Burger no hay más que uno

Tacho Rufino | 1 de abril de 2008 a las 14:17

maslow.jpglukepittard.jpg 

Escucharían la semana pasada la noticia pintoresca: Luke Pittard y su esposa, tras tocarle la lotería e intentar dedicarse a ser ricos, volvieron a pedir su ingreso en McDonald’s como dependientes rasos de gracioso uniforme y visera. Salvo que se trate de un gran timo marketiniano acordado por las partes (sospecha que sobrevuela maliciosa mi artículo del domingo en RdA), cabe volver a concluir que cada uno es cada cual, eso de entrada, y también que los Pittard no se mueven por las ganas de desarrollarse personalmente, incrementar su formación y capital humano de forma continua, autorrealizarse ni acumular poder organizativo… nada de esas zarandajas motivacionales de índole superior, que diría Maslow. Ellos tienen activadas necesidades humanas de índole inferior, sin complejos y por derecho. Quieren estar seguros, no plantearse grandes cosas laboralmente, su sota, caballo y rey, sus menús infantiles, sus dobles con queso y sus ofertas con merchandising de la peli de moda.

  • Clara

    Como dices en el articulo que linkeas, el pajaro vuelve a la jaula. Pero viendo la cara que tiene en la foto, me parece a mi que no es una jugada de imagen, sino que el hombre es asi de sencillo, ¿o simple?

  • Pablo B.

    La pregunta es, ¿en qué consiste la felicidad? A mi me da la sensación de que los Pittard, más que personas “sencillas” o “simples” lo que son es demasiado listos. ¿Te hace más feliz (a ti a los que te rodean) tener una flota de coches deportivos, mansiones de lujo y moverte en circulos de alto nivel? Posiblemente los Pittard se han dado cuenta de que su felicidad consiste en seguir siendo una familia unida, sin grandes pretensiones y manteniendo su rutina diaria. Claro está, ahora podrán vivir en un barrio mejor, sin deudas, sin miedo a perder el trabajo y viajando en vacaciones donde quieran.
    Ojalá yo pudiera.

  • Jorge

    ¿Y a quién le importa?

  • Leonardo

    Vamos a ver, todo está perfectamente diseñado. Para los que somos estudiosos del marketing he de deciros que en algunas ocasiones utilizáis la palabra “marketing” un poco a la ligera ya que el marketing es un concepto algo diferente. En este caso hablaríamos de una acción de marketing viral cuyo propósito es que a través de medios gratuitos (foros, comentarios. . . ) esta noticia resulte tan incoherente como comentada. Ese es el propósito de una campaña de este tipo y parece que les funciona. http://www.marketinghuelva.es

  • Raúl

    A mí sí me importa, Jorge. Y a quien no le importe, con abstenerse de comentar tiene bastante, porque tanto el comentario de Pablo como el de Leonardo son interesantes. Por ejemplo, Leonardo sabe de qué habla, tanto que hace su pequeño marketing viral aprovechando este blog, en el que pone una web de una empresa de marketing. Saludos

  • jorge

    Lo dicho, Raúl. Y además, tú no te enteras.

  • Raúl

    Sin duda, Jorge, no me entero. Calro que tan enterado como tú no es fácil ser seguramente. Atrincherado+rajando+su mijita de cinismo: un clásico subproducto de la comunicación en red.