NYT: Spain, el foco viral de la deflación

Tacho Rufino | 21 de abril de 2009 a las 17:08

Pirro, rey de Epiro, tras derrotar a los romanos en una batalla, volvió a su tierra con las tropas tan diezmadas que pronunció una famosa frase: “Otra victoria como ésta y volveré solo a casa”, vino a decir. La paulatina bajada de los precios al consumo en España es otra victoria pírrica: sólo los miopes ven como algo positivo el descenso de los precios (y sí, también aquel reducido número de personas que saca partido y hace fortuna en las épocas de penuria). Desde el mundo exterior, nos ven como el epicentro de una nueva pandemia: la deflación. Hoy, 21 de abril, The New York Times publica un artículo descorazonador, titulado “La caída de los precios en España alimenta el miedo a la deflación en Europa”. La cadena de causas y efectos aquí descrita sería como sigue: 

  1. Ante la caída de las ventas y de los pedidos, los comerciantes de un país en recesión hacen algo que nunca habían hecho, o sólo como reclamo: bajar los precios.
  2. Como la bajada no estimula las ventas (porque el consumidor está agazapado esperando nuevas bajadas), los empresarios siguen despidiendo trabajadores.
  3. El paro supera el 15 por ciento, y se espera que alcance el 20 en pocos meses.
  4. La combinación de caída de precios y subida del paro huele a deflación, una situación de la que históricamente es difícil salir: la Gran Depresión (que duró una década a partir del crash del 29) y la reciente década perdida de Japón así lo atestiguan
  5. Deflación: bajada generalizada de los precios en una economía. Los precios disminuyen por falta de demanda, y es mucho más dañina que la inflación. La deflación puede desencadenar un círculo vicioso. Los comerciantes se ven forzados a vender como sea para cubrir al menos sus costes fijos, y bajan los precios. Si los precios bajan y bajan, la demanda disminuye más, porque los consumidores sienten que mañana será todavía más barato. Los empresarios no tienen aliciente y bloquean la actividad y despiden al personal.. Dado este círculo vicioso, la deflación se convierte en causa y efecto de la falta de circulación de dinero en la economía, porque todos prefieren retenerlo. Al final, la economía se derrumba, dado que el sector productivo no encuentra salida a sus productos y percibe que es un sinsentido aguantar con pérdidas. Deflación, pues, igual a marasmo y la parálisis.
  6. Este círculo vicioso parece haberse desencadendo en España. Al menos, hay síntomas no desdeñables: el mes pasado fue el único país de la Zona Euro que registró una “inflación negativa”, por así decirlo. Eso no pasa aquí desde hace más de 45 años (los que yo tengo, por ejemplo; y crío muchas más canas de las que se ven en la foto).
  7. Las economías no se recuperan fácilmente de la deflación

Los primeros damnificados son los más jóvenes, que son más baratos de despedir. Eso es una desgracia: se castra en origen el desarrollo del capital humano nacional -disculpen la expresión-, y con ello la necesaria creatividad par superar una crisis larga. El paro juvenil es el mayor de toda la Unión Europea, incluido Bulgaria, por ejemplo.

Ojalá fuera de otra manera, pero los comedores sociales están cada vez más poblados.

  • […] New York Times: Spain, el foco viral de la deflaciónblogs.grupojoly.com/tacho-rufino/2009/04/21/nyt-spain-el-foc… por carcadiz hace pocos segundos […]

  • Reyes Torres

    La solución es moral, me refiero a que tiene que ver con la confianza de empresas y personas. Y la economía española debe quitarse de encima el lastre de Rodriguez Zapatero. Puede que no sea suficiente, pero sí necesario.

  • sonik

    Pero entonces en qué quedamos? Krugman dijo desde su pedestal que España necesitaría una deflacción del 15% para recuperarse economicamente, porque ahora resulta que esto es tan malo? tan equivocado estaba Krugman?

  • Pablo

    Sonik, yo creo que lo que dijo Krugman es que España necesita que los precios de ciertos bienes muy inflacionados, como la vivienda, tenían que caer un 15 por ciento. Algunos analistas o periodistas dijeron que Krugman hablaba de deflación, pero no lo hacía, se equivocaban en el concepto. La deflación es una caída de los precios sostenida en el tiempo y generalizada a todos los bienes y servicios. España, de hecho, no ha se encuentra todavia en un estado deflacionario a pesar de que el IPC ha bajado en las últimas estadísticas oficiales (mínimamente, -0,1%). De todas formas, Krugman gana mucho con el apocalipsis, le suben los honorarios por conferencia. Y se equivocará, claro que se equivocará también.

  • Donde estan las notas

    creo que el unico punto de vista que se puede sacar de este articulo es que sirva para que los americanos perciban los productos españoles mas baratos, pero como dice el articulo tambien podrian esperar que bajen aun mas. Deberiamos quitar a los politicos e invertir sus comilonas y cochazos en I+D+i, seriamos mas competitivos

  • Ignacio

    Una perspectiva de lo que nos espera

  • José Luis Pérez Huertas

    Estoy de acuerdo con Krugman: el país se encuentra sobrevaluado y no podemos recurrir a la devaluación. El ajuste está servido.
    Saludos


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber