¿Quién da la vez? » Archivo » De qué reformas se trata

De qué reformas se trata

Tacho Rufino | 22 de febrero de 2009 a las 23:54

El suplemento Negocios de El País, en su artículo editorial de hoy domingo 22 de febrero de 2008 (“Reformas y urgencias”), nos da una versión crítica de la demanda creciente de llevar a cabo “reformas estructurales” por parte de “políticos de la oposición y analistas económicos que rondan las tertulias”. A dichas reclamaciones públicas las califica imprecisas y ajenas a evaluación alguna del coste. Por otra parte, señala que su implantación requiere tiempo y negociación política y social (cosa que, se apunta en el editorial, olvidaron hacer los gobiernos del PP, a quienes de paso acusa de haber inflado la burbuja inmobiliaria, e incluso de haberlo hecho adrede, según parece desprenderse de la letra del artículo). Identifica al abaratamiento del despido como verdadero objeto de la “jaculatoria” que reza como “reforma estructural”, si bien señala a la “Administración Pública, la energía, los servicios profesionales y la distribución comercial” como otras reformas estructurales “que necesita” la economía española. No se define sobre la del mercado laboral, aunque sí comenta que la cirugía en él como beneficiosa solamente para “una de las partes”, y que reducir la indemnización por despido “no favorece la creación de nuevos empleos”. Dice también que lo “vedaderamente acuciante sigue siendo el restablecimiento del crédito y frenar la destrucción de empleo”. Siendo la primera de estas urgencias tan urgente como complicada de resolver, la segunda es todo un ideal platónico. Tratándose de una columna, es normal que tampoco nos ilumine sobre la fórmula para conseguir frenar los despidos. Si no es fácil llevar a cabo cambios en la legislación laboral sobre despidos, se antoja aun menos el atajar el aluvión de éstos. Parafraseando al dicho, “cuando hagamos lo imposible, nos prepararemos para los milagros”

  • M. Uruguay

    ¿Qué esperabas de El País? De todas formas, en el interior del suplmento que mencionas viene un desarrollo más amplio de las distintas categorías de reformas, aunque no llegan a desvelar la fórmula del elixir del torniquete anti hemorragia de parados, no.

  • Manual Factshit

    El verdadero debate que deben plantear los terrícolas es el de la energía. Y no inflando burbujas renovables con primas fuera del mercado, para que el sagaz “Entreca” se vaya forrando por arte de birbiriloque, comprando una electrica sin dinero y dándole el pase en un año al Estado italiano. Zp, con un palmo di narici. La verdadera reforma es la de la energía, de LA ENERGÍA NUCLEAR.