Díaz Ferrán y la Gestión del Agujero

Tacho Rufino | 21 de marzo de 2011 a las 14:41

activoypasivo

agujero-negroUna de las certezas de la vida económica es la partida doble, es decir, el sistema de registro contable de las operaciones, que hace que la suma del Activo (lo que hay) sea igual a la del Pasivo (de dónde salió lo que hay). El problema se da cuando, a pesar de ser formalmente iguales ambas “masas patrimoniales”, en la práctica el pasivo es tozudo, y se debe lo que se debe, mientras que el activo puede no valer el montante por el que figura en el balance. Es éste uno de los ejemplos de eso que llamamos “agujero contable” o patrimonial. La historia de los agujeros negros empresariales y familiares es tan procelosa, extensa y (a veces) misteriosa como la de los agujeros negros siderales, u otras formas de oscuros e insondables agujeros. O sea, un agujero es un “bien o activo monetario faltante”, o dicho de otra forma: “Díaz Ferrán debe 419 millones y sus activos se valoran en 5,66”, como reza un titular de este periódico hoy. ¿Quién va a pagar la diferencia entre lo que don Gerardo debe y lo que hay en la buchaca personal del expresidente de la CEOE? Los acreedores mismos, comiéndose su propio músculo, es decir, renunciando a cobrar parte de lo que le deben. O todo. Díaz Ferrán será lo que ustedes quieran, pero consistente en su comportamiento gestor lo es, eso no se puede poner en duda: agujeros en sus empresas, agujeros en su contabilidad personal. Una forma de gestión muy antigua, aunque no figura en los manuales de Contabilidad y Finanzas.

  • Reinhold Messeguer

    Nunca me había atrevido a preguntar lo que era un agujero contable…


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber