¿Quién da la vez? » Archivo » Economía Política Ibérica

Economía Política Ibérica

Tacho Rufino | 29 de abril de 2008 a las 18:22

alierta1.jpgzaplana.jpg

Originalmente, el término Economía Política es sinónimo de Economía, aunque con el tiempo se la conoce como aquella disciplina que estudia las relaciones entre instituciones y mercados. Es inevitable, tras el anuncio de Zaplana de que se marcha a Telefónica, confirmar que las relaciones entre las grandes empresas y los partidos políticos -en el poder o en la oposición- son en nuestro país sospechosas, y que la Economía Política encuentra en nuestra país su aggiornamento como expresión. Una nueva acepción para el término creado en el siglo XVII por Antoine de Montchretien. Hay precedentes de sobra: Sacyr por el BBVA con la ayuda de un amigo; la Caixa y Gas Natural por Endesa con la ayuda de otro y la resistencia del contrario del otro. Ahora, Telefónica, con excelentes relaciones siempre con el PP desde los tiempos de Aznar-Villalonga, acoge en su seno a Eduardo Zaplana. En un puesto-caramelo de nuevo cuño: delegado para Europa, con especial enfoque en la República Checa y otros territorios de expansión de la gran compañía española.

Alfonso Guerra, con su habitual lengua viperina, ha dicho que los conservadores son así: vienen a la política a conseguir poder e influencia, y si no la consiguen o quedan en segunda fila, se van a donde fluye el dinero. Cabe replicar -sin temor a equivocarse- que ni todos los conservadores son así, ni todos los progresistas son vocacionales servidores públicos. Mejor se hubiera callado.

Zaplana no cae bien ni a los de su propio partido. Esclavo indemne de sus palabras grabadas (“vengo a la política a hacerme rico”), y tras casarse con la hija del empresario hostelero Barceló, llegar a ser alcalde del modelo de urbanismo que es Benidorm y acabar siendo presidente de la Comunidad Valenciana y ministro, el cartagenero ha agotado, de momento, sus posibilidades políticas en la élite, y no va a quedar de diputado raso, aunque haya tenido el desahogo de decir que eso es lo que iba a ser en esta legislatura. Tras él, irán Pizarro -en sentido inverso y vuelta a empezar- y Costa. ¿Quieren ustedes vaticinar cuándo se marcharán ellos?

  • Reinhold Messeguer

    Desde la grabación donde declaraba que tenía que hacerse rico en la política ha pasado de querer trincar por la cara un “vectra de 16 válvulas” (en el fondo es un hortera costeado), al Jet privado de Telefónica… Sin duda, ha cumplido sus objetivos. ¡Puajjj!

  • Plik

    Muy interesante su artículo porque nos recuerda la clase política que tenemos, con honrosas excepciones, por supuesto, pero con enormes caraduras también. Con el permiso del sr. Rufino, les invito a vaticinar otra cosa: ¿Quién será ahora el diputado que más duros se gasta en los rayos UVA?

  • varguitas

    Es legítimo que cualquiera busque su promoción profesional y económica. Pero también lo es que repugne que la dedicación a la política, en cuanto pinten bastos, se torne en huida indisimulada al dinero, aprovechando precisamente la notoriedad que se ha alcanzado -supuestamente- en servir a la cosa pública. Bien mirado, los demostrados modos arrogantes y chulescos de Zaplana le hacen poco útil para la política. Así que recibamos su salto a la manteca y al poder como una buena noticia. Y que cunda el ejemplo entre los seguidores de su estilo, vengan de un lado o de otro…que en efecto vienen; seguro que don Alfonso sabe de ex presidentes y consejeros autonómicos del PSOE dedicados ya sin rubor a ganar dinero, por cierto aprovechando amigos y conocimientos que sí permanecen instalados en la politica.

  • mbarea

    “Este país está cayendo en manos de los ricos y los estúpidos”.
    Charles Baxter.
    ‘Saul y Patsy empiezan a sentirse a gusto en Michigan’. De ‘Viaje de invierno’. RBA. Barcelona, 2003.

  • Luis Ricardo

    En esta vida, pese a quien pese, todo es cíclico, por mucha modernidad y avances tecnólogicos. Con tanta estupidez y cinismo y que va en aumento, cada día se está generando mayor malestar social y humano. No tardará mucho en que aparezca un AUTOCRATA (¿algo parecido a un Hitler ejemplo?) y después vendrán las lamentaciones y reflexiones de qué hemos hecho para merecer esto. Dejémonos ya de tanta idiotez y empecemos a llamar a las cosas por su nombre, sin mentiras ni engaños. Ya estamos hartos.