¿Quién da la vez? » Archivo » ¿Por qué se permite hacerlo? ¡Porque puede!

¿Por qué se permite hacerlo? ¡Porque puede!

Tacho Rufino | 6 de agosto de 2012 a las 13:05

TODO es ahora cambiante y complejo, extremadamente dinámico e incierto, así que por qué no practicar un poco de revisionismo también en nuestro refranero de calle. Por ejemplo, “Que tienes más peligro que una caja de draghis”. Alternativamente, “eres más falso que un Draghi de plástico”. Esta semana, contra todo pronóstico y seguramente reconvenido por Merkel, este Shylock con másteres y currículum de gran escualo de Goldman Sachs nos vuelve a hundir en la miseria. ¿Por qué lo hace? Porque puede: he ahí la cuestión. Shylock era el avaro prestamista shakespeariano, que encarnaba lo peor del estereotipo antisemita, pero evidentemente no es por la condición de judío de Mario Draghi -que lo es- por lo que él resulta inmoralmente peligroso para grandes masas de población. Krugman o Stiglitz, grandes críticos del papel del dúo Merkel-Draghi en los últimos tres años (error, el último año; antes, Trichet), también lo son. Como un niño caprichoso y despiadado, el presidente del BCE se ha desdicho, la ha envainado, y la calma que infundió la semana pasada a los también insoportablemente leves mercados se ha esfumado este jueves. Una palabra tuya bastará para sanarme, Mario, y otra palabra tuya bastará para matarme. Hay en España quien pide que Draghi sea juzgado por crímenes contra la Humanidad (no es broma). Hay en España maximalistas en otras trincheras que opinan que nos merecemos este castigo, que por qué nos va a salvar el BCE comprando nuestra deuda pública: la ortodoxia selectiva e intermitente -ahora sí, ahora no- resulta tan demagógica como pretender sentar a Draghi en un banquillo de acusados como sentaron en Nuremberg los aliados a aquel juez nazi, el Dr. Jennings (escalofriantes interpretaciones de Burt Lancaster y Spencer Tracy en la película de Stanley Kramer). ¿Mucha referencia a la Alemania nazi? Con mayor claridad y cantidad las podemos encontrar en la prensa alemana contemporánea y en referencia al papel político de su país en esta crisis. El semanario Der Spiegel tiene una versión reducida en español. No está nada mal darse una vuelta por sus páginas digitales para modular nuestras percepciones sobre “los alemanes”. Jakob Augstein, prestigioso columnista y editor, publicó hace pocas semanas en Der Spiegel un artículo titulado “Alemania, conductora kamikaze”, en el que dice a las claras que el discurso merkelista -bien cocinado por el diario populista Bild- de que “todo el mundo quiere llevarse nuestro dinero” no es sólo falso, sino que incrementa el riesgo de corrosión de la Democracia. Y no tiene Augstein miedo de establecer paralelismos de la situación actual con la República de Weimar y el surgimiento del nazismo. “Merkel trabaja en debilitar el compromiso europeo de los alemanes… comete un grave error al enterrar la idea clave de la posguerra: la potencia media que constituye Alemania no tiene futuro fuera de la comunidad europea de destinos”. La vía europea es complicada, pero la vía alemana no existe: “¿Qué hará Merkel cuando el euro y Schengen, fruto de sesenta años de integración, hayan desaparecido? ¿Confiar en China?”, se pregunta Augstein. Y volvamos a Draghi, un hombre que aparece de pronto investido de un poder excesivo. El curator del euro puede provocar y apaciguar maremotos diciendo unas palabrillas misteriosas ante la prensa. Aunque sin duda Draghi es la correa de transmisión de la actual política obsesiva y corta de miras de Merkel, la capacidad de hacer daño del italiano es inmensa. Pero recordemos que el origen de su poder no es democrático, y da miedo pensar en que las fuerzas que rigen nuestros destinos no son nuestras voluntades hechas representantes políticos y gobernantes, sino un gobernador de un banco central de una Europa dividida en lo esencial… y unos mercados financieros erráticos, asustadizos o, peor, yonquis de la especulación y el corto plazo.

Los comentarios están cerrados.