¿Quién da la vez? » Archivo » Paradojas del suicidio

Paradojas del suicidio

Tacho Rufino | 12 de septiembre de 2011 a las 14:20

Leo en Freakonomics que el día 10 de septiembre fue el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Dos cosas se me vienen a la cabeza. Primera, que hay algo oscuramente irónico en que la fecha reservada en el calendario para la “prevención del suicidio” preceda al día en que se conmemora el atentado más sangriento de la historia, el llamado 11-S. Segunda, una pregunta, o varias: ¿qué será eso de la prevención del suicidio? ¿Vamos a hacer un mundo un poco más feliz en un día? ¿O vamos a evitar que la gente sea abandonada, se sienta miserable y sin futuro, reciba letales golpes emocionales en forma de muerte de un ser querido o sienta, en fin, que está de más en este mundo cruel? ¿O es el día del suministro masivo de medicamentos que calmen la melancolía suprema y asfixiante, y disculpen la negra humorada? Quien quiera salir de dudas, que pinche aquí. Yo me lo voy a evitar. Por lo menos hasta mañana martes.

[caption id=”attachment_4456″ align=”alignright” width=”259″ caption=”JL. Romero, JJ Gamero y P. Martínez

”Obtenido

Los ratios de suicidios por países resultan en apariencia paradójicos: hay más suicidios en los países más ricos. Los ejemplos de Escandinavia y Japón son frecuentemente citados. Parece que esto no se da en un país que, aunque crezca en renta per cápita día tras día, sigue siendo un país relativamente pobre, China. En China se suicidan casi 300.000 personas al año. En porcentaje de la población, también es una cifra chocante. Es la principal causa de muerte en la franja de edad que va desde los 15 a los 34 años. La presión extrema en los estudios y para lograr un empleo es la principal causa según quienes estudian el asunto. Además, el suicidio es tres veces superior en las zonas rurales que en la ciudad: el 75% de quienes deciden, desesperados, bajarse del tren en plena marcha son gente de pueblo. También se ha detectado que el periodo de apertura económica ha hecho subir como la espuma el número de muertes por la propia mano. De forma que el suicidio es un triste rasgo cultural chino, que además se acentúa con la lucha por la competitividad a toda costa y como forma genética de desarrollo económico.

(Vean el ranking de suicidios europeo. ¿Qué ocurre en el Mar Báltico?)

Los comentarios están cerrados.