¿Quién da la vez? » Archivo » Burbujas van y vienen

Burbujas van y vienen

Tacho Rufino | 11 de abril de 2011 a las 14:21

burbujasYa hemos comentado aquí cómo el crecimiento irracional de los precios de un sector o materia prima (o sea, la burbuja) es una forma no ya consustancial de comportamiento del sistema, sino una forma cada vez más rápida y generalizada de crecimiento y posterior depresión económica; sea auspiciada por el crédito fácil, sea por movimientos especulativos a gran escala. La que en estos momento concita toda la atención es la llamada burbuja social asociada a plataformas como Facebook, con millones de usuarios pero bajos ingresos, pendiente de salir a bolsa a ver si consiguen millonaria financiación. Una nueva versión de la eclosión puntocom que estalló en el año 2000, donde se financiaba con inmensas fortunas –vía capital riesgo o bolsa– a chiringuitos tecnológicos con potencial de crecimiento alto. Y batacazo que te crió: sobrevivieron, por así decirlo, cuatro. Muchas empresas e inverosres particulares se arruinaron. El aire volvió al aire.

Encuentro un editorial de Negocios EP de ayer sobre este particular. Para verlo entero, pinche aquí. Extracto en cualquier caso el significativo párrafo final, en el que se reconoce un hecho al que no se le ha dado suficiente relevancia (la burbuja alimentaria, uno de los motores de las revueltas y conflcitos árabes). También habla de la burbuja del agua, aún imperceptible en España. Según el artículo, la clave para que las burbujas embrionarias crezcan y estallen es simplemente la normalización del flujo de crédito. ¡Oh paradoja! Sin crédito no hay burbuja. Ahí va el párrafo:

“Hay burbujas en marcha, dijo George Soros, pero la hipotética de las redes sociales no está entre las más acuciantes. Preocupa más la de los precios de los alimentos, en lenta y fatal expansión desde 2008, que es una causa (entre otras) de la rebelión popular en el norte de África (ver entrada sobre este asunto). Empieza a despuntar la del agua, imperceptible en España porque aquí no hay mercado y, por tanto, tampoco precio. Pero ninguna será realmente peligrosa en tanto no se produzca el pleno restablecimiento de los balances bancarios en todo el mundo. De la misma forma que será difícil precisar los contornos del gran mercado de las redes sociales mientras no salgan a Bolsa, tampoco es posible evaluar qué mercados pueden convertirse en explosiones especulativas en tanto no se normalicen los flujos financieros.”

  • María Argote

    Efectivamente, estamos superacostumbrados al balde y el todo gratis y eso va a ser complicado erradicarlo de la mentalidad del internauta. En cuanto lo necesiten estos grandes, el pago está servido, auqnue en el camino nos carguemos a las clases medias empresariales que son la garantía de la libertad de prensa. La más dañina es Google, que cobra publi por un tubo y distribuye sin control los contenidos que otros pagan. Es que tenerlo todo sin pagar es la garantía de que quedará el pastel en manos de uno o dos grandes, y a estos le harán el coro millares de sinpapeles en la red. ¿Es eso bueno para la libertad y la información?!? Mejor decirlo claro, YO LO QUIERO TODO SIN PONER UN CENTAVO, Y ADEMAS PRESUMO DE PROGRESISTA PORQUE NO PAGAR ES MUY DE IZQUIERDAS ??????

  • Evaristo Ngué

    El pago no solo le vendría bien a las empresas que producen contenidos sino a todos, porque el facebook y demas esta idiotizando a menores y mayores. Asi se engancharía menos la gente, no?

  • […] inflacionario que muchos consideran preocupante para la estabilidad monetaria global. Hemos jugado aquí varias veces con la idea de que la burbuja (el valor excesivo y esencialmente especulativo de las […]