz Navidad a todos.

Cádiz se quedó sin ver a House

Francisco Andrés Gallardo | 22 de diciembre de 2010 a las 2:25

Mal rayo le parta a la TDT. Pues, efectivamente, eso es lo que nos pasó ayer a los sofalícolas gaditanos. Dos horas de apagón digital en toda regla. Dos horas nocturnas sin televisor, con el internés echando humo porque se fue toda señal catódica en el plasma. Bueno toda no, se salvaba el multiplex de Canal Sur, que con 75 Minutos, el concurso Taxi y la película de Hitchcock ‘Yo confieso’ no era una parrilla para tirar cohetes. Pero nos trajo aquella sensación de hambruna cuando teníamos apenas un par de canales por nuestra televisión tan terrestre. Está claro: si algún día se produce una hecatombe nuclear, sobrevivirán las cucarachas y la señal de Canal Sur.

En cuanto un repetidor tan celestial es abatido por cualquier avería, toda la televisión, por mucha HD que tengamos, se va a hacer puñetas. Nos quedamos sin House y sin el partido Nadal-Federer por Teledeporte. Jo, con Abertis. Tardaron dos horas en reparar el pifostio digital. Vaya rollo de tele.

Siempre nos quedará el youtube. Para animaros el día, ahí va la última versión de ‘El mundo tras el cristal’. Ojo a la chica del final. Vosotros mismos…

Etiquetas: ,

Phineas, Ferb y la cantera

Francisco Andrés Gallardo | 19 de diciembre de 2010 a las 23:03

Los canales dirigidos al público juvenil e infantil (Clan, Disney, Boing) harán su agosto en estos días, con las vacaciones navideñas que encuartelan, por el mal tiempo, a los mocosos. Los padres no tendremos entonces escapatoria en el plasma. Nos esperan horas y horas de Phineas y Ferb, Ben 10, Gormiti o Buena suerte, Charlie. Los que nacimos antes de que nacieran Los Simpson nunca pudimos imaginarnos que la televisión podía algún día ser un enorme contenedor de dibujos. En el caso de mi generación era un sueño imposible. Nosotros, tan ingenuos, que éramos capaces de esperar quince minutos de carta de ajuste para ver a Torrebruno.

En la producción dirigida a los impúberes se encuentra de todo, pero hay algunas cosas recomendables no sólo por su blancura (los niños no son tan memos) sino por su frescura. La mencionada Phineas y Ferb, carbonizada por la propia Disney, es una cantera de nuevos espectadores. La serie de Perry el Ornitorrinco lleva en dosis reducidas las virtudes de las ficciones actuales para mayores: un elenco secundario tan amplio como delicioso, tramas que se entrecruzan sin estridencias y giros que escapan de lo previsible, aunque sean esperables. En fin, que Phineas y Ferb (el vídeo de arriba es el de, para mí una de sus mejores canciones ‘Ven a una nave espacial’. Ay, cuando dice, “hemos llegado a la frontera, nena”. Yo se lo cantaría a Pilar), decía, que Phineas y Ferb es presuntamente cándida pero tiene sustancia y sustratos de intrepretaciones que la enriquecen más allá de los gags. Es una academia para saborear lo bueno que trae de nuevo la televisión. Si no sabe, o no se atreve, hincar el diente a Mad men o a Boardwalk Empire, comience por lo pronto con Phineas y Ferb. Verá que la televisión es más disfrutable que esos programas sin aristas que ocupan tantas horas de parrilla. Hyde, que no tiene aún niños en edad de Catodicismo Preescolar, si estuviera obligado a sintonizar Disney Channel ya vería que no tiene tanto tiempo ni margen para seguir, y piropear, su sobrevalorada Breaking Bad.

(En el vídeo de abajo otro de las insercioes musicales más logradas de Phineas y Ferb, con su mejor secundario, el profesor Doofensmirrtz…)

dhttp://www.youtube.com/watch?v=DwI3C8Qi7k0

Siempre nos quedará una encantadora visita a ‘Ciudad K’

Francisco Andrés Gallardo | 14 de diciembre de 2010 a las 22:34

Algún retazo quedó por aquí, pero Ciudad K se nos ha ido de la programación nocturna de La 2 así, sin más, y no saben muchos de ustedes lo que se han perdido. Menos mal que siempre nos quedará rtve.es, el recinto virtual donde se quedan arrumbados tantos espacios para degustarlos a solas.

La tropa de Joaquín Reyes tuvo que vagar durante años por distintos canales y los youtubes, desde su orogénesis en Paramount Comedy, antes de que La hora chanante se convirtiera en el fenómeno para minorías que se remató con Muchachada (Museo Coconut es un tropiezo que puede tener cualquiera). El surrealismo nerd de Ciudad K se irá asentando con los años cuando toda su audiencia potencial lo haya descubierto a ratos. No sería mala idea que TVE recuperara este delirio, a medias entre el humor y la didáctica sumergida, en alguna madrugada de La 1. Merecería la pena.

Ciudad K es un artesanal producto de una firma vasca, K-2000, la de Qué vida más triste. Los sketches transcurren en una población imaginaria habitada por genios, pedantes y eruditos a la violeta. Una ciudad de gafapastas donde creen que la entrega de los Nobel de Física es un espectáculo de cara a la galería, donde discuten sobre Kant en la peluquería y que tiene un policía local (vídeo de abajo) a la entrada del casco urbano al que se puede poner a prueba con cualquier cuestión metafísica. Un asesino, por ejemplo, le porfía que si Dios no existe, todo está permitido, a lo que el guardia le replica “pero nada existe fuera del todo”. Un pespunte entre Buñuel y Berlanga. Reír mientras se aprende. Ciudad K era, es, una rara avis. No renovará, pero quedará como un fósil de la televisión que a muchos nos gustaría programar.

Etiquetas: , ,

Una bonita zambomba

Francisco Andrés Gallardo | 13 de diciembre de 2010 a las 13:51

En estos días de alarma declarada, es un rayito de esperanza que surge desde un avión. Entrañable anuncio de Iberia, lleno de perífrasis sobre este 2010 en el que lo mejor que nos ha pasado colectivamente ha sido el campeonato del mundo de fútbol, algo que la mayoría de nosotros no pensábamos que íbamos a ver en nuestra vida. Vivan las zambombas y las vuvuzelas. Será lo mejor que en los rescoldos de este 2010 nos encontremos cuando echemos la vista atrás. Los de Iberia no terminan de atinar con los horarios y se llevan fatal con los controladores. Ahora bien, llevan un lustro en el que nos regalan los mejores anuncios navideños, por encima de los de champán y los de turrones.

Telecinco, la barrendera de CNN +

Francisco Andrés Gallardo | 12 de diciembre de 2010 a las 11:02

Editar información es un asunto muy caro si no queremos limitarnos al cuchicheo de red social, al garabateo o al corta y pega que prolifera por los interneses y con el que hacen su agosto los gabinetes interesados.

Con calma y con el respaldo de una empresa, construir información profesional, buena, bonita y elaborada (reflexionada y cimentada), se ha puesto por las nubes. Nunca puede ser barata. Aunque se imponga la contención y el recorte en estos tiempos en los que las tartas publicitarias son de bizcocho muy agujereado. Pero la credibilidad siempre tiene un precio… Y sobre todo, un coste.

Los de infantería podemos ponerle dedicación, imaginación y otras hierbas de sacrificio, pero es después el mercado, el cliente publicitario y el cliente consumidor, el que criba y pone a la larga la facturación definitiva a todo esto.

Tener una redacción y un canal como CNN+ era un lujo demasiado caro. Pese a los servicios prestados, como en marzo de 2004. El déficit mastodóntico que acumulaba el Grupo Prisa no era gratis. Ni casualidad. Y en esta tele de tantos canales de redifusiones no están los tiempos para prestigios y plantillas generosas. Una pena para esta profesión de pensar y contar. Con unos índices de audiencia tan cortos, la larga hoja de la guadaña estaba al caer sobre la marca nacida en Atlanta. Está claro: no hay dinero para mantener un canal privado de noticias en España. No se soporta comercialmente por lo enrevesadamente caro que supone sostenerlo. Prisa tira a la papelera lo que pavoneaba como una de las joyas de la corona y Telecinco se encarga de barrer los restos. Ay, ¿qué va a hacer una cadena que con cuatro vocingleros es capaz de liderar cada tarde durante cinco horas?

Etiquetas: , , , ,

El “laaargo puente” de Ana García Siñeriz

Francisco Andrés Gallardo | 7 de diciembre de 2010 a las 4:18

http://vimeo.com/17488663

Las noticias matinales de Cuatro terminaron sin despedirse a las claras este viernes. Su conductora, Ana García Siñeriz, dio la bienvenida a un “laaargo puente”, entre los sones de ‘Show must go on’ de Queen. Termina un informativo despertador que aspiraba a ser fresco, tirando a alternativo, mirando mucho a Estados Unidos y a lo cultural, espíritu CNN + que se desvanece por completo en la nueva etapa telecinqueada de Cuatro. Había un comentarista que era el primo pijo de El Yoyas, que era lo más pintoresco de un matinal que, creo, le venía algo grande a ‘la’ Siñeriz. Faltaba nivel en la tertulia y no lo digo sólo por la épica mañana de ‘Perdidos’. Ya pasaron los mejores tiempos para Ana, que en su prolongada oportunidad en ‘Channel número 4′ confirmó que nunca ha tenido el tirón que se da en sus ínfulas. Que tenga suerte ella y todos los que afrontan ese “laargo puente”, mientras Telecinco ajusta su nueva propiedad.

Tiempo a El Tiempo

Francisco Andrés Gallardo | 4 de diciembre de 2010 a las 18:16

Chuzos de punta, días de perros, fríos que pelan la última sonrisa. Ha llegado la época imperial para los hombres, y mujeres, del tiempo. Días tan gélidos y caóticos en los que se ungen como chamanes del plasma, mientras los pobres reporteros becarios comienzan a convertise en calipos vivientes por los más remotos pueblos de la cartografía virtual.

La meteorología es una excelente ciencia televisada que siempre ha tenido alma de conjuro. Tan recurrente como un diálogo de ascensor. Se disfraza de atlas, con nombres, iconos y animaciones y termina de vestirse con ceremoniosa credibilidad con las imágenes por satélite, cuando las borrascas toman forma de gelatina viscosa y terrorífica. De las lecciones magistrales con pizarra y puntero de Mariano Medina o del sabio Manuel Toharia al cinemascope de Mónica López media la historia de TVE, de toda la tele, y del propio tiempo. La meteorología se acomoda en formatos espectaculares que no obligan a la estridencia en sus conductores, como sucede, por tradición, en otros países. En España siempre se le tuvo mucho respeto a los meteorólogos de otro tiempo, a los brujos de los mapas;y ahora son amiguetes de postre, como Roberto Brasero, el de Antena 3.

La información del tiempo es toda una institución para millones de espectadores porque, a fin de cuentas, es la única ocasión en la que la tele está hablando efectivamente de nosotros mismos. Nos habla de esas lluvias que acechan a nuestra provincia, de la tormenta que nos cala el nombre de nuestra ciudad, de las bajas temperaturas que hará refugiarnos en casa este fin de semana. Es el mayor encanto de los chamanes del tiempo:nos miran a los ojos, nos tutean de usted y nos pronostican nuestro futuro más mundano e inmediato. Y nosotros les respondemos ahora con fotos de nubarrones y cristales.

Aquí os dejo unas pifias norteamericanas…

(Hay un problema en estos momentos con la bajada de los vídeos en este blog. Rogamos disculpen la interrupción, el webmaster de la casa está echando un vistazo, a ver qué pasa)

Pifiazo. El extraño bucle en ‘Física o química’

Francisco Andrés Gallardo | 1 de diciembre de 2010 a las 3:12

En la emisión de ayer durante más de un minuto se produjo un fallo de continuidad en Antena 3 durante la emisión del capítulo de Física o química. Uno de esos momentos en los que la técnica sorprende y sobresalta y se produce una situación digna de un spot surrealista. Aquí está el vídeo de ese momento de anoche. A lo Pa-pa-pa-namericano,