Cómo nos gusta el verano

Tacho Rufino | 9 de junio de 2008 a las 17:17

chi0001.JPGatasco_11519.jpgaeropuerto_huelga.jpg

benidorm1.jpg

Afronto el verano como el niño que mira asombrado a las cuatro británicas cocidas que se lucen por las calles de ese caleidoscopio humano llamado Benidorm: paralizado, sin planes, arrastrado por las circunstancias, con un billete lowcost del que la desconocida compañía no ha confirmado la reserva, glups; obligado a utilizar pantalla total de por vida. El aeropuerto traicionero; la carretera que pone a prueba la templanza del carácter y la relación de pareja o de amistad preexistente al atasco; el chiringuito cuya tarima de madera, raspas y servilletas de papel recorremos con los pies descalzos y enarenados, en un camino hasta la paradisíaca barra que está cargado de simbolismo sobre los avatares de la vida. Propongo dos enlaces para meter el cuerpo en caja:

– La mítica canción de Paco-Paco sobre cómo nos gusta el verano, en video del año anterior a la muerte de Franco:


– Un artículo de este su humilde servidor el publicado ayer domingo en RdA, titulado”Llega el verano de la crisis”. Pinchar aquí

Etiquetas: ,

  • Pérez-Rashkolnikov

    ¿La crisis? CUánto hay de rumor, de miedo inducido para enfriar el sistema, y cuánto de verdadero estancamiento económico? No será que lo primero contribuye en buena parte a lo segundo? Cuánto de crimen dela mano negra especulativa y cuánto de castigo por la codicia de ladrilleros y partculares sumidos en el megaconsumo? Yo no me fío nada, pero me iré a Manilva como todos los años. Que son dos días.