¿Quién da la vez? » Archivo » El ‘rentómetro’

El ‘rentómetro’

Tacho Rufino | 6 de julio de 2012 a las 20:16

Una de las posibles fuentes de ingresos para las maltrechas arcas públicas es la lucha contra la economía sumergida y contra el fraude fiscal. En España empiezan arrear inspecciones y sanciones, lamentablemente dirigidas a lo fácil: al pobre desgraciado más que al evasor severo, cuya infraestructura de parapeto suele ser inteligente y bien diseñada y desarrollada. En Italia, con igual necesidad de equilibrio del déficit que España y tanta propensión al fraude o más, están haciendo esos deberes con sistemas draconianos y basados en la presunción de culpabilidad. Una galerista de arte de Milán me dice estar asfixiada, que no vende un cuadro y que probablemente vaya a tener que cerrar. Me cuenta que comienza a funcionar en su país el llamado redditometro (algo así como rentómetro). La esencia del asunto es que tus gastos y propiedades pueden ser considerados indicios de renta, de forma que a partir de lo que desembolsas en arte, joyas, viajes, colegios privados, coches o barcos se te asocia a una renta y no un patrimonio. Sobre la marcha, la autoridad fiscal te hace una liquidación por vía ejecutiva y, si quieres defenderte, lo haces después de pagar y sobre tus hombros recae el peso de la prueba.

Más concretamente, el rentómetro funciona así. Se llevan a cabo inspecciones que cruzan los datos de tus gastos reales y los de tu renta declarada. En caso de que las diferencias entre ambos superen el 20%, complementaria o paquete por vía ejecutiva. El rentómetro contempla once tipos de familia y un centenar de tipos de gasto que se agrupan en siete categorías: vivienda, medios de transporte, seguros, formación, actividades deportivas y de ocio y cuidado personal, otros gastos significativos, inversiones inmobiliarias y en valores financieros. Los propietarios de barcos serán mirados con lupa, como Correa el de Gürtel, así como los buenos coches o los caballos de carreras… Pero (¿Qquién fue el listillo de Apple que te obliga  a poner mayúscula tras los puntos suspensivos?) también los viajes, las estancia en spa y balnearios y la asistencia de los hijos a centros de enseñanza privados. Si tu tren de vida es alto y tus apariencias también, pero tus pagos por IRPF son cortitos, estás en el ojo de la Guardia di Finanza, la Agencia Tributaria de allí. Y el procedimiento es ejecutivo, rápido y con la ley como respaldo. Las presunciones, baremos, liqudaciones y sanciones. Además, el rentómetro tiene carácter retroactivo hasta 2010. Algo serio.

En el norte de Italia, me dice la galerista, quien puede paga en negro, claro, y si no gasta en el extranjero, donde no queda, de momento, rastro. Las agencias de viaje de Lugano, localidad suiza muy cercana al norte rico italiano, están que no dan abasto. venden viajes a cualquier sitio…, menos a Italia, no sea que te pillen con el carrito del helado o el mojito en mano, tú con tus chanclas. Cerdeña, destino turístico de primer orden para los italianos, está semidesierta, dice la galerista. Eso sí, alrededor de 300 habitaciones de hotel están ocupadas por los inspectores y miembros de la Guardia de Finanza. Ellos están de caza. Trabajando.

 

 

Los comentarios están cerrados.