Solbes y el Impuesto sobre Sucesiones

Tacho Rufino | 17 de diciembre de 2007 a las 20:51

La asimetría fiscal es un hecho en España, y no es sólo consecuencia de la organización autonómica del actual periodo democrático: los privilegios navarros y vascos son la principal excepción al trato fiscal homogéneo entre personas y territorios, y provienen de hace siglos. Actualmente, las competencias cada vez mayores de las comunidades autónomas han convertido a la política fiscal que no depende de la Agencia Tributaria en un arma para atraer capitales. El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es la estrella de esta estrategia, y ha sido utilizada, por ejemplo, por Cantabria para atraer a familias y capitales, entre otros, de su vecino el País Vasco, compensando de esta forma la atracción que el sistema fiscal vasco tenía sobre los cántabros ricos, a la vez que abría la puerta a familias asustadas por la extorsión de ETA. Madrid también ha utilizado el reclamo de la supresión.

La espita abierta por este manejo hizo al presidente Zapatero abogar por la supresión de este impuesto, como ya había hecho el PP. Ahora Solbes modera este compromiso y dice que hay que “armonizar”, “reducir” y “no suprimir”. La igualdad –dentro de la desigualdad de ingresos y patrimonio- de cualquier sistema fiscal que se precie debe limitar el mercadeo: o pagamos todos por herencias y sucesiones, o que no pague nadie.

  • Jorge Estévez

    en realidad el ISD es un impuesto estatal pero manejable por las cc.aa., lo cual permite el juego competitivo que comentas. El problema es que la armonización de un pais tan desarmonizado como España es más difícil que los trabajos de Hércules en los impuestos y en tantas y tantas cosas. Estamos en un punto sin retorno.

  • \')/*

    ekibastos…

    ekibastos…