¿Quién da la vez? » Archivo » Obama, ¿pies o rodillas en tierra?

Obama, ¿pies o rodillas en tierra?

Tacho Rufino | 12 de diciembre de 2010 a las 7:52

obama_dancingImagínese usted que el jefe del Gobierno de un determinado Estado es lo que se da en llamar un progresista… en fin, alguien izquierdista en sus posiciones o, quizá mejor, un político que ganó las elecciones prometiendo la defensa de los menos privilegiados y una mayor redistribución de la riqueza. Supongamos que la arquitectura de apoyos parlamentarios con que cuenta este dirigente se debilita, y para poder sacar adelante sus proyectos de corte social debe pactar con sus contendientes electorales. Si ese pacto no responde a la fórmula “yo te doy lo que tú necesitas a nivel estatal, y tú me das a mí tal otra cosa para mi pequeño país”, entonces, no hablamos de España. Si el intercambio se da entre los dos partidos antagónicos y mayoritarios, pues tampoco: eso no se estila por aquí ni a unas malas, que lo son a día de hoy. Sin embargo, si este gobernante mantiene bajos los impuestos a los más ricos, a cambio de que el partido al que votan los más pudientes y conservadores apoye la continuidad del subsidio a los desempleados de larga duración… entonces, no, tampoco estamos en España. Estamos en Estados Unidos. Es precisamente este trueque el que ha hecho Obama con el Partido Republicano: la política, el arte de lo posible. Y a Obama se le estaba poniendo el panorama imposible.

Según cuenta The New York Times esta semana, para aspirar a ser reelegido dentro de algo menos de dos años, el vigente presidente “necesita el centro político”. O sea, que debe moderarse, y volver a convencer a ese nutrido grupo de votantes independientes que decantó la balanza a su favor en aquellos tiempos de épica renovadora en que Barack –que significa suerte, dicho en árabe– suscitó tanta ilusión por muchos rincones del planeta.

A Obama, por este quid pro quo con los republicanos, le han llovido las críticas más dolientes de sus propios seguidores: lejos queda el Obama que, cuando le censuraban sus oponentes el paquete de estímulo económico con que presentó sus credenciales ante la crisis, declaró: “Las elecciones tienen consecuencias, y yo he ganado”. Ahora las cosas son de otra manera, y se requiere pragmatismo de supervivencia. En Estados Unidos, políticamente, es factible dar la espalda a los propios correligionarios, que están electoralmente descontados, para hacer concesiones a los contrarios y, sobre todo, hacer ver a los independientes que eres un hombre con sentido de Estado, que merece por tanto seguir siendo apoyado: le va en ello la reelección en 2012. Evidentemente –en un Estado Federal en el que Alabama recibe el 70% de sus recursos de otros y New Jersey aporta un 30% de los suyos a otros– esa bisagra independiente está compuesta por senadores de diversos estados, que creen tanto en su tierra como en el proyecto común. No es España, no.

  • Amelia

    Hola Tacho, estoy completamente de acuerdo, állí son el imperio y todas las cosas que se quieran, pero a la hora de hacer politica tienen claro que lo comun es importante para los mas ricos y los mas pobres, y no se buscan excusas en forma de insultos y descalificaciones a otros ciudadanos para defender lo propio.

  • Tacho Rufino

    Obama está atribulado, no se pueden tomar medidas tan contradictorias. Hace malabares para mantenerse en el poder. De todas formas es verdad que su forma de hacer politica es menos sectaria y burda que la que estamos acostumbrados en este país.